CAGAÍTO

Así se debió quedar el pobre Obama después del inquietante anuncio de España en protesta por el espionaje al que, según parece, nos sometió Estados Unidos por nuestro bien. Es en estas pequeñas cosas en las que se nota si eres una potencia o un país de los del montón. No recuerdo si era Forges el que decía que lo que distingue a un español de un estadounidense es que el español cuando llega a un lugar en el que hay muchas banderas lo primero que hace es comprobar que está la rojigualda. El yanqui ni mira, porque da por hecho que la suya pende de algún mástil. Pues con esto del espionaje pasa igual. Hombre, molesta que te digan que tu aliado está escuchando tus conversaciones, pero después del anuncio de que EEUU había espiado hasta al Platanito, como que jode saber que no te están espiando. Por eso, cuando se ha sabido que también a nosotros nos espiaron, el gobierno español ha tenido que hacer el paripé de “huuuuyyy lo que me ha hechooooo” y decir la tontada esa de que “se podría romper el clima de confianza”. Una reacción incontestable que ha dejado demolida a la administración americana y le ha hecho responder con el paripé “huuuuuyyyy lo que me ha dichoooo”. Lo malo es que la cosa se está liando y ahora resulta que, según El Mundo, puede que nos hayan espiado con nuestra propia ayuda. Conclusión que yo creo que cortocircuitaría al propio Gila (q.e.p.d.) si estuviera entre nosotros.
Porque de todo esto, que no debería tener ninguna gracia, Gila habría sacado por lo menos para 5 monólogos inolvidables. O sea. Resulta que Obama (que, por supuesto, de esto no sabía nada porque lo han hecho los malotes de la CIA) está indignado y va a “ordenar una investigación interna”. A la vez nos dicen que, en el hipotético caso de que escuchen lo que hablamos, lo hacen por la seguridad de EEUU y por la nuestra. Es decir: no os hemos espiado, pero si lo hacemos, tontorrones, es por vuestro bien. Lo de la investigación interna de la CIA es como si alguien dice que va a hacer un análisis de dopaje en un bote de orina metiendo un folio Galgo; “Señores, si se pone azul el folio es que hay dopaje”. Y claro, como ni de coña se pone azul el folio, pues, oigan, que aquí no se ha dopado nadie. Eso; hazle tú una investigación interna a la CIA para ver si espía. Todavía se están riendo los funcionarios americanos con las cachondadas que dice su presidente.
Pues con las amenazas de nuestro gobierno pasa igual. Que se están riendo los de la CIA y el propio Obama. Bueno, quizás ayer por la mañana se inquietaron un poco al oír a Rajoy proferir la terrible amenaza de la comparecencia en el Congreso del Director de nuestro CNI. En fin.
Me habría gustado leer hoy la columna sobre este asunto del maestro Manolo Martín Ferrand al que homenajeamos anteayer en la Academia de la Televisión. Este episodio estoy seguro de que le habría dado para poner en marcha el sacapuntas de su columna “Ad Libitum” y dejarnos una de esas gloriosas frases de Baura, que era un personaje inventado muy útil para que don Manuel diera auténticas hostias como panes y explicara lo inexplicable.
En el homenaje se contaron muchas anécdotas de un hombre al que debemos, entre otras cosas, la televisión privada. Vistos algunos de los programas que circulan hoy en día, muchos podrán pensar que el Gordo (como, con perdón, le llamábamos los de la tropa) se podía haber ahorrado el esfuerzo. Pero, ironías al margen, es verdad verdadera que sin el empuje, sin el empeño y sin el liderazgo de Manuel Martín Ferrand, la historia de la televisión española de los últimos 25 años habría sido muy diferente. Yo sólo contaré dos conversaciones que tuve con él cuando yo arrancaba en esto como becario de Antena 3 de Radio en junio de 1987. Una secretaria nos metió a los 12 novatos en una sala y nos anunció que don Manuel nos quería dar la bienvenida. Imaginen los nervios. Uno de mis ídolos se iba a sentar en la misma mesa en la que estaba yo para darme la bienvenida. Llegó y nos pidió nuestros nombres. Cuando yo le dije el mío me preguntó; “vaya, así que ¿tú eres el poeta?”. Mi profesor de literatura de la carrera, Luis Blanco Vila, gallego como él, le había advertido de que en el paquete de becarios le llegaba un rapsoda. Yo no supe si tomarme aquello como algo bueno o como una de esas frases amenazantes de las pelis americanas de universitarios extrahormonados. Mientras yo pensaba en diferentes métodos para matar a mi profesor, empezó a hablarnos del periodismo y sobre todo de libertad. Nos dijo que en esa empresa íbamos a ser periodistas libres con dos únicos límites: la Constitución y la Casa Real. Igualito que hoy. Aquel fue para mí un día solemne, pero Martín Ferrand, en el trato corto como jefe no era en absoluto solemne. Era firme, pero cariñoso y siempre encontraba la frase justa que decirte, frecuentemente, con una coña interna considerable. Y lo comprobé pronto. Al mes de arrancar las prácticas me tuvieron que escayolar un pie. Nadie sabe por qué, me empezó a doler tremendamente el dedo gordo del pie derecho y en urgencias me pusieron una escayola y me indicaron una semana de reposo. Yo, como becario que era, no podía dejar de ir a trabajar, así que acudí a la calle Oquendo y me senté en mi mesa con la pierna en alto intentando tener margen de maniobra para usar la máquina de escribir. Un rato antes de que comenzara el informativo Crónica 3 al que me habían asignado, llegó por la redacción don Manuel y, al verme en postura tan extraña me preguntó: “¿Qué te ha pasado, muchacho?” Yo le contesté que no lo sabía; que, sin caerme ni nada, me había empezado a doler el pie horriblemente y me habían escayolado. El jefe me miró y me soltó una de sus frases cortas, directas y con retranca: “Cuando me dijo tu profesor que tenías mucha vida interior no sabía que se refería a esto. Cuídate…” De nuevo en aquel momento pensé en Luis Blanco Vila con intenciones homicidas, aunque no sabía lo que le iba a acabar agradeciendo para siempre, poco después, el haberme puesto en el camino de conocer a un hombre, a un periodista y también poeta llamado Manuel Martín Ferrand, de la Coruña.

14 comentarios en “CAGAÍTO

  1. Buenos días Carlos: Creo que sabemos más sobre el bosón de Higgins que sobre este tema. Por una parte la fuente es Snowden del que no sabemos qué 50% de lo que dice es cierto. Por otra sabemos que España ha colaborado con USA para espiarnos. Por otra espiar es lógico teniendo gente de Alqaeda y batasunos rondando por ahí. Los límites de ese espionaje no los vamos a conocer nunca y lo lógico es que el gobierno de turno sea del signo que sea no aclare nada sea del signo que sea. En fin, que no sé que decir, que podemos especular un poco y reírnos otro poco porque más no podemos.
    Me gusta más hablar de Martín Ferrand al que conocí y del que se pude decir todo bueno, era un gran tipo.

    • Gracias Rafael. Pues efectivamente es para reírse. Hay una cantidad de frases absurdas que, para mí, la mejor fue la de uno de los jefes de seguridad de EEUU que ayer, preguntado por el espionaje, dijo que era como en Casablanca, que entra un tío en el café de Rick y se escandalizaba porque la gente jugaba a las cartas. pues eso. Y de Martín Ferrand puedo decir que era de los pocos periodistas de verdad independientes que he conocido en mi vida. Uno de esos hombres a los que vale la pena cruzarse. Un abrazo.

  2. !Ah¡ gracias por quitar esos ejercicios de meter la bola en el agujerito o el chuletón en la nevera. Se me da mejor sumar y restar. No se me dan nada bien, jeje

    • Gracias ti. No sé muy bien por qué salió eso. Hicimos una actualización del software del blog y, de repente, salieron esos jueguecitos y alguna tontería más de la que no se ha enterado afortunadamente casi nadie. Nada grave y ya está todo arreglado. A mí, que soy de letras, también me gusta más sumar y restar que lo otro… Un abrazo.

  3. Carlos, menos mal que te leo y veo que no se ha perdido del todo el norte. El insulto a la inteligencia de la aristocracia del siglo XXI que son los políticos es constante. Una investigación interna en la CIA para ver si han espiado, una investigación interna en el PP para ver si se han repartido sobres, Rajoy que demuestra que no ha cobrado en negro enseñando su declaración de la renta, El PSOE harto de robar en Andalucia acusando de podridos al PP harto de robar en Valencia, los sindicatos que defienden al obrero con comilonas a costa del presupuesto de formación y no dimite ni Dios… Y que conste que hoy te he hecho un post sin hablar de la casa real… 🙂

    • !Ojalá los problemas de este país fueran la Casa real y la tumba de Franco¡ Estos temas sólo le interesan a los que les gusta revolver o que persiguen un cambio de “régimen” que sólo puede empeorar las cosas

      • Gracias, Rafael. Ayer estuve a punto de levantar esta cabra para dedicarle una al cebollino que quiere desenterrar a Franco de su tumba. No lo hice por afecto profundo a Martín Ferrand y porque lo del espionaje se va a quedar viejo. Pero lo de este tío es para nota. Si tuviéramos que sacar de sus tumbas pomposas a todos los reyes, militares, clérigos y políticos que nos salieron rana, tendríamos que abrir un cementerio especial para darles cobijo. ¿Y quién va a pagar lo que cueste hacer caso a semejante majadería? Lo de que no cabe un tonto más es cada día más obvio. Un abrazo.

    • Gracias Txema. No sé si era Jordi Évole el que decía que para los políticos “Dimitir” no era un verbo, sino un nombre ruso. Pues eso. Ellos siguen a lo suyo. Lo de que no hables de la Casa Real es sorprendente porque la Cris y el Urdan no paran de dar motivos. A ver si te los encuentras en una reunión del APA (ah no, que ahora es AMPA) de tu colegio… Un abrazo.

  4. Muy bonito todo, pero tengo mucho trabajo comentando en la cabra anterior 😉

    Esto de los espías es todo como un teatro muy simpático, la verdad. Yo aprovecho para saludar desde aquí al señor de la NSA que nos está leyendo. Para asegurarme pondré aquí las palabras clave bomba, bin laden, unabomber, me cago en la merkel, rajoy caca y urdangarín al trullo ya.

    Y le dedico una bonita foto.

    http://9gag.com/gag/aZP7dbp?ref=fbp

    Tengan ustedes un buen día.

    • Gracias Josesain. Ya he visto tu comentario-testamento al que ahora contestaré. Lo peor de todo en lo del espionaje es la cara de máxima seriedad que ponen los políticos cuando dicen sus mamonadas. Por eso lo que más me ha gustado de estos días es lo del tío ese que compara los rostros escandalizados de los políticos y los periodistas con la escena de Casablanca. Si me llaman los de la CIA por tus palabras clave, te meto un pleito…;-) Un abrazo.

  5. Tan interesantes me resultan tus cabritadas como muchos comentarios. Tienes una pandilla de amigos fabulosa.

    Pero he echado en falta algún comentario, al menos ligeramente sarcástico, sobre la televisión “libre” que tenemos. Entre la 1, la 2, la 3, cuatro, cinco y muchas 6.x., no veo más que la libertad de pasarse por el arco del triunfo la sentencia de devolver la 3 a los que le dieron el primer impulso.

    Lamentablemente, la buena voluntad de Martín Ferrand quedó laminada por la no tan buena de los políticos de entonces y de ahora.

    • Gracias Padrino. No creas que no he estado tentado de hacer referencia a uno de los mayores escándalos de la democracia, que fue la entrada de Prisa en Antena 3 autorizada por el gobierno de Felipe González. Pero ese tema daba para 3 ó 4 cabras. Martín Ferrand, al que aquello costó algo más que un disgusto, terminó por no guardar rencor a aquellos que le apartaron de su sueño, e incluso a varios compañeros de viaje que le traicionaron de manera ladina. Lo más acojonante es que el atropello se produjo bajo un gobierno del PSOE, pero la no ejecución de la sentencia que dijo que aquello fue escandaloso, se produjo en pleno gobierno de Aznar. En fin. Un abrazo.

  6. Como dirían en “la mancha” , ahora tan famosos a cuenta de los muy televisados sketches del Sr. Mota…
    Esto del espionaje de los americanos, es con el debido respeto, una tontaá!

    Me explico: a mas de uno se le pondrá la cara “coloraá” si trascendieran sus palabras a la luz, de puro simple que es. A otro se le rasgarán las vestiduras para dar a entender que “entre amigos/socios” no estará bien visto. Sin reconocer que aquí, NADIE SE FIA DE NADIE y que todos tratarán de corroborar “por lo bajini” que lo que se dice a micro abierto, es lo que se dice o mejor hace, cuando se piensa que el micro esta cerrado. Más aun cuando lo que nos jugamos es tanto…
    Y luego esta el capitulo que yo llamo de “la boda”, esa a la que muchas veces nos invitan y a la que pensamos: vaya!, sino me hubieran invitado eso que me ahorraría… (claro!, que si no lo hubieran hecho. El cabreo hubiese sido monumental. Paradojas del ser humano).
    Lo dicho… Una “tontaá”….
    Unos ofendidos, otros entretenidos que si si o que si no. Y los que los técnicos del país yankee , muertos de la risa, al volver a oir a Gila decir aquello como: Srta. póngame con la Casablanca… Que no tiene el teléfono?, búsquelo en la “gua” de “guasinton”….

    • Gracias Rubén. Yo estoy esperando que alguien coja el testigo de ese humor absurdo de Gila. Los de Faemino y Cansado lo hacen muy bien, pero se les ve muy poco. Ese surrealismo irónico se echa mucho de menos. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *