EL PRESIDENTE DEMEDIADO

Pues a ver si va a resultar que no era tan tonto. Hablo de Pedro Sánchez que, sorprendiéndose incluso a sí mismo, ha conseguido llegar a la Presidencia del Gobierno de España en una de las semanas más convulsas que se recuerdan en la política española reciente. Porque el líder del PSOE entraba este fin de semana en la Moncloa más demediado que el vizconde Medardo de Ítalo Calvino.

Sánchez había conseguido, en los últimos años, el poco honorable récord de dejar a la mitad, comicios tras comicios, el número de diputados de la bancada socialista. Tras el fracaso, es obligado a salir por la puerta de atrás de Ferraz, pero, en una maniobra curiosa, consigue hacerse de nuevo con la Secretaría General del PSOE con el voto de poco más de la mitad de la militancia. Y, en un movimiento napoleónico, la semana pasada logra ganar una moción de censura con un apoyo tan exiguo como el que llevó a Moncloa a Rajoy. Algo más de la mitad de la Cámara, con el sostén (tan inquietante como frágil) de nacionalistas radicales y moderados y de los ex-comunistas ex-bolivarianos y ex-bolcheviques de Podemos.

Pero, como sucede tantas veces en la política, los giros en el escenario provocan cambios desconcertantes en la opinión pública. Si alguien cogiera la última encuesta hecha por el CIS sobre Pedro Sánchez, estoy seguro de que sus resultados diferirían de una manera brutal de los que hoy obtendría el nuevo Presidente del Gobierno. La púrpura apacigua la inquina y aquellos que eran sus enemigos más acérrimos hoy bailan suavemente a su alrededor esperando una caricia, aunque el instinto lo que les pida sea morder la mano del que, hoy, manda. Pasó con Rajoy. Que si no tenía carisma, que estaba marcado por la corrupción, que el SMS de Bárcenas, pero cuando Mariano entra en Moncloa, se pone el uniforme de Primer Ministro y empieza a trabajar y el gallego se acaba convirtiendo, para millones de personas, en un estadista sin par que ha sido capaz de sacar a España del agujero en el que estaba.

Y todo eso es cierto. Lo que pasa es que esa admiración que provoca la tremenda Luz del Poder oculta a los enemigos y a esas pequeñas o grandes mierdas que uno va tapando, pero es algo temporal. La prueba es que, según ha salido de Palacio, Rajoy ha visto cómo sus leales empezaban a tomar posiciones para la suplencia y, en Génova están que no cabe uno más para calentar en la banda.

Pero volviendo a Pedro Sánchez, hay que reconocer que estábamos todos muy preocupados después de que obtuviera el gobierno con esos apoyos tan variados como peligrosos. Pero, oigan, que ha empezado a formar su gobierno y las sensaciones que va transmitiendo no son tan malas e, incluso, parece que ese nuevo ejecutivo, con nombres realmente sorprendentes, está empezando a generar algo parecido a la confianza.

¿Máxim Huerta como ministro de Cultura y Deporte? Pues, hombre, choca de cojones. Pero no sé por qué va a ser un mal ministro. Es cierto que no tiene experiencia en gestión, pero es un tío muy listo, muy culto, moderado, capaz de escuchar y, si se rodea de un buen equipo gestor, puede darle un aire diferente a la manera habitual de hacer política. Quizás como Ministro de Defensa habría sido una catástrofe, pero en Cultura puede hacer cosas buenas. Otro asunto es lo de los Deportes, porque no veo a Máxim en el vestuario de las selecciones de Fútbol, de Baloncesto o de Hockey celebrando unos triunfos que le importan entre uno y dos pepinos. Pero démosle un tiempo y a ver qué pasa.

Eran 100 días, ¿no? Pues no sé si van a tener tantos. Que hay mucha gente con muchas ganas y no se lo van a poner fácil en el Parlamento para sacar adelante leyes. Los del PP con un encabronamiento formidable. Ciudadanos aún quitándose el estupor y viendo cómo tooooodo el mundo les culpa de algo. Porque hacía mucho tiempo que no veía cosa tan obvia como el Pim Pam Pum contra Albert Rivera. Y, el resto, pues moscas. Podemos viendo que no hay ni rastro de Bolcheviquismo en el ejecutivo y los nacionalistas penando porque el gobierno va a ser tan fascista como los anteriores. Una de las mejores cosas de este gabinete de Sánchez es, precisamente, el tweet en el que ayer el mentecato de Otegui se quejaba por los nombramientos de Borrell y de Grande-Marlaska. Ole.

En fin, yo, al menos, para fardar con los colegas, puedo decir que conozco a dos de los Ministros; a Máxim y a Pedro Duque, aunque de ninguno puedo decir que sea amigo íntimo mío. Aunque, claro, hay mucha gente que te da un día la mano y ya va por ahí contando que sois amiguísimos. Eso les sucede a las personas muy famosas. Un día estaba con Severiano Ballesteros hablando, precisamente, sobre conversaciones raras con fans y me contaba de un japonés que le abordó en Tokyo en el año 2002. El hombre le dice: “¿Te acuerdas de mí?”. Seve le contestó diciendo: “Bueno; dame más datos…” Y el nipón le responde: “Sí, hombre, jugamos un pro-am en Osaka en 1977”. Claro; el amateur no era consciente de que en esos 25 años Seve pudo haber jugado otros 2.500 pro-ams y, para el nipón, aquel siempre fue EL proam que jugó con Seve.

Aunque lo mejor es lo que le pasó a Matías Prats Cañete en el año 1995. Salíamos de comentar una corrida de toros para Antena 3 en Alcalá de Guadaira. Uno de mis cometidos, además de narrar junto al maestro, era sacarle de la plaza agarrado del brazo para que no le abordaran demasiados fans. A pesar de mi protección, siempre acababa firmando cientos de autógrafos, pero nunca le escuché conversación tan delirante como esta; un fan nos hace placaje y le dice: “Don Matías, ¿Se acuerda usted de mí?” Matías haciendo un esfuerzo por ser agradable le contestó: “Cóoooooomo no me voy a acordar. ¡¡¡Claro que sí!!!.” Y el cabrón del fan le suelta: “A ver, ¿quién soy?” Y Matías, un genio, le respondió de la mejor manera posible; mandándole a la mierda, sin mandarle: “Bastante tengo con acordarme de usted, como para encima saber quién es. Buenas tardes, caballero”.

12 pensamientos en “EL PRESIDENTE DEMEDIADO

  1. Como no soy nada sospechoso de buscar la caricia de PS, te diré que me ha sorprendido, gratamente, con sus nombramientos. Pero es que además, al igual que dije cuando llegaron los Podemitas a los ayuntamientos, tienen exactamente el mismo derecho que los demás (aunque parezca obvio decirlo, todo el mundo se rasgaba las vestiduras cuando llegaron) a que les demos el beneficio de la duda, por lo que el mío lo tiene de entrada. Pero además es que, sólo con Borrell y con Grande Marlaska, me satisface aunque solo sea el cabreo que les ha supuesto a PDCat y a Bildu esos nombramientos. Y sobretodo, lo que nunca he soportado es el sectarismo, y me parece sectario que porque no sean de tu cuerda se les niegeu el pan y la sal de entrada. Así que esperemos y confiemos, a todos nos interesa que le salga bien, muy bien, la jugada.

    • Gracias, minmano. Desde luego que nos interesa. Yo, la verdad, estaba muy preocupado y, con este gabinete, al menos creo que merecen el beneficio de la duda. Besos.

  2. Lo mejor que ha hecho Sánchez fue esa “maniobra curiosa” que, de alguna manera, le libera de las cacicadas y la presión de la vieja guardia y los barones del PSOE. Se siente respaldado para ser él mismo y eso es mucho. Por muy exiguos que sean sus apoyos, tiene una oportunidad para intentar gobernar de otra manera, que es lo que este país necesita. Si de verdad consigue hacer de la necesidad virtud y lanza su puñado de diputados hacia una nueva cultura de los pactos, el diálogo y la negociación, renegando para siempre de los rodillos y tratando de gobernar para todos, cosa que nadie ha hecho en este país… habremos salido ganando todos. Yo preferiría más bolcheviquismo, pero cruzo los dedos para que le salga bien y el PSOE vuelva a resurgir como un gran partido y en paralelo el PP aproveche para limpiarse y regenerarse y volver a ser una gran fuerza. Necesitamos partidos potentes con buenos políticos, por dios, no este club de aficionados indolentes que ya ha durado demasiado. Que empiece ya la segunda transición de una vez.

    • gracias, Josesain. Lo más jodido de ese club al que te refieres es que no son aficionados. Muchos son indolentes, pero no aficionados. de hecho creo que lo que sobra son tantos profesionales de la política que no han hecho nada en la vida más que lamerle diferentes partes del cuerpo a su jefe. Algunos (no todos afortunadamente) no saben hacer la O con un canuto, pero ahí los tienes cobrando por concejalías, consejerías, direcciones generales, asesorías, sin saber mucho más de lo que sabe, por ejemplo, Máxim o Grande-Marlaska. ¿Que pueden cagarla? Ya. Pero, francamente, prefiero que la caguen ellos a que lo hagan soldados del partido. Aún así, toda mi esperanza y toda mi alerta. Estaremos vigilantes. Aunque creo que merecen un tiempito… Un abrazo.

  3. Creo que nos pasará a muchos lo que a tu hermano. Algunos de los nombramientos oficializados ayer me parecen muy razonables. Y resultan agradables para muchos, aunque sea sólo por la mala acogida que les han dispensado tanto los separatistas vascos como los nazis catalanes. Hay otros nombres que no me suenan; pero es que tener todos tus conocimientos no es muy frecuente.

    • Gracias, Padrino. Totalmente de acuerdo. El tweet de ayer del tontolnabo de Otegui me resultó especialmente reconfortante… Respecto a mis conocimientos, no son tantos. De algunos de los ministros/as no había oído hablar en mi vida… Un abrazo

  4. Hola, Charles.
    Yo soy de los que me he quedado gratamente sorprendido por lo equilibrado del gobierno que ha construido Sánchez (al menos a priori).
    El pasado viernes (¡solo ha pasado una semana, incredible!) estaba deprimido por la perspectiva de lo que podría traer la “alianza del odio” que aprobó la moción de censura, la terrible mezcla de Podemos, PDCat, ERC, Bildu, más los oportunistas deleznables del PNV (que más que nunca, están cumpliendo la célebre frase de Arzallus de que unos mueven el árbol y otros recogemos las nueces).
    Yo pensaba (y algo me queda todavía) que Pedro Sánchez era capaz de vender a su madre para llegar a la Moncloa. Esa sensación ha quedado amortiguada en parte por el gobierno que ha nombrado, que parece sólido y nada amigo de locuras.
    Desde luego, creo que se ha ganado el beneficio de la duda.

    De todas maneras, no conviene olvidar que es un gobierno con pies de barro, o para ser más exactos, con pies de liliputiense. Tiene asegurados solo 84 (+1) escaños de manera directa. Los otros noventaytantos que necesite para cualquier trámite parlamentario va a tener que pelearlos, y me parece que va a encontrar pocos amigos en ese empeño.
    Así que, aunque los mimbres sean Buenos, no sé yo la vida que puede tener el cesto. Veremos.

    Las anécdotas que cuentas son buenísimas. Me recueda a una que contaba mi tio Joaquín Calvo-Sotelo, que en una ocasión le abordó alguien que no conocía, y le aseteó a preguntas del estilo de las que cuentas, y no se pudo zafar. Total, que al teminar la conversación el fulano se despide de mi tío con un: ¡Muchas gracias, señor Luca de Tena!

    Abrazos.

    • Jajaja. Gracias, Copi. Eso nos ha pasado a todos. Desde gente muuuuy famosa, hasta a otros menos populares. Lo de acercarse un tío a Matías Prats Luque y decirle lo que le gusta y tal y tal y acabar diciéndole adiós Piqueras!! Si le pasa a Matías, te podrás imaginar al resto. Respecto a los pies de barro o liliputienses, habrá que ver. Yo creo que esto va a ser ingobernable, pero, lo poco que gobiernen, mejor que sea con estos que con otros. Me alegra sobremanera que no haya ni rastro de Podemos en el gobierno. Un abrazo.

  5. La verdad es que yo estaba preocupado, pero ahora, acongojado, pues este hombre no parece que vaya a hacer lo que los espańoles piden a gritos, elecciones YA, sabe que no se comería un sazi! Esperemos que no haga nada irreversible a cambio de mantenerse en la Moncloa

    • Gracias, Javier. Hombre, espero que eso no pase. Cuando yo digo que ya no estoy preocupado, me refiero a que creo que el gobierno está formado por gente sensata y, aunque haya nombramientos extraños, en general a mí me parece que es un gobierno que puede hacer las cosas bien y de una manera razonable. Y, si no lo hacen, o si Podemos y los indepés les ponen las cosas imposibles, pues imagino que iremos pronto a unas nuevas elecciones. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *