Y DE LOS PUJOL ¿QUÉ?

Pues no sé si lo han hecho a propósito, pero si Mas pretendía con la iniciativa esa de la Independencia despistar a los que miraban a Jordi Pujol and sons, casi lo ha conseguido. Estaba pensando seriamente hacer hoy una Cabra para exigir que alguien acabe con los desmanes del ala radical del Parlament Catalá. Pero cada vez que me ponía a ello, me salía el Cromagnon que todos llevamos dentro y me daban ganas de mandar al ejército, meterlos a todos en el trullo y acabar por las bravas con las cosas que están haciendo ellos, también, por cierto, por las bravas. Y encima, que tiene collons la cosa, diciendo que responden al mandato del pueblo. Es que me reiría, si no fuera extremadamente triste, pero el pueblo les dijo que se metieran donde les CUPiera su deseo de independencia. Vamos; eso creo yo. La cuestión es que he hablado esta mañana con un amigo que, además de ser un gran jurista, es un tío ponderado y hemos quedado en que aplace esa Cabra incendiaria para el día en el que estos psicópatas de la política hagan algo ya flagrante como declarar la Independencia, que es a lo que vamos cuesta abajo y sin frenos.
Pero no me quiero despistar del tema del que hablaba al inicio. Ha sido tal la que se ha liado con lo del Parlament (fíjense cómo será de grave la cosa, que hasta Rajoy ha acabado hablando con Pedro Sánchez) que casi nadie ha dedicado minutos de informativos o hueco de periódicos para hablar de la “vergonya” de la familia Pujol a la que parece, ya por fin, que les han cogido con los diferentes carritos de los respectivos helados. Joder es que no se libra ni uno. Por unas cosas o por otras, los siete hijos y el Pare están imputados en las diversas causas por ocultación de dinero en el extranjero y por diferentes modelos de corrupción vía comisiones, tráficos de influencias y negocietes poco claros.
Lo malo es que los jueces aquí se enfrentan, en un buen número de sumarios, a la corrupción impecable. No va a ser fácil meterles mano porque muchas de las cosas que se les imputan son difíciles de demostrar. Las donaciones a las Fundaciones, los contratos por asesoramiento, los pagos por informes ¿Se puede demostrar que se han hecho bajo coacción o buscando un fin bastardo? Porque estos son como los ladrones de guante blanco; gentes de buena familia que no se van a manchar las manos de grasa ni mijita. Aunque, ahora que lo pienso, a ellos también les pasa como a los de malamente y al nen de Pujol se le atribuyen casi tantos billetes en bolsas de basura como al mega hortera de Julián Munoz.
Pero dejando aparte la horterada de los billetes en el maletero, ellos son límpidos y dejan un rastro no fácil de seguir. Es como lo de Urdangarín, del que hacía tiempo que no hablaba. ¿Cómo vas a decirle que no le das pasta al yerno del rey, aunque te pida 500.000€ por patrocinar unas conferencias que duran una semana? Yo conozco a un ex-director de marketing de una gran empresa española al que Urdangarín le pidió esa cantidad desorbitada por el patrocinio de unos coloquios sobre deporte. Mi amigo le mandó a esparragar, pero ¿Cuántos directores de marketing pensaron: “De aquí me saco yo una foto con el Rey, como hay Dios”? Pues unos cuantos; eso sin contar con los políticos que doblaron el espinazo ante el ex-Duque de Palma dándole cantidades innobles de pasta a costa del contribuyente.
Y con los Pujolines pasaba igual; ¿Cómo vas a negarte en la Cataluña de hace 10-15 años a hacer un negociete con el hijo del molt honorabbble, aunque te esté pidiendo que te asocies con él para vender calefactores en pleno mes de julio en Qatar? “Joder; la idea es una gilipollez pero igual me acaba dando la mano Pujol y a lo mejor tengo un orgasmo”, pensaría el interfecto. El problema es que ninguno de esos empresarios, ni políticos, ni Urdangarín, ni los Pujol tienen remordimientos. Ellos viven en el estupor y no entienden que se les acuse por hacer lo que se ha hecho toda la vida de Dios. Lo normal es que un empresario al que tú les has dado una obra pública haga una generosa donación a tu partido. Como eso igual suena feo, se hace a través de una fundación, que queda todo como mucho más limpio. ¡¡Ande va a parar!! Y lo normal es que ese empresario reciba al hijo del puto amo de Catalunya durante tantos años. Y lo normal es que si el muchacho pide ayuda para un proyecto, pues se la des. ¿Cómo no vas a ayudarle? ¿Estamos tontos?
En fin, no sé en qué acabará lo de la familia del Gran Patriarca, pero si tuviera que apostar dinero, lo apostaría a que van a salir inocentes por falta de pruebas, prescripción de los delitos o vaya usted a saber por qué. O sea; que me da que todo lo que presuntamente han hecho, les va a salir grátis. Y no, no es una errata; es que he adoptado la muy creativa manera que tienen en el Cabildo de la Catedral de Cádiz de poner las tildes. Resulta que en el anuncio de la visita CULTURAL a la Catedral, acentúan esta palabra. Hay que agradecer que, con lo poco valorada que está hoy la ortografía, al menos, la tilde fuera en la llana y no en la aguda creando un gratís.
CARTEL GRÁTIS
Versión 2