LOS HIMNOS

¡Qué espanto cómo cantan los de la nueva grada joven del Bernabéu! Jamás pensé que iba a decir esto, pero anteanoche, en el partido de la Copa del Rey contra el Espanyol, hasta se echaba de menos (musicalmente hablando) a los Ultras Sur. Es que da igual lo que entonen los nuevos mozos, porque todas las canciones parecen la misma y da la sensación de que los que cantan son quinientos tíos que se han emborrachado para mitigar el dolor que les ha provocado la extracción sin anestesia de varias piezas dentales a cada uno. No lo digo sólo porque desafinen como gatos capados violentamente, sino porque, además, vocalizan como si tuviesen inflamadísimas las encías. Espero que ensayen y mejoren, porque no me gusta nada ese sentimiento de añorar a los Ultras, ni siquiera por su empaste coral.
Lo pensaba el otro día a raíz de la muerte de Blas Piñar. Leí en Internet algunas necrológicas laudatorias y no se me ocurría el motivo por el que alguien puede alabar a las personas totalitarias. Y pensando en eso, dándole vueltas a los motivos de alabanza, llegué a la conclusión de que, al menos para mí, la única aportación positiva de los totalitarios al mundo ha sido su escenografía. Y ahí dan igual izquierdas o derechas. Los que tienen como objetivo aplastar al que no opina como ellos son conscientes de que deben hacer fastos increíblemente espectaculares con dos objetivos; el primero animar a los tibios para que se sumen a sus gloriosas filas y, el segundo, acojonar tremendamente a los enemigos para que se den cuenta de que ellos tienen un poder babilónico. Hay que reconocer que embelesa y acoquina a partes iguales ver los desfiles que montaba Hitler, o los que organizaba la URSS o, más recientemente las paradas militares del amigo de Dennis Rodman, el dictador Norcoreano Kim Jong-un. Y luego hacen unos himnos sobrecogedores. Lo malo es la cantidad de muertos y gente jodida que han dejado a su paso, pero hay que reconocer que muchos himnos fascistas y comunistas tienen la capacidad de hipnotizar al que los escucha porque buscan hacer parecer como menos malos a los que matan envueltos en acordes de tanta belleza.
Que esto de los himnos me recuerda que somos una de las pocas naciones del mundo que no tiene letra en su himno nacional. Y a mí me da pena. Porque es una de esas cosas que nos convierten en un país pedorro, visto desde fuera. Un país en el que la mitad de la gente se avergüenza de su bandera, en el que, para millones de personas, sentir emoción al oír tu himno nacional es ser un facha. Una tierra en la que millones de personas, ven imposible que uno pueda sentirse catalán, vasco, gallego o andaluz sin que eso suponga renunciar a sentirse español. Y viceversa. O, afinando más, un parlamento en el que políticos de un partido nacional, son capaces de decir que el homenaje mensual a la bandera en la plaza de Colón que propuso en 2002 el entonces ministro Trillo podía “herir sensibilidades” y en Euskadi y Cataluña se podía entender como una “provocación”. Estamos muy tontos. Y esa tontería es la que ha hecho que durante décadas hayamos sido incapaces de sentarnos para aprobar una letra de himno. Y no pasa nada por hacerla. De hecho hay himnos de muchos países que dicen burradas chocantes en países democráticos y pacíficos. Por ejemplo, la Marsellesa, que habla de sangres impuras y de brazos vengadores. O el himno italiano y el polaco, por poner dos ejemplos, que mezclan a Dios y a sables y a la muerte para unir a Italia o liberar Polonia. Pero es que también podemos hacer un himno tan políticamente correcto como el inglés o el americano, salvo la parte esa del “God save” o el “in God is our trust”, porque dicen los no bíblicos, que se refieren al Dios judeo-cristiano. No sé, cualquier cosa excepto seguir viendo a nuestros deportistas internacionales poner cara de “pues yo no canto”, mientras entre el público suena atronador el “LOLO-LOLO-LOROLOROLOROLO-LOLO-LOLOROOOOOO” que tanta vergüenza me produce sobre todo cuando lo he escuchado junto a algún extranjero. Porque, lo normal, es que, al oír esos versos, el forastero te pregunte: “¿Y qué dice la letra?”. Y no sabes qué contestarle porque te da fatiga reconocer que no tenemos letra porque a la mitad del país le parece un himno facha y no hemos conseguido ponernos de acuerdo para encontrar un poema que encaje.
Claro que tampoco está mal la vergüenza que te da cuando alguien de fuera te pregunta por nuestros políticos. Y no sólo por lo que malgastan o por lo que han robado o han permitido robar a otros impunemente. Es que últimamente preguntan mucho por nuestro Ministro de Justicia, que está que se sale. La última ha sido que parece sacada de un guión de Faemino y Cansado. O sea; dice el Ministro que la ley del Aborto que él propone va a hacer crecer la economía porque va a aumentar la natalidad. Joder; no puede ser que lo haya dicho en serio. Pero claro, con cosas como esas, me pasa que, cada vez que Gallardón abre últimamente la boca, me recuerda a aquella muchacha del primer Gran Hermano llamada Ania. En un hallazgo lingüístico sin precedentes, la tal Ania, para expresar lo mucho que necesitaba evacuar su vejiga dijo a sus compañeros y a toda España: “Me meo que te cagas”. Pues eso.

17 pensamientos en “LOS HIMNOS

  1. Si tenemos letra en nuestro himno y no es fascista,ocurre que ningun gobierno se ha preocupado de inculcar a nuestra gente.la letra empieza asi …Viva España alzad los brazos hijos del pueblo Español que ha vuelto a resurgir viva la patria………..no estaria de mas que se preocuparan de inculcar valores patrioticos (que no politicos) a nuestra gente.
    Un fuerte abrazo Carlos.

    • Gracias, Fernando. Ya conozco esa letra, pero yo puedo comprender que este poema de Pemán que, en su segunda versión incluía el “alzad los brazos” y “el yugo y las flechas”, a mucha de la gente que sufrió la dictadura le genere rechazo porque se cantaba en la época de Franco. Pero es que Franco murió hace casi 40 años y no hemos sido capaces de acordar un poema que no provoque malos sentimientos. Eso me parece que es un síntoma de que algo falla. Un abrazo

    • Que ha vuelto a resurgir?, que yo recuerde desde Carlos I España no ha dejado de ser España… ciertamente para cuando fue escrito y por quien, el tio se corto bastante pero…

  2. Acudo poco a “la cabra”, por más actividad en otros aspectos. Pero me gratifica leer, como hoy, estos comentarios sobre el miedo a la bandera o la verguenza hacia nuestros políticos.
    Hay poco deseo o actitud a “pringarse”, a opinar y ayudar a que salgamos mejor de “ésta”, y no está la cosa política para inhibirse o avergonzarse simplemente…
    Me ha gustado la lectura de hoy …iré interviniendo en lo posible. Gracias

    • Gracias, Isabel, por comentar y por leer, aunque sea esporádicamente. Lo malo es que yo creo que, con opinar, no vale. Lo peor de la gente de mi generación es que creo que hemos dejado la política, no en manos de los mejores, sino en manos de los primeros que pasaron por ahí. Los mejores de mi generación, en su mayoría, están en la empresa privada muchos pensando, como yo, que quizás deberíamos haber tenido un mayor compromiso político. Espero que la generación que viene detrás lo haga mejor que nosotros. Un abrazo.

  3. Pues yo es que esto de los himnos y sus letras como que cada vez me llega menos, don Carlos. Te voy a copiar un poema del recientemente fallecido José Emilio Pacheco que encaja más con lo que siento. Lo pegué ayer en el muro pero no sé si lo leíste. Se titula “alta traición”. Disfruta,

    Alta traición

    No amo mi patria.
    Su fulgor abstracto
    es inasible.
    Pero (aunque suene mal)
    daría la vida
    por diez lugares suyos,
    cierta gente,
    puertos, bosques de pinos,
    fortalezas,
    una ciudad deshecha,
    gris, monstruosa,
    varias figuras de su historia,
    montañas
    -y tres o cuatro ríos.

    • Gracias, don Luis. Precioso y sabio el poema. Pero a mí, qué quieres que te diga, este poema me parece un himno magnífico. Lo malo es que pensamos siempre en los himnos como cánticos guerreros, llenos de épica y que animan a invadir otros países o a defenderse de los invasores. Algunos pueden ser tan sencillos como este. En lo único que no estoy de acuerdo en el primer verso. Yo sí amo mis patrias. Y tengo unas cuantas; España, Suiza, Málaga, Madrid, Ginebra… Ahora, una cosa es que las ame y otras que el amarlas me lleve a querer invadir otras. Un abrazo.

    • No creas, pero sí me gustaría que el himno de España tuviera letra y que se enseñara en los colegios a los niños. Y que nos sintiéramos orgullosos de nuestra bandera y nuestro himno sin necesidad de querer invadir Polonia, que diría Woody Allen. En eso me dan envidia los suizos. Todos están orgullosos de la bandera de su cantón y a la vez de la bandera de la Confederación. Y tienen 4 lenguas co-oficiales que conviven estupendamente. Un abrazo.

  4. Estoy con tu primer comentarista. El himno que compuso Pemán, retocándolo un poco (muy poco), es más que aprovechable. Es impecable la parte que dice: “Gloria a la Patria que supo seguir, bajo el azul del mar, el caminar del sol” o “¡Viva España!, repiten veinte pueblos que, al hablar dan fe de su orgullo español”… (yo quitaría lo de “orgullo” y pondría algo así como su “idioma”). Ya sé que plagiar una poesía, aunque algunos la tengan como ripiosa, no parece una solución perfecta para la SGAE; pero si es el Parlamento el que la proclama, es el sentir de los españoles… y que le den a la SGAE lo que quiera (lo que quiera el Parlamento, que la SGAE pediría un riñón). Creo que – no sólo por darte coba – alguien como tú podría parchear lo de Pemán, quitarle “los caireles falangistas” que diría León Felipe, sustituirlos con algo que se refiriera a la diversidad de pueblos que ha aunado España… y dejarlo como un pincel. También te podría echar una mano en el arreglo el compositor familiar de sonetos.
    La Marsellesa es peor que los ejemplos que pones para fascistas y comunistas; es igual de absolutista y aún más bárbara que ellos o que los que aprendí en mi infancia española, que se inició con la República y siguió con la Dictadura.

    • Gracias, Padrino. Si yo no digo que lo de Pemán, quitándole esos caireles que dices, no sea impecable, pero la letra y el poeta, se asocian a Franco y, ya puestos, pues busquemos algo nuevo. Lo de las letras de los himnos da para escribir un libro y ya no te digo si te da por leerte los himnos de los equipos de fútbol. Es una risa. Un abrazo.

  5. Que tal todo?

    POr partes, personalmente me parece un coñazo tener a unos intelectuales cantando los 90 minutos a mi alrededor, sinceramente lo del Bernabeu es insoportable (debo de ser la unica persona que conoces que se quito de socio del Madrid), pero lo del Manzanares es… ahi no callan (ojo que al no ser de Madrid no he tenido que elegir entre Madrid y Atleti y de hecho me caen increible y este año enamorado de su juego)… no hay nada como ir a Balaidos… o al Sardinero o incluso a San Mames…

    Sobre Blas?, un pobre diablo aupado por 1000 acatarrados mentales y que vivió a caballo de dos regimenes que en uno le hicieron poco caso y en el segundo no se supo adaptar y se le hizo menos, una anécdota sin importancia ni historica ni social en España…. Siempre recomiendo ver un documental que se puede encontrar en youtube llamado, No se os puede dejar solos….

    Esta semana viendo lo de Himmler y las cartas a su parienta, perse sobre todo en el gusto de peña como Musolini, Hitler, Lenin y demas escoria de la epoca su gusto por los uniformes sin ser militares… acojonantes, en algun lado ley que sus grandiosas paradas era imitación de las de Roma…

    Personalmente celebro que no tengamos letra en el himno, primero porque me gusta ser diferente y no me siento menos por la chorrada de no tener letra, segundo porque me siento especial, tercero porque me gusta el LORORORLOORLO, cuarto porque estoy seguro que seria una letra caduca, pastelosa, y que ensaltaria unos valores en muchas ocasiones imaginarios… en general los himnos son cantos guerreros y no estamos para guerras.

    En referencia a que la gente se ofenda, en general en este pais solemos intentar ser demasiado politicamente correctos y demasiado preocupados por si se ofenden vascos, catalanes, etc etc etc (y no me limito en el etc a orígenes sino a colectivos), soy originario de una comunidad historiaca y uno conoce a de todo y presumo de llamarles amigos, osea que entiendo las diferenciaciones, pero en general en mi vida procuro mantener el nivel de tonteria a mi alrededor en un nivel bajo y en esto en nivel general y aceptado supero lo que yo creo conveniente, debería reinar un poco en España, solo un poco, aquello de si te enfadas tienes dos problemas, el enfadarte y dejar de enfadarte…

    Y si, Gallardon junto con Anita Botella cada vez que abren la boca sube el pan, una por incapaz y el otro porque se debe de pensar que alrededor suya somos todos gilipollas…

    En fin, como decía Josele Santiago, desde el jergón…

    • Gracias, Rafa. A mí sí que me gusta oír a gente en el estadio cantando y animando, siempre que no sean cánticos insultantes para los otros equipos. No sé por qué para animar a tu equipo hay que llamar de todo a los de enfrente. Y lo de la letra no tiene por qué ser caduca ni pastelosa. Bueno, en realidad, hasta el himno más glorioso, si lo analizas sin su música tiene un pase difícil. Pero da igual. A mí me gustaría tener letra, sobre todo porque creo que lo de no ponernos de acuerdo en algo tan simple es un síntoma de que hay algo enfermo en nuestra sociedad. Y eso me da pena. Un abrazo

  6. Querido Carlos :A mi también me gustaría que nuestro himno tuviera letra y estoy de acuerdo con el padrino .Estoy segura que sí te lo propones podrías mejorar la de Peman y quitar lo que a algunos le parece que esta trasnochado. Así qué anímate y a ver que sale. Un abrazo

    • Gracias, Madre. Me encanta la confianza que tienes en mí. Pero aparta de mí ese cáliz… que ya bastantes leches me dieron con lo de Punto Pelota, como para ponerme a escribir la letra del himno nacional. Jaja. Lo malo es que esa letra, si no les molesta a unos, les molestará a otros y a los de más allá, sencillamente, es que les molesta que exista España como la entendemos y no te digo que tenga un himnno. O sea que mejor me quedo quietecito, y “que inventen otros”, que es un grito muy español… Un beso.

  7. Yo de momento lo veo inviable. Creo q estamos todavía muy mentalizados en q tenemos q definirnos como de un bando o de otro????!!! Y NO LO ENTIENDO. Pero si no somos capaces de acordar cuestiones importantes, q a mí me parece q deben considerarse cuestiones de Estado ( sirva como ejemplo la Ley de Educación), cómo vamos a ponernos a escribir letra a un himno q muchos identifican con una bandera q no reconocen como suya. Ya digo, ojalá me equivocara, pero de momento……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *