LOLOLOROLO

Sé que un bloguero de pro hoy debería dedicar su artículo a hablar de los atentados de París. Han pasado ya seis días y este tiempo debería haber servido para poner algo de reposo y que todos viéramos las cosas más claras. Pero la sensación que tengo es que, a medida que nos alejamos de la noche de aquel horror, se nos va pasando el estupor inmediato que provoca el terrorismo y empiezan a salirnos los sarpullidos tan ibéricos que nos distinguen.
He leído en estos días artículos sesudísimos de analistas de ambos bandos. Aquellos que aseguran que estamos en una Guerra religiosa y los que dicen que es otra cosa; un conflicto territorial y económico con la religión de coartada. Y unos y otros escriben el artículo, o sueltan su proclama con ese tonillo como de “es que no sabéis de lo que estáis hablando”. Pero ellos sí. Claro. Este es un conflicto que arranca desde antes de que se escribiera la primera Biblia, pero hay unos listos que ven clarísimas las cosas y que lo arreglarían todo en un periquete. Si les dejaran.
En estos días posteriores al espanto he oído hablar del trío de las Azores, de Al Qaeda, de Arabia Saudí, de la creación del Estado de Israel y del reparto de Oriente Próximo entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. He oído a españoles lamentar que nosotros no fuéramos capaces el 11M de salir a la calle cantando nuestro himno nacional como hicieron los franceses desde minutos después del drama en los pasillos del Stade de France. Y he escuchado a muchos quejarse de la pequeñez de nuestros políticos en aquel horrible marzo de 2004 frente a la grandeza de los políticos franceses; todos como una piña en torno a Hollande. Que parecía el tonto del Gordo y el Flaco y en estos días está derivando en líder mundial. Y cuando se hacen referencias a aquellos días posteriores al 11M, se le ve a todo el mundo a kilómetros el pelo de la dehesa. Si el que habla es de un partido de izquierdas, lo que te dice es que el PP engañó al pueblo para tapar el hecho obvio de que los atentados fueron consecuencia de nuestra entrada en la Guerra de Irak. Si quien te habla es más de derechas te hace ver la vergüenza de que el PSOE y otros partidos de izquierda aprovecharan la tragedia para rodear las sedes del PP en jornada de reflexión, culpar al gobierno mentiroso del drama y torcer el resultado electoral a su favor.
Y yo, qué quieren que les diga, me quedo en medio. A mí me pareció lamentable el uso que hicieron los partidos de la oposición de aquellas horas de dolor. Pero me pareció mucho peor la sensación que dio el gobierno de que estaban deseando que hubiera sido ETA la autora del atentado. Y te dicen que les engañaron desde la policía. Y puede ser; pero, coño, se les notó a la legua cómo se relamían pensando en los 220 escaños que iban a obtener con un atentado etarra de ese calibre. Y nos cabreó. Yo recuerdo como uno de los momentos más tristes de mi vida la manifestación posterior a los atentados. La sensación absoluta de desunión bajo la lluvia. Unos pocos gritaban contra ETA, unos cuantos más contra el gobierno o contra los partidos de oposición, otros pedían Paz y algunos, como mi familia y yo, guardábamos silencio con una mezcla muy curiosa de dolor, espanto, decepción y vergüenza. Pensaba en aquellos momentos en la anterior gran manifestación a la que asistí; la posterior al asesinato de Miguel Ángel Blanco. Allí sí que estábamos todos unidos. Los de izquierdas, los de derechas y los mediopensionistas; todos gritando al unísono o callándonos a la vez. Jamás he oído un minuto de respeto tan sobrecogedor como aquel. Oías cómo se iba acercando el silencio desde las calles adyacentes y cómo el lugar en el que yo estaba, la plaza de Cibeles, se quedó tan callado que yo, por vez primera en mi vida, escuché el chorro del agua cayendo sobre la fuente. Y me pregunto qué pasaría si hoy volviera a suceder, Dios no lo quiera, lo del 11M. Creo que nadie cantaría al unísono el Lololorolo, porque yo lo del himno y el absurdo de que no seamos capaces de ponerle una letra ya lo doy por perdido. Pero sí creo que habría una mayor unión frente al espanto. Aunque luego te vas dando cuenta de que sigue habiendo algunos que te dicen que la culpa de todo es nuestra y que lo que hay que hacer es sentarse a hablar con esos alegres muchachotes del Estado Islámico que, seguro, estarían dispuestos a un diálogo reposado. Yo, para empezar, creo que debemos dejar de llamarles Estado Islámico. Me pasa como con lo de ETA, que cada vez que oía que hacíamos referencia a ellos como comando, me parecía que les hacíamos el juego y dábamos una consideración de ejército a aquellos gudaris de mierda. Para continuar dejaría de dar tanto bombo a las burradas que hacen y no volvería a dar publicidad a esos vídeos espantosos con víctimas vestidas de naranja. Creo que les damos demasiada bola. Y yo el primero que llevo 889 palabras dedicadas a esos hijos de puta. Así que, mejor, les voy a proponer una cosa constructiva.
Como saben yo soy colaborador de la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar. Acaban de abrir una campaña de recaudación de fondos en la que un niño de 5 años que se llama Gabriel (que no es un modelo, sino un afectado por la HAP) pide ayuda para investigar una enfermedad que es mortal y que, a día de hoy, no tiene cura. Se puede hacer dando un donativo en su cuenta corriente, o enviando un SMS con la palabra RESPIRA al 28014. Son gente seria y esta pequeña ayuda puede hacer que, en unos años, los pulmones de niños como Gabriel dejen de responder NO cuando sus amigos les pregunten si quieren ir con ellos a jugar. A todos los que encontréis un rato para ayudar: GRACIAS.
FOTO FCHP

17 pensamientos en “LOLOLOROLO

  1. La donación del SMS que he realizado es de 1,2€ bruto.
    Carlos te noto con mucha mezcla de cosas, vamos a seguir con los análisis pero poco a poco que sino, yo por lo menos me pierdo.
    Un abrazo.

    • Jaja. Gracias, Antonio. Esa es una de las señas de identidad de la Cabra que, como buen caprino, tiendo a mezclar muchos asuntos. Igual debería hacer un blog diario y así no tener esa necesidad de contar tantas cosas en un solo artículo. Pero yo creo que se entiende bien lo que digo, ¿No? Un abrazo y muchas gracias por tu ayuda a la fundación.

  2. Hombre Carlos, qué quieres que te diga. Eso de que Hollande está derivando en líder mundial, no sé yo. Hay ya muchos memes franceses clamando que “no necesitamos un George Bush francés”, que ya es lo que nos faltaba en Europa. Por mi parte, no tengo la solución mágica para el conflicto, pero creo que está demostrado que bombardear poblaciones llenas de civiles no va a impedir que te vuelvan a poner una bomba en tu calle. Más bien al contrario. Y me parece tan horrible una cosa como la otra, sin distinciones. Bueno sí, una. Al terrorista, si le pillamos, se le juzga y se le condena. A los responsables de los bombardeos indiscriminados parece que les ampara la verdad, la razón y la ley. Y eso es hacer trampa, lo que lleva a perder la razón que previamente tenías. No hagamos trampas, no hagamos guerras, no respondamos a la violencia con más violencia. Haya paz.

    • Gracias, Josesain. No sé si se capta la fina ironía de mi consideración de Hollande como líder mundial. A mí me sigue pareciendo que está a medio cocer, pero la verdad es que el tío ha puesto a todo el país a su espalda y está actuando como si fuera, de verdad, un gran estadista. A ver cómo acaba eso. Yo no tengo tan claro que la única solución, estando donde estamos, sea ponernos a dialogar. ¿Con quién dialogamos? ¿Dónde? ¿A quién representan? Porque estos no quieren más que destruir nuestra cultura. Somos los infieles; no sólo los que no somos musulmanes, sino incluso los musulmanes que no son tan radicales como ellos. Son o ellos o nosotros y aunque cueste aceptarlo, creo que es así. Y es una cabronada que seamos tan hipócritas de estar vendiendo armas y comprando petróleo a los que amparan a estos enfermos mentales. Yo tampoco tengo la solución, pero creo que no podemos quedarnos esperando a que vengan a ponernos otra bomba debajo del culo mientras les miramos sonrientes y tendiéndoles la mano. Un abrazo

  3. Carlitos, acertadísimo como siempre. Recuerdo que cuando dábamos las noticias de ETA desde la Poli nuestro interés y el del Ministerio del Interior era que no se hablara de “organización terrorista”, sino de banda de asesinos que es lo que eran en realidad. Y a estos que tú llamas hijos de puta y yo llamaría simplemente despreciables asesinos, no los podemos llamar Estado Islámico porque no lo son. Solamente son un grupo de fanáticos que exterminan a todo el que no piense como ellos y nada más. Y por si fuera poco, acabo de oír en la tele que estos descerebrados lo son por obra y gracia de un cóctel alucinógeno que les pone las pilas para viajar al más allá.
    No soy partidario de diálogos con quien no quiere dialogar, ni de perdones para quien no quiere perdonar y me jode el buenismo de algunos que claman por los derechos humanos de algunos si y otros no. Lo cual no es óbice para que no entienda porqué hasta ahora y después de tres años y pico de bombardeos no se han bombardeado los oleoductos, refinerías, camiones, etc.. Y que no frían como chinches a las largas filas de todoterrenos blancos que, cargados de asesinos van como largas caravanas de camellos, o de borregos si se prefiere, habiendo como hay todo tipo de satélites capaces de ver desde kilómetros de altura a un insecto pequeñito. Por eso mencionaba a las chinches.
    Lo mejor de estos días y siendo como no soy defensor de Putin y sus “putinadas”, ha sido una frase suya que dice : “Perdonar a los terroristas corresponde a Dios, enviarlos con él es cosa mía”. Pues eso…..quién fue a hablar….

    • Gracias, Manolo. Tú fíjate lo jodida que está la cosa que Hollande está siendo considerado un líder mundial y al hijoputin de Vladimir muchos lo estáis considerando un tío majo por decir algunas cosas que os gustan. Yo creo que Putin es casi igual de peligroso que lo fue Stalin, lo que pasa es que se corta algo más por eso de la democracia, el equilibrio mundial y tal y tal. Pero creo que esa frialdad con la que habla de los cabrones terroristas de la Yihad, lo aplicaría para borrarnos de la faz de la tierra a los que no le molamos. Respecto al buenísmo; estamos de acuerdo. Yo creo que no nos damos cuenta de que estos no quieren dialogar un pimiento. Esos que dicen que al criticar al terrorismo islamista metemos a todos los musulmanes en el mismo saco (nada más lejos de mi intención; estos cabrones matan muchos más musulmanes que cristianos), son los que creen que se puede dialogar igual con un clérigo musulmán moderado que con uno de esos que acuchillan a víctimas con un mono naranja y las manos atadas a la espalda. Un abrazo

  4. Hola Carlos, primero las buenas noticias enhorabuena por tu campaña a favor de la campaña contra la hipertensión pulmonar un empujoncito en todo esto sobre todo cuando hay niños al final es lo que vale.
    Y ahora las malas, hablar de otro horror, pero es que estoy estupefacta. No solo con la ocurrido, sino con las reacciones, o yo de repente me vuelto belicista y vengativa o no entiendo toda esa bondad de hablar, reflexionar, oportunidad, etc…. Pues no, a esos les recomiendo como a Carmena que se ponga a repartir flores a los terroristas. Ya hemos visto mucho, se ha reflexionado mucho, han pasado años, el Estado Islámico no es un grupo de muchachos desarraigados encabezados por un loco; y sí yo estoy encantado con los franchutes cantando la Marsellesa, Hollande y Valls tomando el toro por los cuernos; ojalá en España hubiéramos y tuviéramos esa unión si por desgracia volviera a pasar una desgracia. Que los políticos tras la primera impresión tire cada uno por su lado, mal, pero ellos son así. Más me ha impactado reacciones y palabras en las redes sociales que no aplauden pero sí admiten y defienden de alguna manera a estos bestias, es que ya ni entro a dar mi opinión como no sea en mi muro. Horrible la decisión de bombardear, no quiero ni pensar en la muerte de civiles, pero lo que tengo claro es que no podemos quedarnos de brazos cruzados, que estos salvajes no solo asesinan cruelmente en Paris, el sufrimiento que llevan arrastrando sus autóctonos ni psicólogos ni Cruz Roja ni nada y de las barbaridades que no nos enteramos, me recuerda a los cuatro años en que Europa y EE.UU. giró la cabeza para no mirar la masacre de la antigua Yugoslavia, que recuerdo y todavía me pongo mala de las barbaridades que se hicieron unos a otros, entre vecinos.
    Creo que sí que hay que coger unos aviones y bombardear instalaciones, cortar suministros, cortar relaciones con países como Arabia Saudí,…. nada es fácil, pero hay que empezar. Y a veces lo que pienso, mientras me caen las lagrimas al ver las imágenes, ni me reconozco.
    Un abrazo Carlos.

    • Gracias, María. Qué difícil debe ser acertar en todo esto. Sobre todo teniendo en cuenta que, una vez pasado el estupor, y los minutos de silencio y las misas oficiales y las declaraciones rimbombantes, hay que volver a vivir. Y a comprar petróleo a los sátrapas. Y a vender armas a desalmados. Y a negociar con gente que apesta para que no les ganen otros que apestan aún más. Esa es la historia de la gran política desde que el mundo es mundo. Y así nos va. Y, por desgracia, así nos seguirá yendo. Yo, que soy muy optimista, con esto, la verdad, tengo la sensación de que va a acabar muy mal. Un abrazo.

  5. Hola, Carlos. Como en tantas ocasiones, creo que no entendemos nada NADIE de los de a pie. Somos marionetas moviéndonos al son de las guerras por el oro y el poder.
    Creo que no tenemos ni idea del trasfondo de este cruel movimiento, en dónde está el origen y el porqué. Una vez generado un conflicto en el que el poderoso arma a la minoría por interés propio, es fácil obtener este tipo de respuestas fanatizando al pueblo. No tenemos nada que hacer, lamentablemente. Estamos en otro nivel, inalcanzable. Sólo podemos pedir que en la próxima ocasión no nos toque muy de cerca. No valen de nada el silencio estremecedor, ni cantar juntos el himno con los pelos de punta, ni siquiera tratar de razonar. Es mejor dedicarnos a ayudar al de al lado, igual de marioneta q nosotros, para pasarlo mejor.

    • Gracias, Merche. Por desgracia tienes razón, pero yo sí confío en que, algún día, las gentes que viven en estos países se acerquen al siglo XXI. No les hemos ayudado mucho hasta ahora, sin duda, pero creo que una manera de que salgan del fango es ayudarles a progresar. El problema es que tienen al enemigo muy dentro (estos cabrones matan muchos más musulmanes que cristianos) y es verdaderamente difícil saber por dónde empezar a meterle mano al melón. UN beso y dale un abrazo de mi parte a la marioneta de barbas de tu lado.

  6. ¡Bravo Carlos por tu Cabra!.
    Y no me cansaré de darte las gracias por tu apoyo,colaboración y entrega en la Fundación contra la Hipertensión pulmonar.
    Un fuerte abrazo de Puchi y mío.

    • Gracias, Santi. Ojalá vaya muy bien la campaña porque os lo merecéis por el trabajo que hacéis ayudando a quien lo necesita. Un abrazo para toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *