EL DISCAPACITADO

Llevo desde ayer por la mañana buscando el adjetivo para calificar al diputado Rufián. Y juro que no quiero utilizar palabras gruesas, para no caer en su juego de adolescente provocador. Gabriel Rufián vive con la constante presión de cumplir con su papel de nen terrible del independentismo comunista. Imagino que todos saben la que se lió ayer en el Congreso con su señoría de ERC llamando “hooligan” a Borrell o “fascistas” a todos los rivales políticos que se atrevieran a llamar “golpistas” a los políticos catalanes que están en prisión o con procesos judiciales en marcha. De lo que se deducen dos cosas: que Rufián no sabe lo que es un fascista y que este Excelentísimo señor no tiene ni repajolera idea de de lo que es un golpista. Porque si se detiene a leer sobre el Fascismo, Rufián estará de acuerdo con nosotros en que no hay hoy, afortunadamente, ni un solo fascista en el Congreso de los Diputados. Del mismo modo que, por mucho que a él le parezcan unos héroes sacrificados por su pueblo, los políticos catalanes que están en prisión pretendieron cambiar el Estado en el que viven de una manera no legal. Eso, aquí y en cualquier país democrático del mundo, se llama Golpe de Estado, aunque no haya militares de por medio. Otra cosa es que tú opines que tienen razón, pero parece bastante obvio que son unos políticos que se saltaron las leyes establecidas y que intentaron dar un Golpe de Estado.

Lo que pasa es que me da la sensación de que decirte esto a ti es perder el tiempo, porque anoche me di cuenta de que, realmente, lo que te sucede, Rufián, es que tienes un problema. Ayer por la tarde tuve la enorme suerte de escuchar a Ramón Arroyo. Para quien no sepa su historia, contaré que es la persona en la que se basa el peliculón “100 metros” de Dani Rovira y Karra Elejalde. A Ramón le diagnosticaron en 2004 Esclerosis Múltiple. Después de unos años sin tomar conciencia de lo que le pasaba y tras varios brotes en los que la enfermedad fue avanzando y haciéndole daño, Ramón decidió tirar para adelante, afrontar la enfermedad, intentar seguir haciendo su vida “normal” y comenzar a correr. En 2013 acabó el Ironman de Barcelona y, poco tiempo después, llegaron, primero, un “Informe Robinson” contando su historión y, algo más tarde, la propuesta para llevar su vida al cine. Yo recuerdo el día en el que vi aquella película, que acabé llorando como una magdalena.

Ayer Ramón nos tuvo a todos los que le escuchamos, durante hora y pico, con una mezcla de corazón encogido y corazón expandido. A mí se me saltaron las lágrimas varias veces y hubo determinadas cosas que dijo Ramón que se me quedarán siempre en la memoria. Pero destacaré dos. La primera; que Ramón ha sido capaz de aprender a escribir ¡¡dos veces!! después de que le diagnosticaran la Esclerosis. Y sabe que puede que tenga que aprender de nuevo. La segunda; que este héroe asegura que todos tenemos una esclerosis oculta. Y quizás ese es el problema de Rufián. Que tiene algo así como una esclerosis mental y no lo sabe. Tiene gracia que el propio Ramón hable de él mismo como “discapacitado”, cuando es evidente que, si algo ha demostrado en los últimos años de su vida, es que tiene muchas y muy diversas súper capacidades. Sin embargo a mí desde ayer, me parece que el que tiene una discapacidad no sé si en la mente o en el alma es Gabriel Rufián. Siempre tan sonriente, pero siempre tan enfadado. Cada día repartiendo carnets de demócratas comme il faut a los que le ríen las gracias y negándoselos a los fachas que no opinan como él. Que claro, tanto que se mete con los fascistas y, si hay un pensamiento político que sea parecido al Fascismo en intransigencia, intolerancia, persecución al disidente, falta de sentido democrático y totalitarismo, ese es el Comunismo del que él, como marxista, se declara fan.

Quizás la solución sería que juntásemos una semana en una isla desierta a Rufián con Ramón o con otro discapacitado multi-capaz que, precisamente esta semana, me enviaba un documental que le han hecho y que les recomendaré en cuanto esté disponible. Hablo de Eduardo Valcárcel. Edu perdió la pierna izquierda cuando tenía un año y medio en un accidente de tráfico en San Sebastián. ¿Saben a qué ha dedicado prácticamente toda su vida? Al fútbol. Desde que tuvo uso de razón amó este deporte y, como no podía jugar, se empeñó en ser entrenador. Y fue superando una a una todas las barreras que tenía delante para convertirse en la primera persona con discapacidad que obtuvo el título nacional de entrenador. Otra de las pasiones de Eduardo es educar a niños y, desde hace unos años, unió sus dos pasiones y hoy es el director de la Escuela de la Fundación de la Real Federación Española de Fútbol.

Lo mejor de Edu, como le pasa a Ramón, no es la tenacidad, la capacidad de superar lo que les pongan por delante o la fortaleza de espíritu. Para mí lo mejor de ambos es esa naturalidad con la que afrontan todo y el sentido del humor que hace que Edu te diga, por ejemplo, que él es un tío feliz porque jamás se levanta con el pie izquierdo.

18 pensamientos en “EL DISCAPACITADO

  1. Pues perdóname Carlos pero le has entrado al juego al impresentable Rufián. Que por otro lado, todos los partidos han tenido siempre sus mamporreros ofiliales, se llamaran Guerra, Álvarez Cascos o Hernando. Y me fastidia que haya calado esa idea de los golpistas, de tanto repetirla, porque creo que esta vez te toca a ti irte al diccionario. No ha habido un
    Levantamiento violento para hacerse con el poder, por mucho que les pese a algunos. En otras épocas (Ibarretxe) habríamos hablado de “pulso al estado” que creo es mucho más acertado. La verdad

    • Gracias, Josesain. Yo no digo que lo ponga la RAE. Lo que digo es que lo que hicieron estos tíos era un golpe de y al Estado. Y, coño, no me compares el plan Ibarretxe con esto. Ibarretxe no declaró la independencia unilateralmente, ni tomó decisiones saltándose los dictámenes de los letrados de la cámara, ni aprobó leyes inconstitucionales, ni animó al pueblo vasco a hacer algo que el tribunal Constitucional había dicho que no podían hacer. Todo eso es lo que a mí me hace decir que aquello fue un intento de golpe de estado o de golpe al estado. Y creo que llamarles golpistas lejos de ser insultante, es descriptivo. En cambio, ¿tú crees que hay algún fascista de verdad en el Congreso? ¿Piensas de verdad que Borrell es un fascista? Y a mí, personalmente, no me ha calado nada. Yo, desde el primer minuto pienso que lo que hicieron era un golpe al Estado o de Estado. Un abrazo

      • Tú es que ya no te acuerdas del ruido de sables y los tanques de Milans del Bosch en Valencia y los disparos de Tejero. Eso es un golpe de estado. Te quitas tú para ponerme yo o te mato. Todo lo demás es palabrería. Y tú y los que opinan como tú en los comentarios lo único que hacéis es enmierdar la situación tánto como hace el Rufián ese, que tánto honor hace a su apellido. Estáis cayendo en su estrategia.

        • Claro que me acuerdo. Lo que me sorprende es que a ti se te olviden tan fácilmente todas las burradas que han hecho estos tíos pasándose por el escroto la leyes, al tribunal constitucional, a la mitad del parlamento (que se supone que es la mitad de los catalanes), a los juristas del Parlamento y a la propia Constitución declarando una independencia ilegal e irreal engañando a ese pueblo al que supuestamente defienden. Joder. No hace falta pegar tiros para intentar dar un golpe de Estado (que, por cierto, ha sido tan ineficaz como el de los tanques de Milans y los disparos de Tejero) ni hay que amenazar de muerte a nadie para conseguir que muchos vivan en Cataluña con sensación de apartheid en tu propia casa. Si te parece exagerado lo que digo, date una vuelta por el timeline del Twitter de Inés Arrimadas para flipar un ratito. Los indepés llevan demasiado tiempo intentando convertir a los que no opinan como ellos en unos auténticos parias sociales con la ayuda, entre otras instituciones, de una tele pública tan vergonzosa como TV3. Un abrazo

          • Yo no me olvido de nada de eso pero por mucho que mezcles churros con merinas no vas conseguir que eso sea un golpe de estado porque no lo es… o ya les estarían juzgando por ello. No flipemos. Y tú, como buen periodista, no deberías decir que han declarado la independencia porque no lo hicieron (les habría caído la del pulpo). Hicieron una pantomima, un teatrillo. Eso no fue una declaración de independencia, sencillamente, porque no tenían capacidad para ello. Fue una boba declaración de intenciones y poco más. Si dejamos de llamar a las cosas por su nombre esto acabará pareciendo el blog de Inda, amigo.

          • Gracias, Josesain. Menos mal que te tenemos a ti para que nos ilumines, a pesar de que me califiques como periodista parecido a Inda por decir lo que pasó. Aunque tú no lo recuerdes, o no te guste recordarlo, (o no sé qué) el Parlament declaró la independencia de Cataluña el día 27 de octubre de 2017 votando con medio Parlament vacío una propuesta de la CUP y Junts Pel Sí. Por si no te funciona Google, vete a la hemeroteca y verás que fue así. Que no me lo invento yo. Tú lo llamas teatrillo, pantomima, declaración de intenciones. Y creo, francamente, que el que no llama a las cosas por su nombre eres tú. ¿Cómo llamarías a lo que pasó? Pantomima, teatrillo o declaración de intenciones son todas palabras con una connotación graciosa, jocosa, enrollada, no triste. Y aquello que pasó terminó por partir por la mitad a la sociedad catalana, obligó al Parlamento de la nación a activar el 155 (con el voto a favor de casi dos terceras partes del Congreso) y a poner en marcha una mecánica jurídica que puede acabar con varios políticos irresponsables condenados a penas de prisión e inhabilitación. Creo que eres tú el que deforma la realidad de una manera curiosa y llamas teatrillo a una DUI que fue muy real. Lo que pasa es que luego hicieron lo de “me declaro independiente, pero solo con la puntita y un ratín”. Que hicieran una tan lamentable marcha atrás no le quita ni un gramo de peso al absurdo golpe al estado que intentaron dar, de momento, afortunadamente, sin éxito. Pero vaya; para ti la perra gorda. Que vuelva Puigdemont y que liberen a los simpatiquísimos humoristas que nos deleitaron hace un año con su entretenidísima pantomima. Un abrazo

  2. Hola Carlos.

    He leído el primer comentario de Josesain. No estoy de acuerdo con él. Un golpe de estado sí es un levantamiento violento para hacerse con el poder, y estas personas han sido violentas. No sólo es violento el que provoca el conflicto sino el que lo fomenta. Estos señores que están en la carcel, Rufian, y sus secuaces son continuos promotores de la violencia. Lo que llevaron a cabo fue UN GOLPE DE ESTADO EN TODA REGLA.

    Un abrazo.
    Manolo

    • Gracias, Manolo. Yo no tengo tan claro lo de la violencia, teniendo en cuenta que creo que hubo momentos de mucha tensión. Pero lo que es cierto es que no hubo un levantamiento militar ni nada parecido. Pero es que yo creo que, para que haya un golpe al estado, no es necesario ser violento. Todo lo que pasó en aquellas semanas fue una sucesión de decisiones políticas y de acuerdos parlamentarios de sspaldas a la Ley. Y eso es, con violencia o sin ella, un golpe de Estado. Aunque no les guste oírlo. Nadie se puede cagar en la Ley y menos un dirigente político en el gobierno. Un abrazo

    • Otro con la cantinela, pues nada, seguid. Un golpe de estado en toda regla? por muchas mayúsculas que le pongas, solo os engañais a vosotros mismos que, por otro lado, no lo necesitais. Al final, cada loco con su tema, los de un lado y los del otro mareando la perdiz con sus mentirijillas y así no arreglaremos esto jamás.

  3. Creo que legalmente estamos hablando de rebelión o sedición. En cualquiera de los dos casos sería un golpe; pero además es que será el Supremo quien lo dictamine. Igual no es más que un algarada.
    Respecto a Rufian: Los enfant terribles eran tipos bohemíos, divertidos, provocadores con gracia e ironía, golfos, etc. Pienso en Senillosa por ejemplo.
    Este tío es un zafio y un hortera con pésimo gusto

    • Gracias, Andrés. Yo es que, sin entrar en el debate jurídico, creo que es obvio lo que sucedió. Que se pasaron la Ley por la entrepierna y que eso, si declaras unilateralmente la independencia de un Estado, si tomas decisiones contrarias a la Ley, si animas a tu pueblo a no respetar el ordenamiento jurídico, estás dando un golpe al estado. Lo de Rufián yo creo que es un teatrillo y como tal hay que verlo, aunque sea una pena que utilice para sus performances el Parlamento. Un abrazo.

      • Yo no crea que haya que relativizar, porque por ahí se nos cuelan unos elementos poco constructivos para la democracia y la educación. Tipos como él, como el Tardá, pero incluso el propio Hernando, Ábalos, etc. utilizan un discurso beligerante, a la par que hueco, basado en la comunicación de 140 caracteres, lleno de soflamas, falta de profundización en los problemas y mal gusto.
        Guerra era una avispa; pero incisivo, agudo y con gracia. Estos no le llegan ni a la suela de su dialéctico zapato.Es el fiel reflejo de una época, que la verdad, me decepciona bastante. Creo en un parlamentarismo de nivel, que todavía hay, pero que, sobre todo, hemos tenido. Y esto es lo que hay que denunciar porque parece el Salvamé.

  4. Carlos: Lo de ayer en el Parlamento fue de una vergüenza para España.Hemos perdido totalmente los “papeles”. Y me dio mucha pena lo que Ana Pastor, la Presidenta de la Mesa del Congreso, tuvo que decir… Después de 40 años de democracia, estos políticos, mejor que se callaran.

    • Gracias, tía. Ciertamente es muy triste todo esto. Y lo peor es ver a gente normal que pone a una misma altura a los indepés y a los demás. En fin. Beso.

  5. Pero si hubo 900 y pico heridos!!!!…por lo menos eso dijo Puigdemont
    A quién infringe la Ley yo creo que hay que hacerle entender que los actos de un adulto tienen consecuencias
    Pero no lo entienden!!!
    Qué se le va a hacer

    • Gracias, Cuca. A mí no me parece que aquel día la estrategia del Ministerio de Interior fuera la mejor, ciertamente, porque les dimos exactamente lo que querían; unos movimientos policiales para que ellos pudieran vender que las fuerzas policiales fascistas invasoras habían masacrado al pueblo catalán que simplemente quería votar. Con lo bonito que es votar. Y ese mensaje lastimero de demócratas de toda la vida aplastados por un Estado opresor, se lo compró mucha gente en Europa con la inestimable ayuda de nuestro gobierno. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *