LAS MAGAS

Hace falta ser mentecato. Ya me sabe mal arrancar la primera Cabra del 16, el primer artículo tras las Navidades, de manera algo brusca. Pero es que me parece que hay demasiada gente que tiene una empanada mental prodigiosa. Y esto no tendría demasiada importancia, si no fuera porque, en algunos casos, juegan con las ilusiones de millones de niños y, en otros, dan una sensación de ridículo absoluto que yo opino que no debe dar un dirigente político.
Hablo, como podrán imaginar, de aquellas 3 Magas que se sacó de la manga republicana una asociación cultural de Valencia y que el Alcalde de la ciudad, Joan Ribó, recibió en el Ayuntamiento. Estas 3 señoras recordaban un engendro que se inventaron durante la República para hacer una celebración laica de la Navidad. Yo no voy a entrar en si las señoras parecían o no meretrices de un Far West, como he leído en algún sitio, y además creo que es estupendo que se hagan celebraciones en las que se quiera homenajear a la Libertad, a la Igualdad y a la Fraternidad, que era el nombre al que respondían las magas. Lo que me parece penoso es que los políticos ateos o agnósticos tengan esa necesidad de vestir de otra manera lo que es una celebración de origen indudablemente religioso. Y para hacerlo entran en el ridículo de festejar la navidad laica o, como mis paisanos de El Rincón de la Victoria, en invitar a los no creyentes a hacer Primeras Comuniones y Bautizos por lo Civil. No entiendo esa manía de los dirigentes políticos descreídos, por lo general de izquierda, de hacernos compartir a todos su descreimiento. ¿Tiene sentido hacer una Cabalgata en Madrid en la que pones a tres Reyes Magos que parece que habían comprado los disfraces unas horas antes en un chino? Yo creo que no. Manuela Carmena está haciendo algunas cosas bien en Madrid. Otras considero que son muy mejorables, pero está moviendo algunas ramas y creo que, por ejemplo, lo de invitar a cenar a los indigentes en Cibeles en Nochebuena es de las cosas más cristianas que se han hecho en el ayuntamiento de Madrid en décadas. Muchos la han criticado por demagoga, pero, coño, ¡viva la demagogia! si consigue que esas personas, por unas horas, se sientan mimadas y atendidas. Pero una cosa es eso y, otra, imponer su manera de ver la Navidad a millones de niños que tienen una ilusión basada en la tradición que se han ido contando nuestros padres y abuelos desde tiempo inmemorial. Aquí no se trata de innovar, Carmena. Me puede parecer bien que se cuide de los animales, aunque creo que es un brindis al sol, pero no me joda convirtiendo la Cabalgata de Reyes en una especie de fiesta de disfraces improvisada en una tarde. ¿Aceptarían en países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Holanda, Alemania, que Papa Noel o Santa Claus aparecieran en la TV luciendo un traje verde en vez de uno rojo? ¿Y si pusieran a una Mamá Noela? O, para congraciarnos con los inmigrantes, ¿un Papá Noel de rasgos árabes con barba negra y un turbante o una kufiya? Yo creo que no. Me parece que Carmena y, en general, muchos gobernantes de izquierda confunden las cosas y en sus onanismos mentales creen que unas magas ayudan a la integración de la mujer, que unos Reyes de plástico son más modernos y que un bautizo por lo civil es un derecho ciudadano. Y la modernidad, la igualdad y los derechos ciudadanos se pueden y se deben trabajar con políticas, con presupuestos y con acciones que sirvan para algo, no con mamonadas. Pero estamos en una época en la que parece que si uno repite mucho algo, consigue que sea como uno quiere. Es como lo de los pactos post electorales. Yo dije en la última Cabra que creo que lo que han pedido los electores es que se pongan de acuerdo nuestros políticos. Y que el único pacto que yo creo que daría estabilidad al país y permitiría hacer reformas profundas es que se sentaran a negociar sobre los grandes asuntos los dos partidos más votados. Pueden darnos pereza, pueden haberse corrompido en el gobierno de la nación, comunidades y ayuntamientos en los últimos 25 años, pero son, sin duda, los que representan a un mayor número de votantes. Y creo que deberían ser ellos los que llegaran a un acuerdo que nos diera un mejor país dentro de 3 ó 4 años. Y creo que los votantes de ambos partidos lo agradecerían. Porque me temo que Pedro Sánchez no está viendo la soga que se está poniendo alrededor del cuello con ese acuerdo con Podemos. Porque insisten mucho en no negociar con ellos con el tema del referéndum de Cataluña, pero hay otras muchas cosas tremendamente inquietantes en el programa de Podemos sobre las que nadie en el PSOE traza líneas rojas. Aunque ahora que lo pienso, estoy convencido de que los programas electorales de los partidos no se los leen ni los militantes propios, con que te diré los afiliados del partido de enfrente. Hay que reconocerlo. Nos cuesta leernos los programas y hacemos con ellos una lectura de telediario. Pero claro, dan una pereza de cojones. Nos ocurre como con las condiciones legales que firmamos alegremente, sin mirar, cada vez que nos registramos en una web, compramos algo online o damos de alta alguna aplicación en nuestro móvil. Sin que te enteres, pueden obligarte en esas condiciones a ser sodomizado por cualquier directivo de Apple que te lo requiera o, quién sabe si en la última, que firmé ayer al estrenar el televisor que me han traído los Reyes, acepté que me convirtieran en esclavo sexual de una accionista mayoritaria de LG.

20 comentarios en “LAS MAGAS

  1. Aunque estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que escribes, tocas simultáneamente tantos temas que es imposible dar un aprobado general.
    El tema de los Reyes Magos, para un un católico exigente, no es aceptable. Yo diría que lo único que quiere decir el Evangelista (sólo uno de ellos) es que incluso los que buscaban la verdad muy lejos de la cultura judía, la encuentran en Belén. Todo eso, en el sentido metafórico e hiperbólico de los Evangelios. El que a Carmena le preocupe la exégesis creo que es pedir peras al olmo.
    Estoy de acuerdo en que, para quienes han adoptado la tradición de los Reyes Magos, es insultante la forma en que los han degradado con sus disfraces en Madrid; y aún más, con su sexo en Valencia. Ya sabemos que había discriminación por sexos en la Edad Antigua…y hasta hoy. Pero una cosa es luchar contra ella y otra pegar coces a la Tradición, a la Historia o, por sistema, a todo lo que haya.

    Lo más importante que tratas, desde mi punto de vista, es la interpretación del mandato de los votantes del 20-D. Espero que haya suerte; pero no creo que se logren tus deseos si no cambia el candidato del segundo partido más votado (el cuarto, en Madrid). Si la candidata en la sombra logra celebrar y superar el Congreso, puede que sí. Pero hasta marzo nos tendrán sin gobierno efectivo.

    • Gracias, Alejandro. Y feliz año!! Es cierto lo que dices, pero ya sabes que me cuesta hablar sólo de una cosa, especialmente si llevo dos semanas sin escribir… Yo cada vez soy más pesimista con lo del acuerdo PP-PSOE, pero sigo confiando en que las negociaciones del inframundo (que se están produciendo) acaben dándonos una alegría. Y respecto a las coces a la tradición, es una manía de la izquierda española; asumir que tradición es igual a conservadurismo y asumir, también, que deben compartir con nosotros su agnosticismo. Un abrazo

  2. ¿Qué quiere que te diga? Queestoy totalmente contigo en todo lo que dices y explicas. Es una vergüenza lo de nuestras cabalgatas. La ilusión de los niños se va al garete y la de los mayores también.
    Esto se ha convertido en una verbenavergonzante. ¿Y queremos que España mejore? Con estos gobernantes de izquierda, me temo que no.

    • Gracias, tía. Feliz año!! A ver si se ponen de acuerdo y tenemos un gobierno que nos dé estabilidad. Tiene mala pinta, pero confiemos… Besos

  3. Hola Carlos, feliz año.
    Lo de las reinas magas no es tan nuevo. Hace unos años una prima de mi esposa, teniente de alcalde de Barcelona, salió en la cabalgata. Hasta ahí sin problema,entre un rey negro que no es negro y una mujer que se disfraza de hombre, todo iba bien. Lo malo vino que se le ocurrió hacer un discurso y eso fue tremendo. Los niños empezaron a llorar, etc. La Vanguardia y otros medios se hicieron eco y las criticas llovieron. Nunca más volvió a ocurrir…hasta ahora.
    Para mí lo malo además, es que cadenas como la Sexta cuando mencionan la polémica en horario en los que hay niños, hacen comentarios que claramente identifican la identidad de los magos, con lo cual un niño de 4 no se entera, pero uno de 7…
    A mí me parece que perdemos el norte de las cosas, es como un concurso de ideas absurdas para ver quien dice la más tonta.
    Respecto a los políticos …no hay altura de miras. Discépolo decía lo de “Siglo XX Cambalache…” pero el XXI creo que es peor todavía. Es increible que para redactar la Constitución se juntaran tíos de todo signo político, con el recuerdo presente de Franco y todas las fuerzas pidiendo venganza, y para esto no se pueda.

    • Gracias, Andrés! Yo, la verdad, hasta lo del otro día, las únicas reinas magas que conocía eran las de Gloria Fuertes. Respecto a todo lo demás, Amén!! Un abrazo y feliz año!

  4. Hola Carlos, de acuerdo con tu reflexión; no soy especialmente creyente, lo que procuro es recordar y respetar a los creyentes practicantes, católicos en nuestro caso. La Cabalgata de Reyes para mi lo mejor de la Navidad, no por los regalos que a estas alturas prefiero poco y práctico. Me gusta la alegría de los niños, sus caras de emoción y de impresión, esa excitación, me recuerda tanto a cuando era pequeña que todos los años tenía la suerte que Baltasar me había dado un beso mientras dormía ( menuda imaginación), esa magia no la pueden hacer desaparecer los políticos, unos políticos impresentables que no pierden oportunidad en hacer una dictadura de su elección popular.
    Es una tradición, una tradición católica pero también española miles de esos niños se educan en colegios laicos, lo que ha ocurrido este año ha sido tremendo, vergonzante y politizado.
    La primera gran desilusión en la vida de una persona es, cuando de niño te enteras que los Reyes Magos no son reyes ni magos. Y eso hay que retrasarlo todo lo posible.
    Me parece genial por otra parte que ayuntamientos y otras asociaciones ayuden a los más necesitados, pero para eso están, lo que ocurre es que no estamos acostumbrados a esa “caridad”, que debía de ser lo normal.
    Respecto a las elecciones ya lo comenté en su día y sigo pensando igual, habrá elecciones y Pedro Sánchez como tu bien dices no se entera que tiene la soga al cuello, me da la sensación que poco le queda para pasar a segunda fila.
    Un abrazo Carlos.

    • Gracias, María. No sé quién me decía hace poco que es increíble lo de la Tradición de los Reyes Magos, que ha puesto de acuerdo a generaciones, a gentes de todas las condiciones sociales, de todas las opiniones, a los periodistas de todos los medios, para guardar la magia del secreto de la Epifanía, hasta que han llegado estos panolis. En fin… Un abrazo y feliz año.

  5. Pues sin querér insistir mucho en el asunto y dejando claro que los atuendos me parecían horrendos…… No veo mucha diferencia de esta cabalgata alternativa si quieres llamarla así… con la de otra de otros años patrocinada por múltiples marcas y algún rey embetunado. Que más da? Nadie se indignada de que fueran los concejales los Reyes Magos.. Y eso sí que es raro!! Me parece crear polémica. En las anteriores no recuerdo muchas referencias religiosas, ni menciones al Nacimiento de Jesús. La estética era distinta. Pero ya. Al final una colección de carrozas, mucho merchandising, publicidad, mismo perro con otro collar. Pero como no es nuestro collar nos mosquea, jajajaja.
    A mi no me gustó mucho… . Pero creo q le damos a la abuela más caña de la q se merece, la verdad.
    Besitos filfil!

    • Gracias, Marga. Yo no digo que las Cabalgatas anteriores fueran perfectas y que no se hubieran convertido en un festival comercial para la exposición de determinadas marcas. Lo que es indudable es que los que participaban en ella hacían lo que yo creo que hay que hacer; darle a los niños la sensación de que esos que estaban ahí eran LOS REYES DE VERDAD. Yo recuerdo que a mis hijos les contábamos que los Papá Noel no eran de verdad y que los Reyes que se iban encontrando en centros comerciales disfrazados malamente eran pajes y gentes que ayudaban a los Reyes de verdad que eran los que salían el día 5 por la tarde. Por lo que he leído y escuchado, han sido miles los niños que dijeron a sus padres, mosqueadísimos: “Esos nos son los de verdad!!!” Lo que me jode de todo esto es que, de nuevo, se abre un melón en el que se trata de dividir a los madrileños y españoles entre fachas y progres y/o entre guays y retrógrados. O gentes anti-Carmena o pro-Carmena. A mí la alcaldesa me parece que da unas de cal y otras de arena, pero a veces acierta. En esto considero que se equivocan gravemente y hacen daño a una tradición preciosa que, sorprendentemente, se ha mantenido durante siglos gobernara quien gobernara. Me importa un carajo quién gobierna en Madrid; sólo sé que lo de la Cabalgata de este año es una cagada que perjudica a los niños, que, se supone, deben ser los únicos protagonistas de la tarde-noche del día 5. Besos

  6. Tocas muchos temas y estoy en gran medida de acuerdo contigo, por lo que solo me voy a centrar en una cosa que me gustaría precisar. A mí no me parece mal que Carmena dé de comer a 200 personas necesitadas en Nochebuena. Lo que no me gusta es que se dé pisto con ello a la vez que sus correligionarios critican a la Iglesia que, a través de sus iglesias y de Cáritas, lleva mucho tiempo haciendo ésto a la chita callando y sin ponerse medallas.

    • Gracias, Sylvia. Estamos totalmente de acuerdo; lo de las críticas a la Iglesia, como ya he dicho en alguna Cabra, me hace mucha gracia. El Estado del Bienestar, la Sanidad y la Educación serían insostenibles sin la ayuda de la Iglesia. Y no te digo ya la asistencia social a miles y miles de personas. El hecho de que Carmena tenga alrededor a numerosos panolis no le quita mérito al detallazo de dar una mejor nochebuena a decenas de personas sin hogar. Yo se lo aplaudo, aunque se tire el pisto… 😉 Un abrazo.

  7. Querido sobrino: A través de Maravillas llegué a conocer la existencia de La Cabra. La sigo con interés y te felicito. Blogs como estos hacen falta. Un abrazo

  8. Enhorabuena Carlos, por tu contundente cabra .
    Me gustaría ver a las Carmenas y los Carmonas metiéndose con fiestas de otras religiones , distintas a la Católica.No caerá esa breva.Noy hay cataplines.
    ¡Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *