PERDÓN

Imagino, Ione, que habrás llamado ya a Salmán Bin Abdulaziz para que nos pida perdón. A él (que, por si no lo sabes, es el Rey de Arabia Saudí) y a todos los demás monarcas y presidentes de regímenes SÚ-PER-DE-MO-CRÁ-TI-COS que gobiernan en todos los países que ocupan hoy lo que, en su día, fue el Califato Omeya.

¡Ah, no! ¡Disculpen! Que, como todo el mundo, sabe, los musulmanes son los buenos y ellos vinieron a la península ibérica a repartir golosinas de miel y almendra y a convivir en paz y armonía con todo aquel que profesase la fe cristiana. Porque, para todo esto, los de Podemos mantienen esa división pueril de la Historia entre buenos y malos. ¿Los cristianos en general y católicos en particular? Malos. ¿Los musulmanes en general y los Omeyas en particular? Unos profetas de la concordia. Durante la Guerra Civil española; ¿Cualquiera bajo el gobierno de la República? Bueno. Aunque fuera un hijoputa con piernas, bueno. ¿Cualquiera que no besara por donde pisaba la bandera tricolor? Malo. Aunque fuera un Santo Varón, malo. Y así podemos seguir con infinidad de cosas.

Hay que tener memoria para recordar la Guerra Civil española y la Dictadura, pero, por supuesto, las víctimas de ETA tienen que olvidar y perdonar y aceptar que, para las/los de Podemos/as, Otegui sea un referente de tolerancia y bonhomía. Lo que viene siendo un hombre de Paz. Hay que tener memoria para recordar a las víctimas de la invasión de España de Latinoamérica, pero, por supuesto, ni Italia (S.P.Q.R.), ni Francia, ni el mundo musulmán, nos tienen que pedir disculpas por sus respectivas invasiones. Porque podríamos reclamar una refundación de la ONU en la que todos los países del mundo nos pidiéramos perdón unos a otros por las diferentes afrentas que nos hemos hecho en los últimos ¿20 siglos? ¿25 siglos?

Pero habría que poner un límite, Ione, porque me veo yendo a cada yacimiento paleolítico a poner una placa en la que los descendientes de los Cromagnones y Neandertales pedimos sinceras disculpas al Homo antecessor y a sus coleguis de Atapuerca por haberles robado las cuevas. Aunque, claro, ahora que lo pienso, seguro que también ahí los dividís en buenos y malos. Y a lo mejor resulta que los Cromagnones, con eso de ser franceses e ilustrados, eran mucho más demócratas que los de Atapuerca que, al estar en Castilla-León, seguro que eran unos fascistas, que por allí casi siempre ha ganado el PP. De hecho; en Burgos, un caballero, y, en Atapuerca, una dama, gobiernan dos fascistas del PP. Una pena.

Es que puede que suene a coña, pero después de la tontada del Presidente Mexicano de exigir al Rey y al Papa que pidan perdón por la Conquista de América, ha salido rauda esta portavoza de Podemos y Podemas a darle la razón a López Obrador. Que no entiendo yo esa manía de revisar la Historia siempre escorándose hacia un lado. Yo puedo comprender que cada historiador arrime el ascua a su sardina y que, para entender cada período de la Historia, uno deba leer lo que dicen los de un lado. Pero es imprescindible que entendamos lo que dicen los del otro. Y así poder hacerse un juicio con una mínima ponderación.

Y eso no solo ocurre con el pasado. Los que actualmente escribimos la Historia que se estudiará en el futuro somos, en primer lugar, los periodistas y, en segundo lugar, los ensayistas que se dedican a analizar lo que nos pasa. E imagino que, si cualquiera quiere hoy saber qué sucede, debe ser consciente de que no puede leer un solo periódico, escuchar una sola radio, ver una sola tele o seguir en redes sociales solo a los de un lado. Porque, si hacemos eso, nuestro conocimiento estará cojo. ¿Importa esa cojera a los políticos que hoy nos asolan? Yo creo que les importa exactamente unos cinco camiones de pepinos murcianos. Porque lo de la lectura tergiversada, por desgracia, no es exclusivo de Podemas aunque, francamente, hoy, quien esté cubierta de gloria sea Ione.

Ayer, mientras pensaba en todas estas tontadas y en el perdón, no sé por qué, me acordé de una vez que tuve yo que pedir disculpas a unos manifestantes. Era 1988. Había entre la Plaza de Colón y la de Alonso Martínez una manifestación de CCOO y UGT protestando contra la Reconversión Industrial. En aquellos tiempos, en Antena 3 tuvieron la idea cachonda de crear dos unidades móviles de color especial; una Negra con el gran Manolo Marlasca padre (q.e.p.d.), y otra Rosa fucsia con el magnífico cronista Pedro Arnuero. En general, la gente flipaba con esas móviles que aparecían en sucesos truculentos y en eventos sociales.

Aquel día de la manifa sindical, llegamos, con las prisas habituales, Julio Menayo y yo al garaje a recoger nuestra móvil y observamos, con estupor, que el único coche disponible era la Unidad Móvil Rosa. Julio y yo nos miramos y dijimos: “¡¡Palante!!” y nos fuimos a cubrir una manifestación sindical con una móvil más rosa que las camisas de Krispin Klander. Se podrán imaginar el choteo. Lo malo no fueron los comentarios sobre nuestra masculinidad y el tipo de juegos sexuales que los manifestantes sugerían que hacíamos Julio y yo ahí dentro (por los que hoy habrían acabado en el trullo unos cuantos). Lo malo fue cuando le pedí a uno de los líderes que viniera a la móvil para hacerle una entrevista. Con una cara de muy pocos amigos me dijo que le parecía una falta de respeto que, con lo mal que lo estaban pasando, acudiéramos allí con una móvil rosa, como si fuéramos a reírnos de ellos. Así que bajé la cabeza, le pedí disculpas, nos retiramos discretamente, e hicimos nuestra conexión en directo sin protagonista teniendo la sensación de que, efectivamente, a veces, para tener que pedir perdón no es necesario que tus híper-ultra-bis-tatarabuelos hayan invadido ningún país. Basta con algo tan sencillo, y tan cercano, como que tomes alguna decisión sin tener en cuenta que le puedes estar pisando un callo al de enfrente.

20 comentarios en “PERDÓN

  1. Como tengo que ganarme los garbanzos en Mexico me haré de Podemos inmediatamente; también islamista y anarquista-marxista-leninista aunque sea antitético. También me pondré rastas.

  2. ¡Qué razón tienes y cuánto me he reído, leyendo tu gran texto…!
    Tienes mucha razón. ¡A pedir perdón!
    Qué pena que tu foto no viniera con la camisa rosa….

  3. Pues yo, qué quieres que te diga. Sin haber leído la carta de López Obrador y sin haber escuchado a la portavoz de Podemos, me aventuro a leer entre líneas y me mojo, sin dar la razón a nadie pero sin quitársela tampoco. Creo que todos compartiremos el criterio de que lo que para nuestros antepasados (todos) era normal, hoy a menudo lo consideramos una atrocidad inaceptable. Ocurre con el esclavismo, el derecho de pernada, el sufragio no universal y más recientemente lo de fumar en los autobuses, los platós de tv. y hasta en los hospitales.

    Porque es una bestialidad que para ver el friso del Partenón, un griego tenga que irse al museo británico de Londres. La época de las conquistas y los descubrimientos estuvo plagada de barbaridades. Yo no creo que nadie deba pedir perdón por lo que hicieron sus ancestros hace siglos, pero tampoco está de más explicitar ese malestar, ese lo lamentamos, o disculparse en nombre de la historia pasada… ante los que todavía hoy en día sufren las consecuencias de aquella barbarie. Sea porque les han expoliado su patrimonio cultural o porque poblaciones autóctonas enteras fueran exterminadas casi íntegramente y confinadas a pequeñas reservas de las que todavía hoy les cuesta salir. Me da igual la razón. Por lo que sea. Nunca está de más empatizar. No hay nada malo en pedir perdón. Bush lo hizo y Blair también. Aznar no. Somos así. Tan de misa de domingo y que nos perdone Dios las cositas. Pues yo creo que hay que pedir perdón aquí abajo, en la tierra. Porque lo contrario, lo que haces tú en esta cabra, es seguir metiendo el dedo en la herida 500 años después. Y eso, desde luego, bueno no es.

    • Gracias, Josesain. Si yo no digo que no haya que pedir perdón. Lo que digo es que no entiendo que tengamos que pedirlo para unas cosas sí y, para otras, no. Para unas, las víctimas tienen todo el derecho a pedir justicia y, para otras, a las víctimas, que les den. Y esto que digo ponlo (por usar un ejemplo cercano) con las de Eta y las de la dictadura, haz un viceversa, escucha los discursos de los unos y los otros al respecto y me entenderás. ¿Deben pedirme los árabes perdón por las atrocidades de Abderramán? Sinceramente creo que no. Y, en el caso de que lo hicieran, me la refanfinflaría soberanamente. Y yo no meto ningún dedo (que anda la frase que has utilizado), simplemente me descojono de que, a estas alturas del siglo XXI sigamos con tantas gilipolleces. Un abrazo.

  4. Quien era krispin kanxxx? Me perdí los.90 en España jaja. Creo que la reflexión es muy buena pero en exceso amable. Yo encuentro del todo fuera de lugar a este presidente. La foto genial:-) en serio. Vargas Llosa lo ha resumido bien: se debe pedir perdón a si mismo, creo que ha dicho. Tal cual .genial la historia de la.mani.!

    • Gracias, Iris! Krispín Klander fue un personaje que creó Pepe Navarro. Era una parodia gay de Chiquito de la Calzada. Era buenísimo y hacía la crónica social en “Esta Noche Cruzamos el Mississippi”. Lo de todos estos es de campeonato. No tanto por el hecho de que exijan que alguien pida perdón, sino por el hecho de que creen que unos deben pedirlo y, otros, no. Y ahí es donde comienza el patinaje. Beso

  5. Muy bueno Carlos. Eres único para hacer reir. Alguna carcajada he soltado. Todos estos pequeños sucesos que ocurren hablan mucho de la sociedad en la que vivimos. “Estamos pasados de rosca en todos los aspectos”. Falta poco para que los descendientes de Caín tengan que pedir perdón a los de Abel… falta poco.
    Un abrazo.

    • Gracias, Manolo! Me alegro de que te rías, que falta hace… Respecto a las peticiones de perdón, es de risa y de pena a la vez. No tanto el que se reclamen perdones, que no me parece mal. Lo que creo que no tiene un pase es que se acepte pedir perdón a unos, pero no a otros… Un abrazo

  6. Magnífico post amigo Carlos, me ha hecho recordar viejos y buenos tiempos. Gracias por los recuerdos de este cronista. Imagínate cómo era moverte todos los días con la dichosa Unidad Móvil Rosa y el cachondeo en esos años locos y maravillosos años ochenta. Un abrazo amigo.

    • Gracias, compañero! Me alegro de que este artículillo haya servido para reencontrarnos. Solo falta que me mandes la foto y la incluyamos… Qué buenos recuerdos de aquella época tan divertida y tan cambiante! Un abrazo

  7. No se si ya lo ha hecho pero quizás el presidente de Mexico debería pedir perdón por sus antepasados q quizás cometieron alguna atrocidad más q las de los actuales españoles q no fueron a ¨la conquista¨. En fin, no es por echar leña al fuego pero viendo las estupidecesq a veces dicen nuestros gobernantes. Pues a mi se me ha ocurrido esta.
    Carlos, gracias por tus casi siempre acertados artículos

    • Gracias, F. Soria. Creo que el Presidente de México ni ha pedido perdón, ni tiene ninguna intención de pedirlo. Como dijo Vargas Llosa, también podría pedir disculpas, sin irse 5 siglos atrás, a los indios que sufren hoy en América Latina la infinidad de gobiernos de sátrapas que han padecido. En fin. Y me gusta esa precisión de “casi siempre acertados”. 🙂 A mí me va la marcha así que, cuando no te parezcan acertados, dilo también. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *