ESTAMOS TODOS LOCOS

Me van ustedes a perdonar que me ponga íntimo, pero menuda bronca tuve el sábado pasado con mi hija la mayor.

Se llama Paula, está a punto de cumplir 18 años y es una buena chica con la cabeza sobre los hombros. Llevaba semanas hablando de su viaje de fin de curso a Mallorca y yo, que tengo cierta tendencia al despiste, tampoco le hacía mucho caso. Pues vale; se va a Mallorca en junio. Hasta que el viernes por la noche estuvimos cenando con un grupo de amigos. En los postres, cuando se abren las conversaciones profundas, uno de ellos nos dice: “estamos agobiadísimos con lo del viaje de la niña a Mallorca”. Yo, la verdad, pensé: “Cáspita, ni que fuera Afganistán”. Hasta que continuaron hablando.

MACRO-BOTELLÓN EN MALLORCA

Resulta que lo que para mí era el viaje de estudios de fin de curso de mi hija a Mallorca (Catedral, casa de Chopin, algún museo, parajes naturales impresionantes, playas, cachondeo por la noche en alguna discoteca…) no era tal. El viaje de fin de curso es una especie de macro-concentración de chicos de 17 y 18 años de numerosos colegios de Madrid, que se van a Mallorca a pasar la semana posterior a los exámenes.

Esto, así dicho, no tiene por qué resultar escandaloso. Lo que para mí es tremendo, es que esos cientos de muchachos y muchachas, la mitad menores de edad, van solos. Aunque suene increíble, no hay ningún adulto al cargo de esta masa de postadolescentes que imagino que lo más parecido a algo cultural que van a ver, va a ser el Museo del Jamón.

¿VIAJE DE ESTUDIOS O INICIÁTICO?

Yo tengo la sensación de que estamos haciendo dejación de nuestra responsabilidad como padres. No entiendo que nos pueda parecer bien que nuestros hijos, en manada, acudan a un lugar en el que el 90 por cien de su tiempo van a estar tomando copas y tirados en la playa. ¿Qué les estamos enseñando con esto? Y conste que no estoy en contra de que se diviertan.

Yo también hice viaje de fin de curso y por las noches salíamos y desvariábamos, pero teníamos a dos adultos supervisando. Y al día siguiente, a las 9 tocaban diana porque teníamos que ir a ver la Mezquita, la Alhambra o la Giralda. Y estoy seguro de que, en mi viaje, con la tostada que llevaban, algunos no se enteraron de si la Alhambra la hicieron los moros o los cristianos. Pero allí estábamos controlados por dos adultos.

EDUCADOS EN LA PRISA

No sé qué nos ha pasado que nos ha vuelto locos. Qué sucede, para que personas a las que yo considero juiciosas y hasta excesivamente conservadoras, dejen a sus hijos acudir a este tipo de viajes. Qué falla para que nuestros hijos necesiten que todo ocurra ya. Porque hay cosas que hay que esperarlas y que lleguen cuando toque. Pero ellos y, lo que es peor, nosotros, le estamos dando alimento a su falta de saciedad con una cuchara del tamaño de un Seat Panda. Hemos dejado que nuestros hijos se eduquen en la prisa por llegar y por conseguir aunque ni ellos ni nosotros sepamos a dónde van, ni lo que quieren tener.

Pero volviendo a lo del viaje a Mallorca. Discutí con mi hija. Paula me insistía en que debía confiar en ella y yo le aseguraba que claro que me fiaba de ella. De lo que no me fío es de la horda. Quinientos postadolescentes sin control y con acceso ilimitado a alcohol y a juergas nocturnas tienen muchísimas posibilidades de acabar teniendo un problema. Lo he pensado frecuentemente después de lo del Madrid Arena, en el que estaban decenas de amigos de mis hijos.

PADRES QUE MIRAMOS A OTRO LADO

Estoy seguro de que en la tragedia influyó, al margen de la presunta avaricia y negligencia de los organizadores, el hecho de que hubiera miles de jóvenes pasados de alcohol. Y muchos de ellos menores de edad que, como han hecho mi hija y las amigas de mi hija en alguna ocasión, entran en los locales con DNI falsos. Mientras, sus padres, por no discutir, miramos para otro lado y hosteleros sin escrúpulos les dejan que pasen, sin ser demasiado estrictos, para no perder negocio.

Igual es que me estoy volviendo un carca, pero creo que si en estos viajes a Mallorca aún no ha pasado nada es porque hemos tenido suerte, porque desde luego nosotros, los padres, estamos haciendo lo posible porque suceda. El problema es que veo que, al paso que va la burra, lo mismo mi mujer y yo acabamos dejando a Paula que vaya, confiando en que sea un Ángel de la Guarda el que, al final, nos haga el trabajo.

26 comentarios en “ESTAMOS TODOS LOCOS

  1. 12 años y medio me faltan hasta que mi hija “Sarita” tenga 18… Sinceramente, no sé dónde vamos a parar, pero que se nos está yendo de las manos la educación de los hijos es claramente evidente. Amigo Carlos, no te envidio la papeleta. Sólo sigo buscando donde contratar más angeles de la guarda….
    Un abrazo desde Suiza.

    • Gracias Javier. Quizás a mí se me escapa alguna clave, pero ese mirar hacia otro lado que hacemos con frecuencia nos puede acabar costando caro. Un abrazo para todos los ginebrinos.

  2. Amigo Carlos,
    Ya pasé esa varicela, mi hija tiene ya 24 añazos y me considero un afortunado en lo que respecta a su educación, valores y respeto hacia los demás, las cosas de los demás (papeleras, marquesinas, etc), sus padres y hacia ella misma.
    Ya he vivido esas situaciones, y creo que Paula, con los padres que tiene y la educación recibida, sabrá estar a la altura de las circunstancias.
    Son 18 años, unos jodidos babys para nosotros, pero soy de la opinión de no cortarles las alas (dentro de un orden) si no te defraudan.
    Se por lo que estás pasando, los padres le tenemos pánico a esas situaciones, pero un día te contaré una anécdota con un café de por medio y lo entenderás como yo, de un plumazo.
    A mi me ha salido bien la jugada, seguro que a vosotros también.

    • Gracias Jorge. Yo no pienso cortarle las alas a mi hija, en la que confío plenamente. Es más, si mi hija me propone irse con 4 amigas sensatas y mayores de edad este verano de Interrail, le diré que sí. Pero lo del viaje a Mallorca me parece otra cosa. No es un tema de miedos realmente. Es que creo que dejando que 500 muchachos, de los cuales 250 son menores, estén una semana a su bola sin ningún control adulto, estamos poniendo el abono para que pase algo malo. Espero ese café. Un abrazo.

  3. Pues sí Carlos, estás hecho un carca. Ya te hubiera gustado a ti ir de juerga a Mallorca en vez de a Granada. No me hagas escribir aquí las cosas que has hecho tú con 17 y con 14. Tus padres, juiciosos, confiaron en ti y en la educación que ellos te habían dado. Y salió bien, como no podía ser de otra forma. Yo no dejo de asombrarme de que no haya más cirróticos, alcohólicos y hasta cadáveres a mi alrededor con los guateques que hicimos en su día. Es ley de vida, son jóvenes y es lo que toca. Otra cosa es quién paga el viaje, claro, que una cosa es que los padres financiemos viajes culturales con un componente de desfogue y otra bien distinta es un macrobotellón de 7 días con todos los gastos pagados. Qué se lo paguen ellos, por supuesto. Así por lo menos aprenden a ganar dinero y a ahorrarlo. Más de uno se lo pensará, claro está. Y por cierto, lo del Madrid Arena fue una terrible fatalidad, no te tortures por los dnis falsos o por mirar para otro lado en un país que rinde culto al alcohol y a la trampa. Dentro de unas semanas comeremos uvas y luego nos meteremos en el coche bolingas total con los niños dentro, esos que en 15 años se colarán en una fiesta, como hicimos nosotros. La vida sigue igual.

    • Gracias Josesain. Claro que me habría gustado ir a Mallorca y que mis padres me hubieran dejado ir sin adultos a ese viaje. Pero creo que a mis padres no les habría gustado. Como no me gusta hoy a mí. Yo no digo que no hagan fiestas, que no salgan y que no desparramen como hemos desparramado tú y yo y otros como nosotros. Yo no digo que no hagan botellón, aunque intento educarles para que no lo hagan. Lo que no voy a hacer jamás es ir yo al chino a comprarles las botellas. Y creo que permitir que 500 jóvenes, con un 50 por ciento de menores de edad, se vayan una semana sin adultos a desparramar a Mallorca es peligroso e insensato y una dejación de nuestra responsabilidad como padres. O sea es ir al chino y comprarles las botellas. Puedo parecerte un carca y un gran capullo, pero creo que eso es así, como hoy es miércoles. Y yo, si bebo, no conduzco. Y tú tampoco, que si has bebido conduce la mari… Un abrazo.

  4. entiendo perfectamente, yo todavía ni soy madre ni tengo más de 31 pero he pasado por esa preocupación con mi hermana Marta, once años menor que yo y aunque tampoco me considero carca veo las cosas de la misma manera que tu!

    Nosotras hasta a las convivencias y retiros del colegio nos llevábamos cervezas!! Eramos unas liantas y lo pasabamos bien hasta en una charla de un cura pero es que siempre teníamos el orden y la limitación de algún adulto dando el toque de queda y vigilando.

    Martita se fue al Algarve con sus amigas, también como viaje de fin de estudios y sin ningún mayor, me pareció tremendo pero es que no se puede hacer nada!!!

    Ay la que me espera a mi dentro de unos años!!! Espero que vuestra generación consiga averiguar la forma de inculcar a los niños el saber esperar a que las cosas te lleguen cuando te tenga que llegar, como has dicho tú antes.

    De todas formas no tienes otra que confiar en ella. No se si estás a tiempo todavía pero por si acaso te paso la frase que siempre me decía mi padre a esa edad y que a mí me funcionó, “cuando veas el peligro aléjate rápido”. A lo mejor ahora me he pasado de miedica pero cuando veo algún lío o calle oscura allá que me doy la vuelta!!!

    Suerte con la causa y ánimo!!!

    • Gracias Chipi. Respecto al peligro, estoy seguro de que mi hija no se va a meter en problemas. Es tirando a cagoncilla y prudente. Puede que algún día se vea envuelta en problemas, pero no creo que los busque. Yo confío plenamente en ella. Pero yo no hablo de ella. Hablo de los padres. Creo que nos estamos equivocando y que por algún tipo de buenismo, de colegueo o de no sé qué, dejamos de aplicar lo que yo creo que hace falta en la educación; los límites, la espera y la responsabilidad. ¿Carca? quizás. Pero yo creo que es imposible educar sin poner límites y marcar responsabilidades.

  5. Carlos, cada día el tema está más jodido para los padres .Cuando mi hija tenia 18 años me hacia caso,a regañadientes, pero me lo hacia. Tuve que confiar en ella, pero siempre estuve atento por si surgía un problema.Entonces los riesgos también existían aunque creo que había menos masificación . Haces bien en preocuparte y en ser un padre responsable.
    Un abrazo. Diego

    • Gracias Diego. La verdad es que la niña es maja y responsable y confío en ella plenamente. Pero creo que nos estamos equivocando de medio a medio. Un abrazo.

  6. Querido Carlos:
    Estoy habitualmente de acuerdo contigo, como bien sabes, pero en este caso no. No seas iluso, lo de los 500 es un chiste, son varios miles. Suerte tenemos con que los españoles no suelen/solemos hacer balconing. No somos mejores ni peores que nuestros padres y ellos acertaron ¿o no?. Nosotros también acertaremos, porque no es cuestión de ciencia sino de suerte. Coincido con Josesain. Ah y no tengas duda, Mallorca no les hace falta para nada.
    Un abrazo y sigue cabreandonos. Iñigo

    • Gracias Íñigo. De eso se trata, de que comentéis aunque no estéis de acuerdo conmigo. Estoy seguro de que acertaremos. Creo… Lo que también creo es que a base de dar pasos adelante a bollo, acabamos aceptando como normales cosas que a mí me parecen profundamente anormales. Que un chico de 17 años esté una semana sin supervisión de adultos, haciendo vida de mayor de edad, accediendo a alcohol sin límites y con el consentimiento de sus padres, a mí me parece marciano. Y eso no tiene que ver con la confianza en mi hija (en la que confío y que será mayor de edad para entonces) ni con que yo piense que esta juventud es peor que la nuestra (que no lo pienso). Es simplemente, que pienso que estamos equivocándonos y que creo que por el hecho de que nos equivoquemos todos juntos, no estamos menos equivocados. Un abrazo.

  7. Como bien sabes cabra, tengo una hija que se encontrará con la tuya en Mallorca, porque no te quepa la menor duda, allí estarán las dos..
    Dice José Antonio Marina recordando un refrán africano, que para educar un niño se necesita toda un tribu..y la que nos ha tocado ahora no es una tribú fácil.
    A ver si un día quedamos con Joseain y que nos ilustre de las cosas que hacías tu con 17…
    Creo que nuestra obligación como padres es dar a nuestros hijos raíces firmes y alas largas y fuertes. Alas que les lleven tan lejos como elijan volar, y raíces profundas que les sujeten cuando vengan difíciles. Y a difíciles me refiero también a ir contra corriente, a no dejarse llevar por el instinto, a poner cabeza cuando el cuerpo te pide poner tripas..
    Ahora, creo que con 17 “casi todo pescando vendido es” y que lo que nos queda es confiar que hicimos un buen trabajo. Que se divertirán, que beberan, pero que no se pondrán en mas riesgos de los debidos!

    Por otro lado estoy de acuerdo en que contribuyan económicamente a los gastos, y asuman parte de la responsabilidad. Creo que es parte de su crecimiento.
    Carlos, como va a acompañarles un adulto… ? la mitad de ellos lo son… tu aportas una de 18, yo una de 17…
    A nosotros nos siguen pareciendo unos niños, pero es que yo con mis 44 castañas y mis cuatro hijos, les sigo pareciendo una niña a mis padres…

    • Gracias Irene. Me encanta, porque esta cabra se está convirtiendo en una especie de terapia de grupo de padres que no acabamos de ver muy clara la cosa. Como dices; yo mismo, que escribo este artículo, estoy seguro de que Paula irá a Mallorca. Tienes razón en lo de las alas y las raíces, en que nos ha tocado una tribu complicada y en que al final nuestros hijos siempre nos parecerán niños, aunque tengan 70 años. Pero cuando dices que se divertirán y que beberán pero no se pondrán en más riesgos de los debidos, tengo mis dudas. Yo claro que asumo que mi hija debe divertirse y beber; lo hace cada fin de semana y cada noche de verano cuando sale. Y jamás ha llegado a casa borracha. Y asumo que ella sabe perfectamente cómo no ponerse en riesgo. El problema es que allí en Mallorca puede que no tengan que ponerse ellas en riesgo, sino que sean otros los que lo hagan. Parece que yo no asumo que la vida en sí misma es peligrosa y que mi hija tiene herramientas para enfrentarse a ello. Claro que lo sé. Lo que pasa es que me parece que la vida normal ya tiene suficientes riesgos como para que nosotros generemos más. Y, lo siento, seré carca, pero me parece obvio que lo de Mallorca, en esas condiciones, es bastante más peligroso que la vida normal.

  8. Hola hermano………que crees tu que puedo pensar de esa aventura,…………..como me conoces bastante creo que si. El problema aqui no es si mi sobrina Paula es o no consciente, inteligente y responsable. Supongo que las chicas que por desgracia murieron en el Arena nadie diria ahora que es que eran unas frescas, lo malo que estaban en el momento y lugar equivocado. ¿?. Es como bien dice el Sr. Periodista, los colaterales de esos de mas de 500 monstruos (cuando esten bebidos y algo mas, no creo que esten contandose chistes, por eso lo de monstruos) y mi sobrina podra ser todo lo responsable, consciente, inteligente, etc etc…………si le pilla un tumulto, una bronca, una carga policial por culpa de otros………..ZAS. Es como cuando conduces y sabes que hago muchisimos km al año, veo cada burrada, cada joputa, cada inutil, cada dominguero, que mi experiencia gracias a Dios los ve venir y reacciono, pero ese es el problema igual en la carretera, tu puedes ser el mejor conductor del mundo, pero ese dia se cruza contigo un gilipollas y cuando se pega la galleta pilla tu coche y a ti. Como siempre se ha dicho, con mas de 500 jovenes sin control, hay muchas papeletas para que te pueda tocar, o a lo mejor no, pero ahi esta. Lo increible es que las autoridades de Mallorca permitan esa organizacion, que es del estilo a la de los descerebrados guiris, que al principio solo bebian, despues han ido a mas y ahora hacen balconig, cortan el trafico, etc. Eso solo es por que se permite que puedan juntarse tantos jovenes para una fiesta locaaaa…………..
    Se nos ha ido la pinza con la permisividad, por no enfadar, por que no protesten, y encima les dejamos que protesten y tenemos que negociar con ellos. Cuando yo era pequeño y no era un angelito, la negociacion era contigo mismo. Pero eran otros tiempos…………se nos va de las manos y estamos agilipollando a estos niños, que lo quieren todo y YA!

    • Hola hermano. No sé si las autoridades de Mallorca pueden prohibir algo así. Si los padres lo autorizamos, probablemente no puedan hacer nada. Y además tú no puedes prohibir una cosa en plan preventivo. Puedes actuar si se salen de madre y creo que ya lo han hecho en alguna ocasión. Lo que pasa es que, hasta ahora, ha habido suerte y nada de lo que ha pasado ha sido irremediable. Confío en que siga así…

  9. Querido Carlos, lo tienes complicado. Es la típica situación en la que hagas lo que hagas mal. Si no dejas ir a tu hija, tendrás la sensación de que has hecho lo correcto, pero te lo hará pagar. Además, siempre tendrás más “Mallorca”, y creo que lo importante es que puedes confiar en ella. Si le dejas ir, tendrás la sensación de que eres blando e incluso irresponsable y estarás dos días “sin vivir”, pero tu hija te adorará. Es fácil escribir, Juanito tiene 12 años y no tengo todavía esos problemas, pero creo que si confías en ella, tienes que dejarla ir, insisto siempre habrá peligros a su alrededor, y no tan lejos, pero si ella es lo suficientemente madura para evitarlos, lo hará en Mallorca y en cualquier sitio. Mucha suerte Chiflis.

    • Gracias Juan. Por supuesto confío en ella y muy probablemente irá a Mallorca una semana (no dos días) y, si me apuras, confío en casi todos los amigos de mi hija que sé que van a ir. Eso no quita para que me siga pareciendo que los padres estamos mirando para otro lado. Y espero que no acabemos arrepintiéndonos. Un abrazo.

  10. Un buen padre es un padre preocupado… siempre…toda la vida.

    A los que dicen que las burradas las hemos hecho todos…si verdad, pero los medios y las consecuencias son, hoy, mayores que hace algunos años.

    La decisión es de cada padre y, bajo mi punto de vista, la única decisión equivocada es la que un padre toma por presión de los demás. Con esto quiero decir que me parece mal que no la dejes ir por presión de tu entorno, pero me parece igual de mal que la dejes ir por presión de ‘su’ entorno. Lo que está muy claro (aun que no conozca a tu hija) es que si no la dejas ir, la guerra que compras será MUY grande. Pero eso es educar.

    ¿Hay alguna posibilidad de negociación? ¿No haces esto pero te ayudo a hacer algo mejor?

    Suerte

    • Gracias Pedro. Pues ahí estamos en esta terapia de grupo para padres… Yo creo que esto se trata, más que de ser carca o no carca, de un estudio de probabilidades. Yo ya sé que la vida es peligrosa y sé que hemos hecho burradas y sé que nuestros hijos las van a hacer. Pero por cálculo de probabilidades, cientos de jóvenes, muchos menores de edad, sin control en Mallorca con posibilidad de quedarse todas las noches de farra hace que la vida (que es peligrosa en sí misma), pase a ser peligrosísima. Y a mí me parece que nos equivocamos. Y el hecho de que se equivoquen a la vez que yo cientos de padres no me consuela lo más mínimo.

  11. Pues eso, q haréis?. Porque yo creo q la crisis actual es de valores y que una de las peores cosas es que tenemos problems para decir no. Y que lo de Mallorca es per se un riesgo y q no me contesten con q vivir es un riesgo. El todo vale a mí no me vale. Seré carca? Pues yo creo q no. Lo q pasa es, cómo le digo a la Chicago q no, si van todas sus amigas? Serviría preguntarle q si a ella no le parece un riesgo q no tiene por q correr? Q qué haría con su hija? Pues no lo sé. Difícil. Bss

    • Gracias Cuca. No sé si sirve hablarlo con ella, o estas decisiones sea mejor tomarlas sin consultarle. Si es que no, que apechugue. Si es que sí, confiar en su sensatez y en que el Ángel de la Guarda haga su trabajo. Que me temo que en esa semana no va a ser poco. Besos

  12. Hola. Después de 4 años entro en este post y me encuentro que lo que yo ahora estoy viviendo ( mi hija está a una semana de irse a Mallorca), ya lo han vivido otros padres anteriormente. Me quedo con la intriga de si la hija al final fué y como resultó todo. No creo que miremos hacia otro lado ( de hecho a mi no me hace falta ni siquiera que se haya ido, para que ya esté en un “sin vivir” y comparto todos los peligros que veis), pero lo cierto es que no se bebe menos por tener 19 años en lugar de 18 o 17, y los peligros son los mismos…. solo que en ese momento se van a ir de manera desafiante. Son jóvenes de los que si dudamos de lo que van a hacer en Mallorca en Junio, ¿Qué les vamos a decir en Septiembre cuando se vayan a la Universidad en otra ciudad? ¿ O es que pensamos que solo van a “descontrolar” en Mallorca?. Confiemos en la educación que les hemos dado ( esto no significa que no siga preocupada)

    • Hola María. Gracias por leer y escribir y disculpa el enorme retraso en contestar, pero la Cabra ha estado dimitida durante unos meses. Mi hija Paula, como luego mi hijo Carlos, por supuesto fueron a Mallorca. Yo confío en ellos y, evidentemente, es algo que pueden hacer (y de hecho hacen) cada semana los hijos de todos en cualquier ciudad de España. Mi artículo lo que se preguntaba es en qué nos hemos equivocado para que, en una generación, pasemos de hacer viajes culturales (en los que se bebía y se desparramaba por las noches, por supuesto) a viajes en los que el único fin es beber y trasnochar y en los que, en el programa de festejos, no haya ni un solo momento dedicado a algo que no sea la juerga y el desparrame. Un abrazo y espero que la experiencia de tu hija fuera buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *