PETICIONES RARAS

Es lo bueno y lo malo que tiene Internet. Se me ocurren muchos motivos para pensar que es una de las mejores cosas que nos han pasado en los últimos años y otros cuantos para pensar que nos ha hecho la cusqui. Hombre, sucede con muchas cosas en la vida; que tienen el ying y el yang, lo blanco y lo negro, lo claro y lo oscuro. Decía Baura que nada es blanco o negro, que hay una gama de grises enorme, pero que hasta un jersey gris perla tiene en su reverso un gris más claro. Baura ni soñó con Internet pero es cierto que pocos inventos nos han cambiado tanto la vida a mejor, y pocos inventos, a la vez, nos han afectado a la intimidad y a las relaciones personales de una manera tan invasiva. Pocos avances nos han ayudado más a comunicarnos con los demás y pocos avances nos han conducido más al aislamiento con el que tienes a medio metro. Pocas veces una propuesta popular ha obtenido más éxito en menos tiempo, pero pocas veces también, el que quería hacer daño a otros ha tenido un altavoz tan enorme y tan poco riguroso como el de las redes sociales.
Digo esto porque hace unos días me sorprendió una petición que hizo un señor llamado Valero Rioja, a través una web de iniciativas populares, en la que el promotor se ciscaba, directamente, en el derecho de huelga. Imagino que todos estarán al tanto de la huelga de limpieza urbana que hay en la capital de España y de las burradas que están llevando a cabo diversos piquetes impidiendo que trabajen los servicios mínimos y esparciendo toneladas de basura por las calles. Ante estos desmanes, el ciudadano Rioja ha solicitado a las autoridades, a través de www.change.org, que intervenga el ejército para limpiar las calles y hacer el trabajo que no están haciendo los huelguistas.
A ver. Yo no estoy defendiendo a los cretinos que participan de manera violenta en los piquetes, ni a los que están destrozando papeleras y contenedores y esparciendo detritus por Madrid. Pero, oiga, sí defiendo el derecho de estos trabajadores a hacer su huelga y el de los piquetes informativos a informar a los que no siguen los paros. Lo malo, que hay que decirlo todo, es que estos piquetes informativos normalmente lo que hacen, más o menos y permítaseme la licencia, es decir: “te informo de que, si no haces huelga, te voy a calzar dos hostias, esquirol de mierda”. Y en estos días, algún sopapo han calzado los piquetes. Y ha habido actos vandálicos. Yo sí apoyaría, por ejemplo, una petición para que la policía actúe con firmeza contra los vándalos. No sé qué estúpidos prejuicios nos llevan a permitir que la gente en diferentes manifestaciones, celebraciones deportivas y jornadas de huelga haga el burro por nuestras ciudades sin sufrir ninguna consecuencia. En casos de estos, si actúa la policía y alguno se lleva una leche más alta que otra, pues se siente. Pero, si yo fuese ministro del Interior, ponía a la policía a ser inflexible y a identificar a todos los que rompan una papelera o vuelquen un contenedor y que caiga sobre ellos el peso de la ley. En estos días, por lo visto, se ha identificado a más de 200 vándalos y se ha detenido a una decena escasa. Pero no sé por qué me temo que, como sucede habitualmente, se van a ir de rositas y sin pagar lo que hayan roto, que es lo que impediría que, en el futuro, lo hicieran tan alegremente.
Claro que, bien pensado, también podría el ministro del Interior hablar con la Alcaldesa de Madrid y pedirle que pongan un poquito de buena voluntad para arreglar el asunto. Resulta que, en la última renovación de los contratos con las empresas concesionarias de limpieza, el ayuntamiento rebajó los precios en un 16% y dejó a cada empresa que se comiese su marrón correspondiente. Lógicamente, ante esta situación, las empresas han tenido que ajustar costes y ahí surge la posibilidad de los ERES y las protestas de los trabajadores. Pues en todo esto la Alcaldesa Ana Botella se está poniendo, medio de perfil, exigiendo a ambas partes que lleguen a un acuerdo como si ella no tuviera nada que ver ni con el origen de la huelga ni con el hecho cierto de que la inmundicia está invadiendo nuestras calles.
Mientras la Botella juega a hacer de Cleopatra en un friso, la petición del señor Rioja ha alcanzado las 30.000 firmas. Lo malo para él es que otra petición de los trabajadores de limpieza de Madrid pidiendo que se respete su derecho a la huelga le ha duplicado y van ya por las 66.000. Y, por cierto, ya que hablamos del poder de Internet, a ver si sacan un ratín, se pasan por www.bancodealimentos.es y, como les proponía la semana pasada, se apuntan como voluntarios a la recogida de alimentos de los días 29 y 30 de noviembre y 1 de diciembre. Necesitan 20.000 personas y, de momento, no llegan a las 10.000. Son 4 horas de nuestro tiempo para recoger comida y poder dársela a miles de familias que el otro día se preguntaron si a César Alierta le patinó alguna neurona cuando tuvo las santas criadillas de decir que se ha acabado la crisis.

19 comentarios en “PETICIONES RARAS

  1. Tienes razón. La Botella tiene una mente igual de estreñida y rígida que su marido. Se deben llevar muy bien porque son igual de antipáticos e impopulares, dan la sensación de que desprecian a la gente, son un par de aprendices de Thatcher. Se han creído alguien y van por el mundo predicando sus tajantes verdades con un estilo que raya en lo odioso. En este caso a Botella le va a salir mal este ultimatum, soltado demasiado pronto y sin apurar salidas a la huela. Sólo espero que el PP la releve para las siguientes elecciones porque las va a perder. !Ah¡ se me olvidaba decir que es una inútil a la que el puesto le viene muy ancho.

    • Gracias, Rafael. Yo creo que está harta de tanto marrón. Ella me da la sensación de que debía tener una fantasía como de alcaldesa de cuento, sin sindicatos, ni huelguistas, ni COIS, ni ciudadanos que le tocaran las narices. El contacto con la realidad yo creo que la está dejando demolida y se nota cada día más que está superada por las circunstancias. Un abrazo.

  2. Carlos estoy de acuerdo contigo y a pesar de reconocer el derecho de huelga de los trabajadores , me parece impresentable lo que estan haciendo los piquetes y el destrozo que etán causando.Seguro que después nos toca pagar a los contribuyentes y se van de “rositas” como dices. Como no se si entraré bien en el banco de alimentos apúntame tú . Bueno a ver si esta vez te llega mi respuesta- Un abrazo

    • Gracias, madre. ¡¡Me ha llegado tu comentario!! Lo malo de esto, para mí, no son los piquetes, sino que no haya nadie que se les ponga enfrente y les haga pagar si rompen cosas. Y lo de la Botella es de campeonato. Besos.

  3. Tras el preámbulo, acertadísimo, sobre lo bueno y lo malo de internet (yo creo que es mucho más lo bueno), lo de los piquetes informativos se descalifica por sí mismo. La serie de vándalos que llenan de mierda Madrid se la tendrían que comer a medias con los policías condescendientes, indignos hasta del salario mínimo que les pagan. A la Delegada del Gobierno se le ha debilitado “algo” su sentido del deber.

    • Gracias, Padrino. No sé por qué nos pasa esto. En otros países si te cargas una papelera se te cae el pelo. No digo que en otros sitios no se rompan papeleras, pero, por lo general, al que se carga el mobiliario público le dan motivos para arrepentirse. Aquí entre condescendencias y dejaciones, no paga ni Blasete. Un abrazo.

  4. Pues hoy va a ser que no, que no estoy en casi nada de acuerdo contigo. No lo sé si es que me estoy volviendo cada día más intransigente o que será, pero te argumento.
    En cuanto a la Botella, no la trago, no sé qué pinta ahí, no tiene carisma pero es que tampoco, y es lo peor, tiene idea de cómo hacer el papel que le corresponde.
    Pero vamos a ver, si empiezas tu argumento hablando de internet y la era de la comunicación en que estamos, se choca de frente con el “derecho” de los piquetes “informativos”. Esta figura pudo tener, no digo que no, su razón de ser a principios de siglo pasado para ir por las fábricas a contarle a la gente el por qué de la protesta, y para hacerles ver (hace más de un siglo) que había derechos sociales que, por aquel entonces, la mayoría de los obreros, operarios, trabajadores en general, casi ni pensaban que les correspondiera. Pero hoy????, por favor, hoy creo que hemos llegado al extremo opuesto, todo son derechos pero nadie habla de obligaciones, y hablo en general.
    Y que decir de la huelga, me pongo exquisito, por supuesto es UN DERECHO, con mayúsculas, que hay que respetar…………..pero también creo que, tal y como se tiene hoy día, es un anacronismo porque, ¿es que por lo que se quejan esta gente, no lo ha sufrido nadie?, ¿os ilustro sobre lo que llevamos pasando en mi empresa?. En fin, que si de lo que se trata es de decir que la Botella, que es de derechas, y que tiene un marido muy desagradable (pero que dice verdades como puños que nadie tiene los huevos de decir, aunque con cara de mala leche) es una pedorra (perdón por la expresión), estamos de acuerdo.
    Pero cuidado con estos sindicatos de clase que son los que mueven principalmente este asunto, por temas mucho más políticos que no sociales…………y que luego se van a lo suyo………que está empezando a parecer que es muy similar a lo de los malditos, sinvergüenzas, chorizos, ….etc de lo empresarios

    • Gracias, Javier. No te digo que no tengas razón en parte lo que dices, pero, para mí, los piquetes tienen su sentido. Del mismo modo que el empresario presiona “sutilmente” para que los empleados no hagan huelga, los piquetes también hacen su presión y te aseguro que encontrarte a tus compañeros huelguistas en la puerta de tu trabajo recordándote que ellos hacen huelga, te presiona, aunque no ejerzan violencia alguna. Yo, si lo hacen sin romper nada, creo que tienen todo el derecho del mundo a estar ahí llamándote esquirol cordialmente. Yo lo que no haría es mezclar churras con merinas. Que haya sindicalistas abusones no significa que todos sean iguales ni quita importancia a la labor histórica de los sindicatos. No nos acordamos, pero gran parte de las conquistas sociales que tenemos hoy (jornadas de 7 u 8 horas, no trabajar los fines de semana, vacaciones…) no han sido concesiones magnánimas de los empresarios que somos muy majetes. Han sido consecuencia de negociaciones durísimas después de huelgas y actuaciones de piquetes durante muchos años y en muchos países del mundo. Que los de UGT en Andalucía sean unos chorizos y que haya muchos sindicalistas para darles de comer aparte no debe hacernos ver al sindicalismo en general como algo podrido. Un abrazo

      • No demonizo a los sindicatos globalmente, como decia gracias a ellos mucha gente se entero de que tenia derechos. Pero creo que HOY, y tal y como actuan, por regla general, pierden toda su razon de ser

  5. …………ah, y se me ha olvidado comentar el motivo principal del blog de hoy. Es verdad, ya puede uno pedir firmas para lo que quiera, para una cosa y la contraria. En fin, todo sea por la libertad de opinión, acción, omisión………pero siempre la LIBERTAD

    • Gracias, María. Tienes razón en tu post. Como le decía a Gonzalo, yo creo que la que de verdad está de Huelga es la Botella. LLeva así casi desde que accedió al cargo… Un abrazo.

  6. Carlos,

    Creo que también habría que comentar el tema de pedir que el Ejército se haga cargo de la limpieza de las calles durante la huelga. Petición que está circulando por las redes sociales y que desde varios ámbitos de la sociedad se está promoviendo. Muy bonito, muy fácil. Pues yo estoy totalmente en contra y me parece una falta de consideración hacia los profesionales de las FF.AA. Claro que, aprovechemos su vocación de servicio y por qué no, el complejo que tienen desde los desafortunados sucesos del 23-F, y pidamos… que seguro se cuadran (por eso de las costumbres) y sin rechistar la Infantería se pone a barrer, la Intendencia saca sus camiones y palas para recoger y transformar… Ya puestos, que la Caballería haga rodar sus medios mecanizados para compactar la mierda acumulada, la Armada lo remoje todo y el Ejército del Aire espolvoree un poco de fragancia para ocultar el hedor.. o desinfectante mejor. Total, qué más da el enorme gasto anual en entrenamiento especializado de nuestros militares! Queda bien justificado ese presupuesto poniéndolo en valor con estos cometidos. Porque implícitamente la sociedad estamos declarando el valor que tiene para nosotros su trabajo. Otro homenaje que se suma al reciente y descafeinado Día de las FF.AA. donde ya ni acudimos a rendirles un poco de respeto por su pasado y presente. Hoy son las basuras, ya puestos mañana les llamaremos si acaso, para que pinten las rayas de las carreteras o rieguen los jardines.

    • Gracias, Fernando. Pues no lo había visto desde ese punto de vista; que al Ejército le pueda tocar las narices. Y respecto a lo de las rayas de las carreteras y jardines, ¡¡no des ideas!! Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *