UNA CABRA URGENTE PARA RTVV

Acabo de ver, con el corazón encogido, las imágenes del momento del cierre de las emisiones de la radiotelevisión Valenciana. Decenas de trabajadores coreando diversos eslóganes e intentando esquivar lo inevitable; que la policía cumpliera con la orden judicial de apagar la emisión.
A mí como periodista y productor de televisión y como ciudadano, este cierre me provoca una mezcla de sentimientos y reflexiones que desgrano y escribo prácticamente mientras las voy pensando frente al ordenador.
Es un drama, primero, para los cientos de familias que se quedan sin un sueldo. Es una carga de angustia, además, para mil y pico trabajadores que se quedan en la calle en uno de los peores momentos que recuerdo para nuestra profesión. Es también una pérdida de talento y de esfuerzo de años para conseguir poner en pie una tele. Recuerdo la frase de Martín Ferrand que decía que los espectadores se ganan de uno en uno y se pierden de 1.000 en 1.000. Hoy RTVV ha perdido cientos de miles, quizás millones de espectadores y no parece que el cierre haya provocado (que yo sepa al menos) ni un solo indicio de dimisión de algún dirigente político que haya tenido que ver con este desenlace. Que alguno habrá. Digo yo.
No sé si las televisiones públicas tienen sentido. Seguro que es discutible. Pero si alguien considera que deben existir, lo normal es que se pongan las bases y los cimientos para que sean sostenibles. Y eso es lo que se les ha olvidado a la mayoría de los gestores de televisiones públicas que yo he conocido. Y, desde luego, a los numerosísimos políticos de todos los colores que han ejercido alguna responsabilidad sobre medios de titularidad pública. Llevo más de 25 años en esto y, según mi experiencia, por lo general, los medios públicos se han gestionado teniendo en la cabeza la triste frase de la ex-ministra Carmen Calvo. Aquello que se le escapó de que “el dinero público no es de nadie”. Lo jodido no es que una política diga esta frase, porque puede ser un desliz; una frase sacada de contexto. Lo jodido es que yo estoy seguro de que ese es el sentimiento que tienen todos los que llegan a este tipo de medios de comunicación colocados por su amiguete de turno. En los años que llevo trabajando he visto a televisiones públicas nacionales y autonómicas pagar cantidades astronómicas inexplicables e imposibles de amortizar por derechos deportivos y cinematográficos. He sabido de peleas por derechos en las que las teles públicas pagaban cifras desorbitadas para quitarle el contrato de una peli o de un evento a una cadena privada. Ese disparo con la pólvora del Rey era mirado con estupor en los mercados internacionales en los que los productores de otros países se reían de nosotros, con un punto de desprecio, por tener semejantes gestores de la cosa pública. Y así nos ha ido, claro.
A todo esto hay que sumar, aunque tenga seguramente un menor impacto en el desastre económico, el hecho cierto de que las televisiones públicas trabajan con unos convenios colectivos que impiden generar contenidos a precios de mercado. Si yo tuviera la estructura empresarial, salarial y de organización del trabajo de una tele pública mi empresa llevaría cerrada desde 6 meses después de nacer. Y de eso yo no sé si son conscientes los sindicatos y los propios trabajadores que, aferrados a convenios colectivos de otra época, convierten en insostenibles sus propios puestos de trabajo. Con esto no estoy culpando a los trabajadores de esta situación. Pero creo que sindicatos y trabajadores de medios públicos deberían hacer esta reflexión antes de que veamos alguna otra televisión echando el cierre y yéndose a negro con policías de por medio. Los que no parece que estén muy por la labor de reflexionar son nuestros políticos que siguen teniendo muy larga la mano a la hora de pegar tajos y hacer recortes. Y pegan sablazos mirándonos siempre a los ciudadanos como si fuéramos malos chicos y los culpables de la bancarrota sin darse cuenta de que son ellos los que con años y años de gestión descerebrada, han sido los principales responsables de este desastre.

21 comentarios en “UNA CABRA URGENTE PARA RTVV

  1. Una lástima, yo soy de Murcia y he crecido con canal 9 a diario en casa de mis padres, ha sido una pena ver una imagen tan lamentable ¡ni Venezuela en sus buenos momentos!. En fin, siempre nos quedará el recuerdo de “A guanyar diners”.
    Un saludo.

    • Gracias, Mónica. Lo lamentable es que los políticos en estos casos siempre estén mirando hacia otro lado como si la cosa no fuera con ellos. Y espérate a que alguien meta mano en Canal Sur, que aquello debe ser de flipar. Pobre gente. Un saludo.

  2. Muy mona tu cabra en un día como hoy…la verdad es que no se puede sostener tanta televisión pública, aunque al menos si creo que se deben mantener aquellas en comunidades con una lengua a conservar y que sirven de elemento vertebrador y nos acerca a lo cotidiano, lo próximo lo local. Lamentablemente todo ello se desvirtúa con los gestores de lo público. Yo desde Alicante no me he sentido atraída con la realidad que me transmitían desde la RTVV y he renunciado a ver esa televisión valenciana que me viene a la memoria por programas como Tómbola. Para eso no necesitamos televisiones públicas, la verdad. A la emoción colectiva al ver las imágenes a primera hora de la mañana con la emisión en directo del inminente cierre, se suma hoy mi dolor por ver entre el grupo de trabajadores a mi amiga de Facultad Amalia, que empezaba en Canal Nou casi a la vez que yo en Antena 3. Y creo que todo esto debe servir para reflexionar sobre el juego de equilibrio, las tensiones, entre el periodismo y el poder. La credibilidad de unos y otros está por los suelos La manipulación, el clientelismo que han denunciado los propios trabajadores ¿hay que soportarlo tanto tiempo?
    Besos

    • Gracias, Selva. Lo de la manipulación y el clientelismo es un cáncer íntimamente ligado a televisiones en las que mandan políticos. También hay que decir, para ser francos, que los que hoy denuncian abiertamente y con valentía la manipulación, podían haber sido algo más arrojados cuando se manipulaba a diario. Comprendo que es pedir mártires, pero no puedes hoy rasgarte las vestiduras si entonces permitiste esas manipulaciones y dispendios. LO del drama individual de cada uno de los trabajadores es lo que esta mañana me encogía el corazón. Es una putada tremenda. Espero que tengan suerte. Beso.

  3. Se puede admitir la tv pública nacional pero con unos límites que no tiene ahora, me refiero a una rtve que tenga 500 empleados y logre una programación digamos de un 5-10 de share. Tengo menos simpatía a las autonómicas por lo instrumentalizadas que están por los caciques locales. Fíjate lo que Espe hizo con TVM, era respetada hasta que puso a lacayos como Soriano y otros y la convirtió en un despojo de tv, de TV3 con sus 6 canales no hablo, Canal Sur es un pozo de corrupción a la andaluza y así sucesivamente. A mí la caída de TVV no me produce ni frío ni calor, más me importa que la fábrica X abandone España y se vaya a China.
    De todas formas podéis estar seguros de que TVV abrirá en unos meses con otro nombre y con 300 empleados para ser una nueva empresa dado que no la han podido reconvertir a un tamaño normal por las inercias sindicales y por la ineptitud de su dirección. Han elegido la vía de Iberia, osea si no logro acuerdo con los pilotos la cierro y abro Iberia Express con otros criterios más racionales o me voy a Vueling que ya está racionalizada y no tiene pilotos muchomorrez.
    Carlos lo ve como periodista y le entiendo, yo lo veo como gestor y también se me entiende. Creo.

    • Gracias Rafael. A mí del cierre de RTVV, aparte del problema humano que supone, lo que me indigna es que ha sido consecuencia, principalmente, de una gestión manirrota y descerebrada de gestores puestos ahí por decisiones políticas. ¿Tú crees que alguien va a penar por las millonadas que se han ido a la basura y/o al bolsillo privado inadecuado? Apuesto lo que quieras a que no. Un abrazo.

  4. Discrepo totalmente de tu opinión sobre la existencia de las televisiones públicas sobretodo en aquellos territorios que tenemos una lengua propia.
    Es cierto que se ha manipulado Canal 9 hasta la saciedad pero no solo manipulan las teles públicas. ¿Acaso no impone su línea editorial Antena 3, Tele 5, o los demás canales? ¿Lo de La Razón se le puede llamar periodismo o acaso el amarillismo lameculos de Marhuenda no es manipulación pura y dura de la realidad? En fin, el tema da para una tesis. Este Canal 9 que acaba de desaparecer posiblemente no tenía viabilidad porque quienes podían dársela no lo permitieron. Pero estoy seguro que pronto otro gobierno volverá a abrir la RTVV y le permitirá trabajar con la libertad que merecemos todos los valencianos.
    ¿Por qué no tengo el mismo derecho a poder ver una televisión en mi lengua como lo tiene cualquier madrileño o manchego o andaluz? ¿Que canal privado me va a dar el servicio que me puede dar una televisión pública? La rentabilidad de un canal público no puede medirse con los únicos parámetros económicos que buscan los privados o las productoras. Negarnos el derecho a una televisión en valenciano es como poco un gesto totalitario.

    • Gracias, Nicolás. Efectivamente discrepamos. A mí me ha dado una pena inmensa el cierre en sí y el modo en que se ha producido, pero creo que las televisiones públicas no deben existir. Aún así, reconozco que tiene un punto lo que dices acerca de las comunidades con lengua propia. En cualquier caso no sé por qué no puede hacerse eso con iniciativa privada como se hace con la prensa y la radio. Respecto a la manipulación, a mí me parece perversa cualquier manipulación a la hora de informar, pero creo que las líneas editoriales en las empresas privadas son una elección libre del dueño del medio. En los medios públicos la línea editorial debería ser la imparcialidad absoluta, pero casi me da la risa sólo de escribirlo. Porque en España se ha demostrado que es absolutamente imposible que en un medio público haya verdadera independencia. Respecto al futuro de RTVV yo me inclino más a pensar que lo que va a suceder es que vendrá algún amiguete de algún político y se llevará la licencia de emisión y las instalaciones a precio de ganga. Un saludo para ti y para todos los valencianos que hoy lamentan el cierre de RTVV.

      • Entiendo tu postura, tienes una productora y debes barrer para casa, a fin de cuentas hay que sacarle beneficio económico. Y me parece bien. Todo el mundo tiene derecho a vivir de su trabajo. Pero insisto en la idea de que hay servicios donde lo más importante no es el rendimiento económico sino el servicio que se presta a la sociedad que en última instancia es quien lo paga.

        Cuantas censuras periodísticas se disfrazan de línea editorial. Pasa todos los días. No creo en la objetividad informativa pero sí en la honestidad del periodista que realiza bien su trabajo. Desgraciadamente un simple repaso a los medios de comunicación deja bien a las claras donde falla esa honestidad. Aunque tampoco debemos extrañarnos es algo que ha ocurrido siempre. La libertad de prensa acaba donde empiezan los intereses del dueño del medio. Es así de sencillo. Desgraciadamente.

        • Gracias Nicolás. A mí me pasa como a ti. Yo tampoco creo que exista la objetividad. Yo creo que un buen periodista es aquel que le cuenta a la gente lo que él cree, honestamente, que está pasando. No el que cuenta lo que a él le gustaría que estuviera pasando. El problema es que, si esa manipulación o falta de honestidad se produce en un medio privado, yo creo que no podemos decir nada. Sencillamente no compramos, no vemos o no escuchamos ese medio. Pero, cuando esa falta de honestidad y esa manipulación son en un medio público a mí me parece inaceptable y, como creo que es imposible que ningún político renuncie a controlar los medios públicos, mejor que no existan. Porque, sin duda, existen para que los políticos puedan influir. No para otra cosa. Y la defensa de la lengua, que me parece importante, que se haga desde las escuelas o desde empresas privadas que quieran hacer medios de comunicación en la lengua de cada sitio. Un saludo.

  5. Carlos: efectivamente yo tampoco tengo claro que las televisiones públicas presten un servicio de interés general que no cubran las televisiones privadas. ¿En qué se diferencian, en cuanto al “servicio que prestan” las televisiones privadas de las públicas? Quizá algunos canales como la 2 que ofrecen documentales, programas educativos y culturales. Coincido contigo en que en todo caso los canales públicos deben ser sostenibles y al menos no perder dinero con cargo a los presupuestos generales del Estado. Pero claro para eso deben concurrir en igualdad de oportunidades con los canales privados y por lo tanto deberían poder emiir publicidad. Un abrazo y buen fin de semana.

  6. Carlos: efectivamente yo tampoco tengo claro que las televisiones públicas presten un servicio de interés general que no cubran las televisiones privadas. ¿En qué se diferencian, en cuanto al “servicio que prestan” las televisiones privadas de las públicas? Quizá algunos canales como la 2 que ofrecen documentales, programas educativos y culturales. Coincido contigo en que en todo caso los canales públicos deben ser sostenibles y al menos no perder dinero con cargo a los presupuestos generales del Estado. Pero claro para eso deben concurrir en igualdad de oportunidades con los canales privados y por lo tanto deberían poder emitir publicidad. Un abrazo y buen fin de semana.

    • Gracias, Alberto. Yo no estoy en contra de que las televisiones públicas, en caso de existir, reciban publicidad. Lo que era un escándalo era hace años cuando las teles públicas competían en los mercados con las privadas llevándose contratos pagando millonadas con la pólvora del Rey y con publicidad. ¿Que había pérdidas? No pasaba nada, se aprobaba en el parlamento en cuestión una ayudita extra. ¿Que no pagaban sus deudas? Se les aprobaba un crédito. ¿Que no pagaban el crédito? Se hacía cargo del impagado el Estado o la comunidad autónoma en cuestión. Y así hemos ido engordando un monstruo que se ha acabado llevando por delante televisiones y miles de empleos. Pero es que, por ponerte un ejemplo que he visto recientemente, lo que no es normal es que yo, para cubrir cualquier cosa, mande a dos personas y las teles públicas, según el evento, manden a tres, cuatro o hasta cinco (chófer que se tiene que quedar en la puerta esperando y no puede hacer mientras tanto otra cosa; redactor; cámara; auxiliar de cámara y auxiliar de sonido) para exactamente la misma cobertura que tú estás haciendo con 2. Un abrazo.

  7. Me parecen sorprendentes los comentarios sobre el derecho de las comunidades comn lengua propia a despilfarrar el dinero en una televisión pública. Mi comunidad autónoma no tiene lengua propia, y ¿por ello no tengo derecho a despilfarrar? Son este tipo de ideas los que han hecho que el país esté como está. Si tanto interés tiene la gente de una comunidad con lengua propia en tener una televisión en exclusiva para ellos, entiendo que tendrá mucha audiencia, y los anunciantes se pegarán por mantenerla. Y si no es sostenible, no lo es. Pena para las familias que se quedan en el paro, sin duda. Pero la manera de dar un futuro a esas familias no es subvencionando eternamente negocios insostenibles.

    • Gracias Alfonso. El problema es que, para hacerlas sostenibles, tendrían que cambiar radicalmente los convenios colectivos de esas televisiones públicas. Y a eso no están dispuestos ni los sindicatos (fortísimos en estos canales) ni los propios trabajadores. Como decía en el post, con la estructura de una tele pública yo no habría mantenido mi empresa en pie ni 6 meses. Lo que comentaba en la respuesta a Alberto sobre una cobertura a la que yo mandé a 2 personas, TVE mandó a 4. Nosotros teníamos un auxiliar de producción que hacía de chófer, auxiliar de producción, mensajero… Cuando dejó a nuestro equipo en la cobertura, se fue a llevar unos paquetes, recogió unos sobres, pasó por la oficina, recogió a otro equipo al que lo llevó a otra cobertura y se fue a por el equipo que estaba conmigo. Mientras tanto, en esas 4 horas, el chófer que había traído al equipo de TVE estuvo en la puerta rascándose la nariz porque el convenio de RTVE no permite que haga otra cosa. El equipo que estaba dentro eran un redactor, un cámara y auxiliar de sonido que estuvieron allí esas 4 horas para acabar sacando una declaración de 20 segundos en un telediario y un vídeo-noticia de 1.30″ en el 24 horas. Esto, con números de empresa privada, es insostenible. Con números públicos también, pero ya paga la pólvora del Rey que, aunque la llamemos así, es la nuestra. Un abrazo.

  8. Buenos días, lo de RTVV viene de mucho tiempo atrás y tiene muchos culpables.
    La gestión ha sido pésima, con contratos desorbitados y con una audiencia que no llega al 3%. Las TV no sirven para nada, esa es la realidad, y más ahora que con el TDT hay 30 canales de diversos contenidos, y no es necesario mantener una TV pública para 4 gatos que lo ven. Su contenido televisivo deja mucho que desear, no hay programas que atraigan, y juntando todo, el final es ese.
    A mi personalmente me hubiera gustado que no la cerraran, pero los 6 sindicatos que tiene RTVV han tumbado un ERE y eso hacía que se tuviera que pagar muchisimo dinero, algo imposible y más en estos momentos.
    Cuando entre el PSOE o quien sea al gobierno valenciano, la van a volver a abrir, pero estoy seguro que se gestionará bien un par de años pero a partir de ese momento volverán a cometerse los errores que se han cometido hasta ahora, y una TV que podría funcionar con 200-300 personas, volverán a ser 1700, con la inmensa mayoria siendo los amiguitos de turno. Lo que también me parece muy mal es lo que han hecho los trabajadores desde el momento de que se comunicó el cierre hasta el propio día que RTVV pasó a la historia, ya que han estado soltando mie**a a diestro y siniestro cuando llevaban 20 años callados, pero en el momento que les tocan el sueldo se poner a despotricar contra el gobierno.
    A lo mejor esos trabajadores deberían pensar en todos esos obreros, pintores, fontaneros, electricistas, etc que han perdido su trabajo durante esta crisis. Pensar que ellos no tuvieron durante 3 semanas unos micrófonos y cámaras para decir lo que quisieran. Y ya le gustaría a toda esa gente el tener las condiciones de despido que van a tener los trabajadores de RTVV.

    Un saludo.

  9. Leo este articulo y no puedo mas que pensar en lo que han hecho con los trabajadores de Punto Pelota. Creo que no mides con el mismo rasero cuando aplicas el “TodoVale” cuando se trata de ti. Se un poco serio y coherente.

    Y ahora borras mi mensaje.
    Gracias

  10. Mi opinión a este sentido es sin duda que las teles publicas son necesarias, pero necesarias para cubrir lo que las comerciales no pueden cubrir por falta de comercialidad de los temas, creo que un buen ejemplo es La 2. Desde luego que no deben de estar destinadas a poner la peli que todo el mundo quiere ver ni a la selección española de fútbol, sino a la selección española de volley por poner un ejemplo o cine independiente o incluso el cine de barrio, pero no para ser una mas en parrilla que compita con comerciales y ademas como tu dices disparando con pólvora del rey.

    Otro tema es el de propaganda de los politicos de turno.

    • Gracias, Rafa. Ese es el problema, que acaban compitiendo en “desigualdad” de condiciones con las demás televisiones y, encima, sirviendo de apoyo para los que mandan en cada comunidad. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *