DOLOR DE CORAZÓN

Literal. Es un dolor que se agarra entre la garganta y el esternón cuando la congoja, la angustia, el enfado y la impotencia se te meten en el cuerpo. Y no te sueltan. Ayer murió mi suegra. Maite Cabetas. 83 años. Enferma de cáncer que estaba en pleno proceso de recuperación de su último ciclo de quimio. Estaba bien. Tenía sus dolores y la enfermedad le había impuesto unas limitaciones, pero seguía siendo independiente, haciendo su vida y dando cada día, a todos los que la rodeábamos, una lección de unas ganas de vivir imbatibles.

Pero el miércoles de la semana pasada comenzó con fiebre superior a 38º. Su médico siempre le decía que, con esa temperatura, debía ingresar en el hospital. Y allá la llevamos con su mezcla de pereza, pesadumbre y canguelo que conocen bien todos los enfermos de cáncer. El primer diagnóstico no fue del todo malo. Una infección de origen desconocido. Lo importante; ningún problema en los pulmones. Pero, en 24 horas, el Coronavirus apareció y convirtió el diagnóstico en un parte de guerra. La doctora le comunicó a mi mujer que mi suegra estaba gravísima, que las placas de pulmón habían empeorado de una manera terrible y que COVID-19 era el culpable de su neumonía.

48 horas más tarde, los síntomas obligaron a sedarla y ayer nos llamaron para comunicarnos que después de 3 días de una dolorosísima espera, Maite, por fin descansó. Y en estos 3 días hemos sido conscientes de lo que está siendo este drama de la crisis del Coronavirus para tantos miles de familias. Los hospitales están desbordados.

No podemos tener ninguna queja de la humanidad con la que se han portado con ella en su Hospital, aunque la situación es de tal caos que la información a las familias es, en casi todos los casos, un silencio prolongado y doloroso. Tanto que ayer, la primera llamada para comunicarnos que mi suegra había fallecido no la hizo un médico, sino un empleado de la funeraria. Y no es una queja. Entendemos que el coronavirus es un seísmo para nuestro sistema sanitario, pero es un síntoma evidente de que están absolutamente sobrepasados.

Estamos en unos días en los que nosotros, que vivíamos en un gozoso aburguesamiento mental, social y económico, estamos teniendo que aprender a aceptar lo que nos toque. El confinamiento, la soledad, no poder darle un abrazo a quien quieres. No poder velar a quien se muere. No poder recibir a los amigos y a la familia que quieren llorar contigo.

Yo creo que mi suegra fue, precisamente, durante toda su vida, un ejemplo de mujer que aceptó siempre lo que le tocaba vivir. Desde pequeña se fue adaptando en una familia llena de gente muy lista en la que una madre exigente animó a que todas sus hijas (eran 7) tuvieran las mismas oportunidades que sus dos hijos varones. Hizo carrera Universitaria en una época en la que la mayor parte de sus amigas se casaban y eran amas de casa. Fue la Catedrática más joven de España. Compaginó su trabajo y su familia y, varias veces, tuvo que reinventarse. Cuando se separó. Cuando se fueron de casa sus hijos. Y se fue adaptando siempre a todas esas cosas con una naturalidad asombrosa.

Me cuesta hablar de ella en pasado, pero Maite era una mujer muy inteligente, de fuertes convicciones, peleona, disfrutona, sonriente y buenísima conversadora. Era perseverante y tenía una mezcla curiosa de educación esmerada salpicada con un poco de nobleza baturra y otro poco de chulería madrileña que la hacía una mujer especial para sus amigos, para sus hermanos, para sus sobrinos y, sobre todo, para sus hijos y para sus nietos, a los que adoraba.

Mi suegra hacía todo bien con una tenacidad indómita. Se puso a jugar al golf a los cincuenta y tantos y acabó ganando torneos. Pero es que, con 80 años, seguía empeñada en mejorar y comenzó un cambio de swing con el que estaba feliz, hasta que el cáncer apareció en su vida y le obligó a dejar el deporte que le apasionaba. Comenzó a jugar al bridge también en torno a los 60, y era una jugadora temible que, cada dos por tres, llegaba a casa con botellas de vino o latas de espárragos cojonudos que ganaba en los campeonatos.

Y era una de esas personas que hacen amalgama. Seguíamos reuniéndonos en los almuerzos de los sábados y, al menos una vez a la semana, venía a comer o a cenar a casa. Siempre celebrábamos la Navidad con parte de sus innumerables hermanos. Era una abuela presente y millones de veces nos cubría en traídas y llevadas de hijos a clases, médicos, cumples… Sin pedirlo muy expresamente, consiguió que sus hijos veranearan en Cádiz, que era el lugar que más le gustaba del mundo. Y compartía con nosotros esos días felices de verano en los que, a partir de ahora, va a dejar un hueco descomunal.

Con mi suegra, en uno de esos días felices de verano

Y ayer por la tarde mi mujer y sus hermanos decidieron que, ya que no íbamos a poder abrazarnos, teníamos que hacer un tanatorio online. Nos pusimos cada uno con su ordenador (yo tengo a tres en casa aislados) e hicimos una reunión familiar que no fue como cuando nos vemos de verdad, pero reconfortó. Fue curioso escuchar a los nietos contar cosas de la abuela. Cómo cada uno de ellos tenía guardado un recuerdo distinto. Especial. Algo que les contaba la abuela. Una canción. Algo que hacían con ella. Todos algo diferente y todos algo que les había hecho tener en la memoria a su abuela Maite para siempre. Y yo no creo que pueda haber cosas mejores en la vida. Que en todas las personas con las que te hayas cruzado hayas dejado una huella de afecto que permanezca siempre. Y así será con Maite.

A mi suegra le daba una mezcla de vergüenza y gustito que yo hablara de ella en este blog o cuando hacía presentaciones de entregas de premios de golf en los que ella hubiera participado. Siempre me regañaba después con una mezcla de “qué pesadito eres” y de “me parto contigo”. Sé que esta es la Cabra que ninguno de los dos queríamos que escribiera, pero yo necesitaba contar algunas cosas a ver si consigo que se me vaya soltando la pelota que tengo agarrada ahí en el pecho.

Porque al dolor de la pérdida de mi suegra se ha unido, mientras escribo, la tristísima noticia de la muerte de una de las hermanas mayores de mi padre. Mi tía Conchita. Y cuando estaba intentando despejarme la congoja de este otro golpe al mentón, me llega otro mensaje contando que esta madrugada ha fallecido también el padre de Curro que, además de primo político, es uno de mis mejores amigos.

Joder. Qué días tan duros. Aceptar lo que te toque. En eso estamos.

141 comentarios en “DOLOR DE CORAZÓN

  1. Qué gran homenaje a la madre de Teresa…debe estar feliz!…y gracias por acercárnosla un poco al resto…qué bien escrito…gracias!

  2. Muchas gracias Cuñado!! Eras sin duda alguna su yerno favorito!! Como dices, el ejemplo de mi madre me hace pensar en que lo que nos queda es adaptarnos a lo que nos ha tocado, y ser capaces de disfrutar de las pequeñas cosas que nos hacen felices a nosotros y a los nuestros. Mi madre ha sido un gran ejemplo para todos nosotros de amar a lo que tenemos que amar.

    • Gracias, cuñao. Era sin duda el mejor yerno. Y también, sin duda, el peor. Ventajas y desventajas de ser el único… Hay que dar gracias por habernos cruzado con ella y, en cuanto estemos fuera de este aislamiento, le haremos el homenaje que ella se merece y que nosotros necesitamos hacerle. Besos

  3. Carlos:
    La tia Mayte era muy especial.
    Y como comentas una putada, que tengáis y tengamos que despedirnos de ella.
    Recibir mi mas sentido pésame, MªTeresa y tus hijos y por supuesto tu.
    Pili Cabetas

    • Gracias, Pili. Tremendo tener que despedir así. Pero forma parte de esas cosas inaceptables que vamos a tener que aceptar en este tiempo duro. Un abrazo

  4. ¡Qué belleza de texto Carlos! Quería llamaros ayer pero no me han dado las fuerzas, estoy profundamente triste y me jode vivo que tengáis que pasar este duelo así. Quiero muchísimo a Maite y siempre me ha parecido un ejemplo de optimismo y fuerza, la tengo grabada en la mente con una sonrisa en la cara y así se va a quedar para siempre en mi recuerdo y en mi corazón. Tantas navidades juntos son imborrables
    Os quiero mucho a todos. Todo el ánimo del mundo y hablamos muy pronto.

    • Gracias, Pablo. Tu madre tiene muchas de las cosas que describo de Maite. Buena sangre esa de los Cabetas. Un abrazo y ánimo para este duelo extraño que nos ha tocado vivir.

  5. Mil gracias Carlos por ayudarnos a sentirnos unidos y confortados, y expresar como nadie todo lo que era la tía. Gracias a la vida por dárnosla y darnos esta familia maravillosa. Un beso enorme a todos.

    • Gracias, Jimena. Sois una familia verdaderamente estupenda. Aquello de «¿Buena familia? No. Mejor; Familia Buena». Un beso gordo

      • Los más buenos sois todos vosotros que hasta nos estáis consolando al resto. ¿Sabes lo que creo? Que ha sido ella quien nos ha ayudado a llevarlo lo mejor posible, nos envío un mensaje a todos en sus últimos días diciendo que estaba tranquila y contenta por la vida que había tenido. Toda una lección de amor y vida, que vamos a tener como ejemplo siempre y nos va a ayudar mucho, como tu artículo, a sí, admitir las cosas como vienen pero sobre todo a valorar mucho más todo. ¡¡Más y más besos a todos!!

  6. Cuanto lo siento Carlos, enorme tu entereza para describir el perfil de tu suegra, mucho ánimo, y que esto acabe pronto,. Recibe un fuerte abrazo. No me pierdo tus consejos de Trafico los fines.

  7. Carlitos, lo siento muchísimo. Dale un fuerte abrazo a toda tu familia¡¡¡¡
    Por ver el lado positivo de esta cabra, me encanta el legado de tu suegra¡¡¡ Una vida completa¡¡¡
    Abrazos.

  8. Carlos, me has emocionado amigo. No sabes cómo te comprendo, ya que mis padres y suegros tb están en riesgo con patologías previas..
    ¡Mucha fuerza y un abrazo muy grande para ti y tu familia!

  9. Sin comentarios. Sentimiento, reconocimiento, gratitud y recuerdo.
    Descanse en paz
    Un abrazo para la familia en esta obligada distancia

    • Gracias, Javier. Con lo que a ella le gustaba escuchar a Cantata, tendremos que cantarle en cuanto nos dejen salir de este aislamiento. Un abrazo

  10. Lamento muchísimo vuestra pérdida. Dale un beso enorme a Teresa de mi parte. Y mucho ánimo para sobrellevar estos tiempos, con el añadido de tener varios aislados en casa.

  11. Preciosa y dolorosa Cabra. Pero te agradezco que nos des a conocer la gran ategoría humana de Maite. Siento mucho también el fallecimiento de tu Tía. Me uno a vuestro dolor, a través de la fe. Os envío un fuerte abrazo a tí y a Teresa.

  12. Gracias por tu CABRA sobre mi hermana, Carlos. No has conseguido quitarme «mi» pelota del estómago; pero sí suavizar , al verla compartida, la pena de perder alguien tan valioso como Maite.
    Un abrazo bien fuerte,

  13. Muchas gracias Carlos, me ha encantado lo que dices y lo hago propio porque estamos sufriendo lo mismo que vosotros. No puedo describir mejor nuestro dolor que con tu Cabra. Un abrazo

    • Gracias, Curro y ánimo para llevar vuestro duelo. Qué cosa tremenda con lo bien que estaban ambos la última vez que nos vimos en el Club con tus padres. Ojalá tu padre proteja desde el cielo a tu madre y le ayude a superar este trance. Un abrazo

  14. Carlos, no has podido definir mejor a «mi querida tía Maite», inteligente como pocas personas he conocido, pero sobre todo generosa en el amor con todos los que la rodeaban. Es una pena añadir al dolor de una gran pérdida, el no poder inundaros de besos y abrazos de familiares y amigos, que es lo único que estamos deseando todos los que queríamos a Maite. De momento, solo podemos, desde la amarga distancia, transmitiros nuestro cariño y amor. Seguro que se juntará en el cielo con mucha gente que también la quería muchísimo y la estará esperando con los brazos abiertos. DEP.

    • Gracias, Pedro. Cuando pase esto le haremos el homenaje que se merece. Mientras tanto, a aceptar esto como podamos. Un abrazo para ti y para todos vosotros.

  15. Desde tu Fundación contra la Hipertensión Pulmonar, no tenemos más que estar contigo en estos durísimos momentos Carlos, al igual que tu siempre haces de manera generosa con nosotros. Ahora es el momento de despedir a Maite, con un dolor terrible por su pérdida y por la situación tremenda en la que nos encontramos.
    Pero ella se sentirá complacida por tener a una familia como la vuestra, amistosa, amigable, generosa, comprometida.
    DEP Maite.

  16. Teresa, Carlos,
    Os mando todo mi cariño en estos duros momentos.
    Uno nunca está preparado para perder a una madre y en estas circunstancias de aislamiento es todavía más duro.
    Espero que pronto podamos salir de casa y reunirnos para daros un fuerte abrazo no virtual sino presencial

    Un beso

  17. Un abrazo a todos. Y gracias de verdad por traer el lado humano, con nombre y apellidos, hijos, nietos y familia, y con tanto cariño, en estos momentos en los que consumimos ávidamente datos, estadísticas, curvas y como dices, a veces en un estado de aburguesamiento hasta que nos toca alguien cercano, muy cercano. Demasiado. Demasiados.

    • Gracias, Itziar. Qué desastre. Ojalá saquemos algo bueno de esta tremenda mierda. Un beso gordo y abrazo para Rafa. Espero que estéis todos bien.

  18. Gracias Carlos por dar forma alo que muchos sentimos hoy. Sabes todo lo que la tía Maite significa y ha significado para mi y mis hermanos. Solo te pido en estos momentos que les des un abrazo muy fuerte a Teresa, Alfonso y Juan de mi parte hasta que yo pueda dárselo en persona. Un gran beso para tí y gracias.

    • Gracias, Mamen. Ya sabes que tu madre también era especial para nosotros. Qué triste que nos toque vivir estos momentos así. Pero ya nos abrazaremos. Besos

  19. Estoy segura de que a tu suegra le habría encantado tu cabra, aunque por lo bajinis te dijera eso de “qué pesadito eres”, con una media sonrisa colgada en los labios.
    Son momentos durísimos y a tí te han tocado tres duros golpes. Mucha fuerza, compañero y un abrazo muy fuerte.

  20. Querido amigo, Carlos. Lamento de corazón la muerte de tu suegra Maite, y espero que su hija y toda tu familia superéis este inmenso dolor. Un abrazo muy fuerte.
    Diego Armario

  21. Gracias Carlos. Por quererla, por cómo hemos compartido estos días con vosotros, por ocuparte hasta de hacer la burocracia ahora, por ser como eres y has sido siempre. Te quiero muchísimo
    Cuca-Cuca

  22. Querido hermano: tratándose, como se trata, de tu suegra, ayer lloraba al enterarme de la noticia, porque era especial y porque la sentíamos muy cerca ya que es cierto que era muy cercana. No quiero ni imaginar el dolor que se tiene que sentir, cuando una situación así se tiene que dar sin tener un hombro sobre el que llorar, sin dar un último adiós, un último beso, un último abrazo. Esto es muy duro y ojalá nos sirva para que cambiemos ese aburguesamiento que todos tenemos y nos haga recapacitar. Muchos besos para ti, para Tete, para los niños. Os queremos.

    • Gracias, minmano. Vaya putada de tiempo que nos está tocando vivir. Menos mal que nuestra madre sigue bien. Ya nos resarciremos de todos estos abrazos y paellas perdidas. Nosotros también os queremos mucho. Beso

  23. No hay palabras. No hace ni un mes estuve jugando con ella. Tan vital y enérgica. Estoy desolada. Un abrazo enorme a Teresa, a Alfonso y a toda la familia.

  24. Querido Carlos, muy bonitas tus palabras. Solo mandaros un fuerte abrazo a Teresa, a ti y a los niños. También a Alfonso y Juan. Le vamos a echar de menos en Cadiz el próximo verano…. Mucho ánimo en unas circunstancias tan difíciles… D.E.P.

    • Gracias, Enrique. Brindaremos por ella en el primer Ventorrillo del verano y en la primera cerveza chiringuitera… Qué pena más gorda. Un abrazo

  25. Gracias Carlos, preciosa y triste tu cabra de hoy. Se han ido las dos hermanas juntas y nos dejan un gran espacio vacío. A Maite la defines maravillosamente, y espero poder juntarnos todos tras esta temporada tan dura e injusta para demostrar lo mucho que le queríamos y que os queremos a todos. Un beso enorme.

  26. Chif:

    He sido testigo de la maravillosa relación que tú y tus hijos teníais con Maite, así que me consta tu dolor. Se ha ido sabiendo lo mucho que la queríais y disfrutabais de y con ella. DEP.

    Mucho ánimo a todos los Travesís-Gª-Campo de ciervos.

    Un abrazo grande,

    Juancho

    • Gracias, Mac. Es un consuelo saber que ha disfrutado de la vida hasta el final, pero da mucha pena pensar en la cantidad de veces en las que nos va a dar rabia ver que no está. Este verano nos haremos un par de birdies a su salud. Un abrazo y ánimo también para toda vuestra familia.

  27. Cuanto lo siento. Estamos junto a Teresa, junto a ti y toda vuestra familia. Virtual, remotamente, en la distancia, pero estamos. Un fortísimo abrazo.

  28. Queridos Carlos. Qué gran despedida. Todos estamos aquí de paso pero siempre duele mucho más cuando el tiempo de ese paso no es el que merecemos. Mi cariño para Teresa y para ti.

    • Gracias, Javier. La próxima vez que hagamos un partido los 4 le dedicaremos unos birdies y brindaremos por ella con la cervecita de acabar, que a ella le encantaba ese rato después de la partida. Un abrazo

  29. Querido Carlos,
    La Cabra que has escrito es un verdadero y sentido homenaje hacia Maite, hacia su alegría-pese-a-todo, a su gran humanidad, a su ejemplo de vida. El fallecimiento de cualquier persona cercana y amada, nos desgarra, pero con la fé, vemos todo de otra manera, vemos nuestra pequeñez en el Universo divino y, a pesar de ella, nuestra grandeza cuando hacemos las cosas con amor. No hay otro camino más hermoso: el del amor, el de Maite. Un fuerte abrazo para tí, para Paula, Carletes y Maca y, fuerte-fuerte, para Teresa.

    • Gracias, Pepitín. Qué putada más gorda. Es cierto todo lo que dices, pero va a costar quitarse la pena de encima. Espero que tu madre esté bien. Un abrazo de todos para ti.

  30. Joder Carlos! ,(soy Violeta la amiga de Alfonso), qué bonito escribes y cuánta verdad hay en tus palabras. Qué especial era Maite! Llevo un buen rato con el lagrimón, no tanto por la tristeza, que es mucha, sino por la emoción de leerte con el amor que la despides en este blog.

    • Gracias, Javier. Este verano, en El Rabazo, haremos un Hoyo Maite Cabetas. Tendrá que ser uno en el que haya agua, con que a ella le gustaban los hoyos con agua… 😉 Qué pena más grande. Un abrazo y un beso para Marisa y espero que estéis todos bien.

  31. Carlos, qué bonitas palabras, qué sentidas y con cuánta fuerza. Translucen muy bien la bonita relación que teniais. Es un tesoro que siempre quedará con vosotros. Siento lo de tu familia también. Son momentos duros para todos. Volverán mejores y saldremos adelante. Otro beso para Teresa. Ya le contacté ayer.
    Rosa Margarit

    • Gracias, Rosa. Era una mujer especial y nos conocíamos desde que yo tenía 18 años. Así que podrás imaginar la cantidad de cosas compartidas. Un beso gordo

  32. Muy sentido pésame y un abrazo a Teresa y a tus hijos.
    Tía Conchita era EXQUISITA,y seguro que se encuentra con MAITE.
    UN ABRAZOTE Y A CUIDARSE QUE NO ES FÁCIL.

  33. Carlos, siempre me ha costado manifestar el dolor, es un sentimiento que intento tragarme en solitario. En este caso tenía un dolor como ése que describes al principio de La Cabra, la manera en que ha ocurrido todo es triste, me da muchísima pena no haberme podido despedir en condiciones de la tía.
    Te agradezco mucho esta Cabra, me ha hecho llorar y desahogarme.
    Un beso muy fuerte para todos

    • Gracias, Álvaro. Qué tiempos difíciles. Y duros. Tendremos tiempo de hacerle el homenaje que todos queremos ofrecerle. Un beso para todos

  34. Querido Carlos:

    Siento muchísimo vuestra pérdida, mejor dicho, vuestras pérdidas. y me gustaría acompañaros en el sentimiento, como se suele decir, pero en persona. Así que lo hago por aquí. Y gracias por compartir con todos la experiencia de haber tenido a una mujer tan excepcional (y no la conocía) a tu lado.
    Un abrazo enorme

  35. Gracias por tus bonitas palabras, Carlos.
    Las ausencias de los queridos, con los recuerdos compartidos, son menos ausencia.
    Un beso para Maituca y un abrazo para ti.

    • Gracias, Ignacio. Cuánto la echaremos de menos. Le daré ese beso a mi mujer cuando me lo permita el fin del aislamiento… Un abrazo

  36. Carlos, Teresa lamento muchísimo esta gran perdida y siento mucho mas el no poder acompañaros en persona en estos momentos tan duros, cuando la cercanía y el calor de la familia y amigos siempre de una forma u otra nos reconforta y ayuda a sobrellevar este trance. Un abrazo muy grande de todo corazón y estoy seguro que tu suegra estará feliz y emocionada con tan bonitas palabras. Nos vemos pronto, seguro que si.

    • Gracias, querido Pepo. Acabo de ver una llamada perdida tuya. Estaba de reunión online con todo mi equipo, que son unos campeones. Ha sido una buena suegra, la verdad. Siempre se ponen los pelos de punta cuando alguien habla de la suegra, pero yo tuve mucha suerte con el pack matrimonial. Un abrazo fuerte y deseando que llegue ese momento de brindar juntos los «Chavales del Virgen».

  37. Querido sobrino: María Pilar se une a tu doble dolor de hoy. Sigue pendiente la Garciada, con los que vamos quedando. Estoy de acuerdo con tu amigo Josesain en que quizá sea la de hoy la mejor cabra. Un fuerte abrazo, extensivo al resto de tu valiosa familia.

  38. Cuánto dolor Carlos, siento mucho q este maldito bicho os haya golpeado por tantos frentes de golpe. Ayer mandé mensaje a Teresa, no hay palabras, no hay consuelo…Os mando un fortísimo abrazo xra todos, abrazo q os daré con todo mi cariño cdo todo esto acabe.
    Bss mil
    Nieves

  39. Carlos, buenísimo y merecidisimo tu homenaje a Maite. Gracias por recordarnosla. Me quedo con lo buena gente que fue, con el buen humor y con la sonrisa perenne que siempre tuvo para mi desde que era un niño. Efectivamente has tenido suerte con el Pack, incluyendo también a tus cuñados (aunque algunos seais del Madrid, no se puede ser perfecto). Todos sois gente buenisima que me encanta tener como amigos. Un beso a Teresa y un fuerte abrazo para ti.

    • Gracias, Iñaki. Del pack, precisamente, la única queja es el cuñao del Atleti y que a mi ahijado no he conseguido llevarle al merenguismo… 😉 Qué pena y qué triste que todo pase así. Pero, como digo en la Cabra, es tiempo de aceptación y de pensar en cómo podemos conseguir que de toda esta mierda salga algo bueno. Un abrazo para todos y espero que todos los Araciles y adláteres estéis bien.

  40. Querido Carlos: Maravillosa tú Cabra de hoy, como todas las tuyas, pero esta más por el bonito homenaje que has hecho de Maite, tan merecido como real. Era una mujer extraordinaria y reunía una cantidad de virtudes envidiables. Sé lo que tú la querías y lo que habéis convivido juntos tantos años. A mí me admiraba ver lo bien que estaba a pesar de su enfermedad. Creo que hace un mes me la encontré en Gama y estuvimos hablando y le dije lo bien que la veía. Me comentó que seguía con el tratamiento pero intentaba hacer una vida normal. Seguía con sus cartas y procuraba hacer todo lo que podía con mucho cuidado. La última vez que la vi creo que fue en tu casa. Es tremendo que haya cogido esto porque con su problema ha sido irreversible, pero sobre todo por no poder haber estado con ella en esos momentos. Estoy segura de que ha entrado en el Cielo por la puerta grande y que Dios os dará fuerzas para superarlo. No sabes cómo me acuerdo de Teresa, de los nietos y de tus cuñados. Qué pena que ni siquiera nos podamos ver para daros un abrazo. Pido por vosotros, porque ella ya no lo necesita. Un fuerte abrazo y todo mi cariño

    • Gracias, madre. Yo también estoy seguro de que habrá entrado allá arriba por la puerta grande, aunque ella no era muy beata, era una cristiana estupenda. Teresa está algo más tranquila, pero lógicamente con una pena intensa. Se irá tragando el sapo y haciendo el duelo. Ayudará que podamos salir de casa en unas semanas y poder hacerle a Maite el homenaje que merece. Un beso gordo

  41. Querido Carlos, cuánto siento el fallecimiento de tu suegra y de tus otros seres queridos que comentas en tu bellísimo y entrañable relato. Un abrazo fuerte y todo nuestro consuelo para toda la familia.

    • Gracias, Antonio. Días tristes, pero con ánimo para superar esto. Luego nos vemos en la distancia aplaudiendo… Un abrazo y besos para tus chicas.

  42. Qué emocionante y precioso lo que le has escrito a Maite.
    Me ha parecido una maravilla Carlos.
    Un enorme beso a todos y en especial a mi Traviesi. Os quiero muchísimo

    • Gracias, Margarida. Como sabes, está escrito con mucho sentimiento porque era una mujer de las que dejan hueco. Besos para todos los Romagosa de la Pisa, que os queremos mucho también.

  43. Carlos querido: ¡Maravillosa «Cabra»! No exageras nada de todo lo que dices de Maite: Mucho he pensado en estos días en vosotros, y sobre todo en Teresa. Con este dichoso virus, ni poder estar junto a ella, en estos momentos.
    Nos queda el consuelo a los que tenemos fe, de que ya está disfrutando de la presencia de Dios. Y que más adelante cuando todo esto se pase, podremos hacerle el homenaje que se merece. Un abrazo muy especial a Teresa, en la que he estado pensando constantemente en ella. También en sus hermanos, en ti, y en tus hijos. que sé que la adoraban. Un buen abrazo. DEP.

    • Gracias, queridísima tía. Qué pena. La verdad. Te avisaremos para que nos acompañes en ese homenaje y, ya de paso, recordamos también a la tía Conchita. Espero que sigas bien y que te cuides mucho. Un beso gordo

  44. Querido Carlos.
    Puedo entender tus sentimientos tan profundos y admiro como eres como lo vives y como lo sabes expresar.
    No me extraña que tu suegra te quisiera tanto.

    Sabes que te quiero muchísimo vuestra familia . Y tu suegra y todos sus estaréis en mis oraciones .?

    Millones de besos

    • Gracias, querida Candela: Me alegro de que te haya gustado esta Cabra tan especial. Espero que pronto nos podamos dar un abrazo en persona y brindar por ella. espero que Toñete esté ya bien. Beso gordo, que ya sabes yo también te quiero mucho.

  45. Carlos, me ha emocionado muchísimo tu Cabra. El cariño que siento por vosotros desde hace tantos años multiplica la empatía con vuestro dolor y toca la fibra sensible de perdidas recientes y de familiares en situación de riesgo.
    Que gran iniciativa darle un homenaje inmediato a Maite virtual, al que sin duda seguirá otro real, esperemos que pronto.
    Un abrazo enorme. Otro mayor aún espera para cuando nos veamos. Os queremos mucho.

    • Querido Txema. Espero que Súper Pepe y tus suegros estén bien y que vosotros sigáis libres del CV. Qué días tan complicados, además, con la pobre de la Travesí en aislamiento, con lo que ni podemos darnos un abrazo. Espero que esta época que nos está tocando vivir sirva al menos para hacernos mejores y que de tanta mierda podamos sacar algo positivo. Nosotros, por ejemplo, estamos teniendo un nivel de relación con los hijos que hacía mucho tiempo que no teníamos. Os queremos mucho también y espero que pronto nos rompamos una costilla dándonos ese abrazo apretao.

  46. Aqui estoy , como todos , sin poder daros un abrazo.. Esta Cabra nos ayuda a despedir a Maite y a hacernos a la idea. Que persona tan querida! Me acuerdo mucho de Teresa Alfonso y Juan. También de Amaya, de Bea, de ti y de Alfonso padre. Para todos un beso enorme.

    • Gracias, María. Espero que pronto podamos juntarnos todos y recordarla y hacerle un buen homenaje Cabetil… Beso gordo para ti, para Agustín y los enanos.

  47. Cuánto lo siento Carlos, si siempre es duro despedir a alguien tan querido, no puedo ni imaginar cómo será en esta situación tan terrible que estamos viviendo.
    Dale un abrazo enorme a Teresa y otro para ti de nuestra parte.

    Cynthia y Pablo

    • Gracias, Cynthia. Días muy complicados, pero Teresa ya empezando a tragarse el sapo. Triste, pero tranquila. Espero que vosotros estéis todos bien. Un abrazo

  48. Cuanto lo siento Carlos! Ya hablé con Teresa pero me apetecía decirte a ti lo bonito de esta semblanza que has hecho de Maite. La conocimos en tus campeonatos de Sancti Petri, y porque se parecía muchísimo a Teresa. Si no, hubiera pensado que era una de tus mejores colaboradores en el premio, siempre dispuesta a ayudar, pendiente de cada detalle, divertida y con ganas de disfrutar. Un gustazo de señora, una suerte de madre y una envidia sana de relación suegra-yerno. Que situación más triste y dura. Lo sentimos muchísimo. Un abrazo de Ignacio y mío.

    • Gracias, Flavia. La vamos a echar mucho de menos, pero, El Rabazo, será uno de esos días de atragantón porque yo siempre le daba mucha «caña» en la entrega de premios. De hecho creo que voy a hacer un hoyo Maite Cabetas en el torneo. Tendrá que ser un hoyo con agua porque ella, siempre que jugaba un hoyo con agua las pasaba canutas y tuvimos con ella muchos ataques de risa en hoyos acuáticos. Así tendrá que ser. Qué pena… Un abrazo

  49. Fue profesora mía en bachiller y sin saberlo ella,me ayudó a pasar mi adolescencia,una época de nuestras vidas dificil pero que gracias a nuestras conversaciones ahora guardo un buen recuerdo.
    Conocí a su hija mayor a Teresa con tan solo unos días,acababan de volver a casa del hospital.
    Nunca me olvidé de Maite Cabetas,mi profesora adorable.
    Hace unos años,pasando yo una enfermedad importante y temiendo que quizá no iba a verla más ,pude localizarla gracias a Facebook y hemos tenido hasta su fallecimiento una bonita amistad.
    La vi por última vez el 8 de febrero y me fui muy contenta a mi casa porque la vi estupenda…no podía imaginarme que no la volvería a ver,ahora me gusta ver las fotos que tengo de ella.

    Cuándo acabe esta pesadilla me encantaría poder conoceros y daros un abrazo,yo también lo necesito.
    Mi más sentido pésame a todos y todo mi cariño.

    Querida Maite,siempre te he querido y te tendré siempre en mi memoria.

    M.Angeles Sierra,(ella siempre me llamaba Angelines)

    • Hola Angelines. Muchas gracias por su mensaje y por su cariño hacia Maite. Sabíamos de usted porque nos contó ese reencuentro con una alumna. Espero que esté bien de su enfermedad y que cuando acabe esta etapa dura podamos conocernos. Un abrazo

      • Además de ser catedrática,fue directora de la filial n° 3 del Instituto Isabel la Católica.
        Eran los años 60 y tenia un Seat
        600,era la única profesora que conducia,entonces se veían a pocas mujeres conducir.
        Una mujer inteligente,brillante,cercana,buena y excelente profesora.
        He contactado con otras alumnas ,aunque mantengo contacto con muy pocas,todas hemos coincidido en los valores que he expresado .

  50. Fue profesora mía en el Instituto y guardo un gran recuerdo de ella.
    A través de su hijo Alfonso contacté con ella hace 10 años y hemos tenido una bonita amistad.
    La vi por última vez el 8 de febrero y estaba muy bien y muy animada.
    Ha sido para mi un mazazo,siempre estará en mi memoria.
    Mis condolencias para toda la familia.
    Espero poder daros un abrazo algún día.
    Angelines Sierra.

  51. Me he asomo a esta cabra unos días después de que haya acontecido todo esto: preciosa semblanza de Maite, y sentimientos tan dolorosos que expresas. Admiraba en ella especialmente su serenidad y su sentido común, esa sensatez y capacidad de dar buenas pistas a todos, que también es muy de Teresa. Me duele el dolor que estáis pasando toda la familia. Me duele saber de tu tía también, sumando una herida sobre otra, todas ellas juntas y en carne viva. Momentos tan difíciles los que estáis viviendo, mis amigos del alma Carlos y Teresa. Me impresiona vuestro tanatorio online, me parece preciosísimo y seguro que os ha ayudado a compartir y sentir juntos en familia. Con inmensas ganas de daros un abrazo en persona…

    • Gracias, Vir. Buff. Qué días de echar de menos a los amigos. Con lo que le gustaba la buena música, nos dio mucha pena ayer, en la despedida, no haber podido estar cantando con nuestros amigos. Ojalá pronto acabe esta pesadilla, nos abracemos y podamos reunirnos para dar gracias por su vida y para hacerle un homenaje. Y allí cantaremos lo que haga falta. Beso gordo y dile a Geppetto que sigo esperando el Iesu Dulcis Memoria…

  52. Preciosas palabras sobre una maravillosa persona. No me extraña que seáis una familia tan estupenda con esa abuela velando y contribuyendo a vuestra forma de ser. Descanse en paz y muchos besos a la familia. Y nuestro más sentido pésame por ella y por el resto de pérdidas.

    • Gracias, Javier. Qué pena más gorda. Le doy tus besos a la Traviesi, aunque sean a distancia porque sigue en aislamiento. Ya terminando, pero ahí sigue. Un abrazo y besos para Nuria y tus niños.

    • Gracias, María la de Graná, que eres una de mis heroínas. Qué tal van las cosas por tu hospital? Espero que te cuides, que tenemos pendiente una cita el 14 de abril. Me temo que vamos a tener que aplazarla, pero en cuanto pase este espanto, allí estaré. Es una Cabra muy sentida y me alegro de que te haya gustado. Beso gordo.

  53. Querido Carlos:
    Joder, qué bien escribes, tío. Siempre te lo digo y siempre te lo diré. Reitero las muy sinceras condolencias que te di el otro día por teléfono, si bien que no me dijiste lo del padre de tu amigo ni lo de tu tía. Me sumo a tu dolor que, desgraciadamente, a muchos nos está atacando con mayor o menor proximidad.
    Un abrazo muy fuerte a la familia y nos veremos en cuanto acabe esta locura.

    • Gracias, querido Sebas. Días duros. Para todos. La próxima Cabra hablará sobre los descubrimientos que estoy haciendo con esta pandemia. Unos buenos. Otros, no tanto. Imagino que a todos nos está pasando igual. Un abrazo fuerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *