BARDEM

Conste que no conozco de nada a Javier Bardem. Bueno, en los últimos años se ha hecho conocidísimo, pero quiero decir que nunca le he saludado personalmente. Vaya, que no somos amigos.
Digo esto porque me resulta sorprendente la tremenda inquina que levanta el actor entre mis amigos de derechas. Es curioso, porque es una inquina directamente proporcional a la irrefrenable pasión que Javier Bardem despierta entre mis amigos de izquierdas.
Contra la pasión sin freno no tengo casi ninguna pega, pero sí se me ocurre alguna contra ese odio visceral hacia un actor que a mí me parece magnífico.
Viene esto a cuento porque el otro día vi la última película que ha protagonizado el hijo de Pilar Bardem (otro coco para mis amigos de la diestra). Era la última de la serie de James Bond. La vi con mi hijo y lo pasamos en grande. A mí me pareció que Bardem estaba majestuoso y que era de esos malos-malísimos que te erizan los pelos de la nuca cuando los ves en pantalla grande. Es más creo que vuelve a hacer, en otro registro, una interpretación para llevarse decenas de premios. Probablemente le cueste que le den galardones, porque está en el reparto de una de 007, y eso como que mola menos, pero el Bardem, de verdad, se sale.
La cuestión es que no han sido ni uno ni dos los amigos que me han asegurado que ellos no piensan ir a ver esa peli. Cuando les preguntas por qué, las contestaciones oscilan desde la muy conciliadora: “yo no le doy dinero a ese gilipollas”, hasta la más enternecedora: “Que le vayan a ver su madre, Pe y ZP”.
Yo comprendo que Javier Bardem pueda no caer muy bien entre cierto electorado; que sus apoyos a determinadas posiciones políticas puedan levantar alguna ampolla, o que su defensa de ciertas ideas le genere enemistades. Hay que reconocer que tampoco es que él haya hecho mucho por congraciarse con los que no son de su cuerda. Y también es verdad que a Bardem sólo se le ve en manifas cuando son contra el PP y quizás podría manifestarse de cuando en cuando contra algún gobierno del PSOE. No lo hace. Pero, que yo sepa, Javier Bardem no ha matado a nadie, no es un maltratador, no roba y ni siquiera ha sido tertuliano de Sálvame. Razones, todas ellas, que podrían provocar esa furia. No. Sencillamente, a Bardem le dan hasta en el DNI porque, de una manera vehemente y un punto provocadora, opina distinto a los que le odian muy cordialmente. Y a mí ese es uno de los sentimientos que me aparcan en el garaje junto a la cabra. ¿A qué punto hemos llegado, que resulta que no vamos a ver a un actor porque hace campaña por tal o cual, o porque defiende al muy demagógico y desparramado Alcalde de Marinaleda?
Yo, personalmente, creo que Bardem haría mejor en no meterse en esos charcos de los antipepé y del Sánchez Gordillo, pero pienso que debería tener absoluta libertad para hacerlo sin que media España lo considere por ello enemigo público namberguán y deje de ir a sus películas. Por supuesto que esa media España tiene todo el derecho a despreciar a Bardem y a no ir a verle actuar, pero creo que en esa inquina reside una gran parte del problema que tenemos hoy encima. Han sido muchos años de dos partidos nacionales y unos cuantos nacionalistas echándose mierda unos a otros a paladas. Han sido muchos años de apertura de brecha, de escarbar en una zanja en la que hoy estamos de barro hasta las ingles. A lo mejor deberíamos mirar afuera y salir de ella. Hay un estupendo dicho inglés que reza: “When you’re in a hole, stop digging”. O sea; si estás en un hoyo, deja de cavar. Quizás, que mis amigos los de derechas se vayan a ver el papelón de Bardem sea una manera, tonta, pero una manera de que vayamos soltando de una vez el pico y la pala.
P.D. En otra cabra diré cómo se me ocurre que pueden ir soltando el pico y la pala mis amigos de izquierdas, que creo que también cavan lo suyo.

16 comentarios en “BARDEM

  1. Quizás la sin/razón que les asiste a tus amigos de derechas, sea la misma que le asiste a JB (tiene iniciales espiritosas) a la hra de posicionarse por sistema en contra del PP, con el argumento que sea, pero contra el PP y por tanto haciendo gala de un sectarismo que, en su caso, creo que es tan palmario como sus buenas dotes de actor. Personalmente me cae mal, por sectario, pero desde luego no dejo de ver una pelicula porque este el, ya qu consider que es bueno en lo que hace. “susaetas” noches……y te doy pie para otra cabra, o macho cabrio

    • Gracias, Javier. Sobre todo por la sugerencia de la cabra Susaeta… Lo malo es que creo que ya le están dando por todos lados y, cuando llegue yo, va a a quedar poco por decir. Pero lo que dijo el muchacho da para reflexionar, pero bien.

      • Claro que igual nos ha dado la letra para el himno y en vez de decir lolo lolo lorolo lolorolo loloro lo looooo, podemos decir cosa,cosa la cosa cosa cosa cosa cosa coooo…

  2. Sabía de tus dotes, hechuras y buen hacer desde tiempos inmemoriables (sin TDT) frente al objetivo, de tu salero para crear y conducir un programa como Golflog del que (desgraciadamente) era un fiel seguidor, pero reconozco que me acabas de sorprender una vez más con tu prosa y estilo.
    El tema está entre espinoso y jodidillo, me tengo por amigo tuyo y si, puedo decir alto y claro que poco tengo que ver con la siniestra. También soy de los que se dejan llevar por ciertos recelos en base a determinadas poses, sobre todo, por parte de aquellos que defendían la ceja, ahora a rblkb y sus “políticas”, asistiendo a manifestaciones, mezclándose por un momento con el pueblo, ese pueblo del que nada tienen que ver cuando reposan y/o retozan en sus mansiones.
    Quizá ahí, Carlos, resida una gran parte del sentimiento agrio que provocan entre el electorado diestro… Yo por mi parte, no me dejo engañar.

    *Por último, acertadísimo tu planteamiento de las dos Españas, del PP o del PSOE, del Madrid o del Barça, Monarquico o Republicano, Español o Nacionalista… Charly, se está cargando esta nuestra vieja piel de toro.

    1 fuerte abrazo,

    Jorge

    • Gracias Jorge. Yo tengo esperanza en que salgamos de esta y en que bajemos la tensión ambiental que se percibe. Claro que luego escuchas a gente como el pobre Susaeta ese diciendo que “estamos aquí representando a una cosa” y te da la sensación de que no tenemos remedio. Aún así yo soy optimista y confío en que acabaremos llegando a un punto de comodidad. Está complicado, pero confío en ello.

  3. Querido Carlitos…….que quieres que te cuente, el amigo Bardem es de lo de ir por ahí apoyando al su normal del Sánchez Gordillo, por eso de que queda bien ser progre, comunista, y que todo es de todos ( menos lo mío claro) que me lo gasto en lo que queira, como que mi tremenda actriz y mujer la PE (tocate……….piiiiiiiiii) pero la Seguridad Social Española pa los demás (y me parece cojonudo) pero no presumas de lo que realmente no es tu tipo de vida, ni tu día a día. Como su ……..Madre………….., bueno mejor lo dejo…….que me pierdo. Por cierto que la película ahora que lo pienso, sólo por verle como muere seguro que finalmente la veré siene y siene de vesesssss. Besos mi hermano y sigue escribiendo como siempre que disfruto………buenas noches.

  4. Creo que un personaje tan público debe medir mucho sus palabras, y Bardem no lo hace… o quizás sí!!! Personalmente, a pesar de que fuimos al mismo colegio de pequeños, le tengo un paquete importante, pero profesionalmente, hay que reconocer que es un actorazo. Pero ya que utiliza su imagen para mandar mensajes políticos, al menos debería ser consecuente… no te metas tanto con tu país cuando luego te vas a tener a tu hijo al mejor hospital del país que tanto criticas, y ahora tiene un americanito, ¿por si las moscas???, en fin… A pesar de todo, yo también fui a ver 007 y me pareció que él estaba perfecto, malo, repugnante, diría que mucho mejor que Daniel Craig en su papel de Bond, que me lo creo menos. La película me encantó. Estas personas tan mediáticas deberían estar más calladitas si no quieren ganarse enemigos, pero quizás, si hubiese estado calladito, no habría llegado donde ha llegado… Un beso!

    • Gracias Carmela. Quizás sea eso que dices de que parezca inconsecuente lo que hace que se le tenga tirria. Pero yo creo que también influye que estamos todos muy atrincherados y nos parece una agresión lo que dice el de enfrente. Y en lo de estar atrincherados incluyo por supuesto también a Bardem y a tantos otros. Besos.

  5. Pedazo actor, sin dudas. Pero puede por favor alguien aclararnos (me encantaría saber si lo ha hecho ya él personalmente) si tiene su residencia fiscal en Miami viviendo realmente en Madrid?

    • Gracias Jimena. La verdad es que no tengo ni idea de lo que preguntas. A ver si me entero, aunque me temo que este más que en Madrid vive en treinta sitios cada año.

  6. Si tiene su domicilio fiscal fuera ,es un crack como actor pero aireando essa bandera. Que lo vea su madre. lo que tiene que hacer es ser mejor persona, eurito que deja fuera, eurito que nos manga

  7. Totalmente deacuerdo Uncle!, creo que es básico saber diferenciar entre lo personal y lo profesional, no se puede crucificar la carrera de alguien solo porque no compartamos sus ideas políticas o sus maneras y modos. A mi me pasa desde hace tiempo algo muy parecido con el que considero genial Joaquín Sabina, y no por eso he dejado de ir a sus conciertos ni de comprar sus discos…otra cosa es ya que me parezca infumable ver una entrevista suya! . Enhorabuena y sigue escribiendo! Besos!

  8. Carlos, es que no se qué narices podemos esperar en nuestra amada España cuando el domingo pasado aparece en portada del ABC del domingo, una foto de la Duquesa de Alba opinando sobre la situación del país. Está claro que si esto es lo que tiene que contar, y se supone que por ende es lo que interesa a los lectores de ABC, también está claro qué es lo que los lectores del País les gusta oír, esto es, a un actor o a su novia, opinar sobre la situación en España. Este es el nivel que tenemos y como consecuencia tenemos la clase política que tenemos, los administradores públicos que tenemos, los banqueros que tenemos, etc, etc, etc. Lo que hace el Financial Times o el Wall Street Journal es una majadería que no interesa a nadie. Vamos, que para cantar ahora eso del “yo soy español, español, español”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *