LA MALA EDUCACIÓN

No se refiere este titular a uno de esos momentos cinematográficos rencorosos que le salen de vez en cuando al gran Almodóvar, ni a los horribles resultados de los estudiantes españoles en los últimos años. Responde este título a la manera en que el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, calificó los abucheos que están sufriendo distintos miembros de la Familia Real en las últimas semanas. Spottorno dijo esto en un encuentro sin grabadoras con los periodistas que habitualmente cubren la información de Zarzuela. Cada mes el director de comunicación de la Casa del Rey, Javier Ayuso, se reúne con estos periodistas para contarles qué es lo que va a pasar en los siguientes treinta días. Habitualmente Spottorno no acude a estas reuniones pero, cuando va, todos saben que hay miga. Y, en la última reunión estuvo Spottorno, y él y Ayuso se cubrieron de gloria.
Porque aquel día no era el Rey el que hablaba directamente. Estaban allí sus manos derechas. Los que cuentan lo que quiere contar el Rey. Pero se supone que se les paga, además, para asesorar a su Majestad y decirle qué le conviene, cómo le conviene y cuándo le conviene comunicar. Y, la verdad, es que, en los últimos tiempos, parece que esa asesoría al Monarca se la están haciendo El Gordo y el Flaco.
Vamos, yo nunca he estado en esa tesitura, pero si yo fuese el director de comunicación de Su Majestad habría intentado conducir a mi jefe por sendas muy diferentes a las que ha tomado desde que arrancó su annus horribilis. Y no me vale lo que dicen los que conocen Zarzuela de que el Rey manda mucho. Si a mí me contratan para ayudar a comunicar mejor, o se me deja que haga mi trabajo o me voy. Pero no salgo a hablar con la prensa para decir mamonadas como que a la Casa Real “más que preocuparles le molestan los abucheos por la mala educación que demuestran”. ¿De verdad ha dicho el Rey semejante estupidez? Y en el caso de que esto sea cierto, ¿No ha habido en Zarzuela nadie con cojones para decirle al Rey: “Majestad, usted no puede decir esto”? Porque creo que no están las cosas, ni el ambiente del país como para que lleguen desde Palacio reconvenciones al personal, por mucho que a mí me parezcan injustos determinados abucheos.
¿Qué te pitan en el Teatro Real? Respeto. ¿Qué te silban en un campo de fútbol? Respeto. ¿Qué te abuchean al entrar en un acto académico? Respeto. Y silencio. Pero jamás protesta, aunque sea “sotto voce” y utilizando una reunión mensual con los periodistas habituales. ¿En serio no hubo en Zarzuela nadie que midiera el daño que iba a hacer que apareciera el Rey calificando como maleducados a los que silban a la Familia Real?
Yo he conocido de cerca a muchas estrellas de la tele, a políticos y a altos directivos de empresas de los que se dice muy alegremente: “Ese es un gilipollas” cuando, en infinitas ocasiones, el soplagaitas es el que rodea al personaje. Hay muchos de estos seres humanos famosos y poderosos que tienen mala imagen sencillamente porque están rodeados de tontos del culo. Y me da la sensación de que eso es lo que está pasando en Zarzuela. Con esto me estoy fastidiando las ínfimas opciones que tenía de que me invitaran a una recepción del Rey, pero, si no lo digo, reviento. Es que creo que estos dos personajes están haciendo más por el regreso a España de la República que el más activo de los partidos republicanos.
Majestad, échelos y hágase el favor de empezar a comunicar de una manera que los españoles entiendan. Sé que usted mismo y algunos miembros de su familia no lo están poniendo fácil, pero creo que los españoles están dispuestos a perdonarle, si hace usted limpia y deja de llamarnos maleducados por persona interpuesta.
Y estaba a punto de rematar la Cabra, pero ¿cómo hago para no hablar hoy del PP? Y de Bárcenas. Y de Rajoy. Y de cualquiera de los dirigentes del partido en el gobierno que han abierto la boca en los últimos días. Imagino que los que llevan la comunicación de Rajoy debieron ir a la misma escuela que Spottorno y Ayuso, porque también se están luciendo. O sea; está en el trullo Luis Bárcenas, el ex tesorero del PP, y uno de los principales periódicos del país publica una entrevista con él en la que dice que pagó con sobres al actual presidente del gobierno. ¿Pasa esto y Rajoy, para explicarse, no monta una conferencia de prensa sin plasmas y con periodistas de verdad que pregunten? No. Y no sólo eso. Es que se permite ayer acudir a un acto en una fábrica de Opel, esquivar a los periodistas y decir, con dos escrotos rellenos, que no entiende que nos guste tanto hablar de lo no importante y sacar sólo lo malo. ¿¿¿¿¿????? Vaya; me estoy perdiendo algo; ¿que alguien acuse al presidente del gobierno de haber cobrado de manera irregular no es importante? Sería, como dice el título de esta cabra, para hacer gala de mala educación y, con todo respeto, señor Presidente, mandarle directamente a tomar por el culo. Pero, para que no me regañen Spottorno, Ayuso, ni mi mujer, ni mi madre, sencillamente, le mandaré a esparragar que es menos contundente, pero mucho más fino.

Quiero dedicar esta Cabra de hoy a la memoria de Concha Gª Campoy. Que descanse en paz.

14 pensamientos en “LA MALA EDUCACIÓN

  1. Pues fíjate tú que yo diría que eso de “la mala educación” no ha salido de su majestad sino de esos dos atontaos. Está claro que Juancar, por mucho que yo piense que sobra, tiene su carácter como para zafarse de todos sus asesores y plantarse frente a las cámaras con su “lo siento mucho…”, un monumento a la intuición en la gestión de las crisis de imagen, la comunicación y el manejo de la opinión pública. Estoy contigo, si a uno no le dejan hacer su trabajo de asesoría debe marcharse… o asumir la responsabilidad de la cagada. Y estoy contigo en que el problema de los líderes suele ser la poca categoría de los que les acompañan, normalmente incapaces de responder con la verdad simple y llana. “¿Pero por qué nos silban?” “Pues porque el pueblo está harto de que se vaya usted de putas, majestad, o a cazar elefantes, cuando muchas familias no se sienten representadas ni bien gestionadas por los políticos y la gente está esperando que mueva usted ficha, ya sea para hacer algo con la organización del estado o para dejar paso al siguiente, pero no esta la cosa para gastar en floreros, mi señor”.

    De los del pepé mejor ni hablar. Son Dead Man Walkings.

    • Gracias Josesain. No sé por qué me da que a estos dos no los echan y que a mí, al final, nunca me van a invitar a una recepción en Zarzuela. Snif. Respecto al PP, no sé a qué esperan para coger al toro por los cuernos. Lo que no sé es si ya es demasiado tarde y les va a pasar como a los forçados malos, que les va a pegar una leche el morlaco que los va a mandar directamente a la enfermería. Un abrazo.

  2. Casi siempre que te comento algo de tu cabra lo hago para asentir firmemente. Y, por ello, debería abstenerme, que tú escribes mejor que yo (me das envidia, pero me la trago) y no hace falta que te envuelva en incienso.
    Me hubiera gustado que comentaras lo de Aguirre. A mi juicio, cada vez está más claro que ella se apartó de Rajoy porque veía cómo y por dónde andaba éste… y ella ha tenido siempre mucho más valor y ha sido más consecuente con sus principios que la cohorte de Rajoy o de la Corte.

    • Gracias, Padrino sr por leerme, por los elogios (no creo que tú escribas mal precisamente) y por comentar. Para que te des cuenta de lo que toca las pelotas la Aguirre fíjate lo poco que tardaron ayer en contestarle desde dentro cuando dijo que, si había habido irregularidades en la financiación había que reconocerlas. Casi no hablaron los del PP, excepto Rajoy para regañarnos por mirar lo no importante y Rafael Hernando para decirle a Aguirre que quizás ella se refería al PP de Madrid. Así les va… Un abrazo.

  3. Hola Carlos, totalmente de acuerdo, agregaría algún otro comentario, pero sólo digo a Spottorno, Ayuso y demás asesores de Rajoy. Y lo digo en tu nombre: “Señores, con la verdad no ofendo ni temo”. Abrazo

  4. El PP está más que pringao con la financiación irregular.
    Si de verdad no hubiera nada, sería facilísimo desmontarlo todo.
    Bastaría con salir y decir: Señores, lo que dice este tío es falso. Aquí no ha habido ni hay nada de dinero negro ni contabilidad B.
    Pero claro, con declaraciones como la de la Cospe con la idemnización en diferido, rajoy diciendo que todo es falso “salvo alguna cosa” (espectacular donde las haya), y chorradas como que “eso no es la contabilidad del PP” van sembrando no ya dudas, sino certezas.
    Es evidente que esa no es la contabilidad del PP, pero no es eso lo que hay que decir. Hay que negar la mayor.
    Si no lo hacen es porque algo tienen que esconder…
    Dan ganas de sacar la recortada y empezar a eliminar chorizos, pero me temo que hay demasiado trabajo…
    Abrazos

    • Gracias Copi. Tienes toda la razón. Lo que es tremendo es ver cómo políticos de ambos partidos son capaces de decir en una misma semana una cosa y exactamente la contraria en función de que estén hablando, por poner un ejemplo, de los ERES o de Bárcenas. Si oyes a la Soraya del PSOE o a González Pons es increíble la flema con la que cambian de chip sin que se les altere un músculo. Un abrazo.

  5. Sr. García H. Creo que usted está errando el tiro. Producto de los intereses particulares de la burguesía catalana y vasca, los políticos nacionalistas han inculcado a la población la repulsa y agresión de los símbolos del actual estado español. En un caldo de cultivo de crisis general como la que vivimos, la deriva iconoclasta de las turbas prende fácilmente como ya comprobamos en distintas ocasiones del siglo pasado. Da igual que sea el Rey, la Reina, la infanta, el Presidente del Gobierno, el Ministro de Educación o el Real Madrid club de fútbol. Los abucheos a los símbolos españoles continuarán hasta que los nacionalistas catalanes y vascos nos saquen la última gota de sangre. Antes debería haber un referéndum en el estado español para abrir la puerta a quien no quiera estar y terminar con el chantaje.

    kron

    • Gracias, Kron. No digo que no tenga usted razón respecto a los nacionalismos. No creo que haya educación más retrógrada que la nacionalista. Pero creo que los recientes abucheos a la Familia Real tienen mucho más que ver con el hartazgo de Urdangarines, Corinnas, elefantes… que con una agresión a los símbolos españoles. El problema es que mezclamos churras con merinas y creo que los Reyes están sufriendo también abucheos que van dirigidos, en general, a los que mandan. Es que los que deberían gobernarnos y legislarnos dan tremenda pena.
      Un saludo.

  6. De lo que dice alguno de los comentaristas de hoy , parece que AGUIRRE es considerada una santa .Incorrupta naturalmente. Nada que objetar , que cada cual tiene las creencias que quiere. No obstante me permito recordar : 1º el “tamayazo” ,
    que si no fue obra de Esperanza, es que era de caridad. 2º Cesó a López-Viejo cuando descubrió -ella- que andaba -él- en el entorno de Gurtel. Que es lo mismo que han hecho con Bárcenas, que lo han cesado cuando han descubierto -ellos – que los periódicos hablaban de las cuentas -de él-
    Sin ánimo de polémica , Esperanza no creo que baile cha-cha-cha tan bien como quiere aparentar

    • Muchas gracias, Felipe. Es lo gracioso del asunto, que la Espe, para los suyos es una especie de Santa Teresa cruzada con Agustina de Aragón y para los de enfrente es la Coca (mujer del Coco) cruzada con la Madrastra de Blancanieves. Y, para mí, ni una cosa ni otra. Ahora, hay que reconocer que la tía tiene una soltura tremenda para darle de leches dialécticas al que tiene enfrente. Respecto a las virtudes teologales, sólo te ha faltado la Fe. Aunque creo que fe en los políticos, por lo que leo en los comentarios, parece que no nos queda demasiada… ¿No? Un abrazo.

  7. Carlos,
    Creo que el problema que subyace es que los partidos – todos – han gastado históricamente por encima de sus posibilidades (ellos, seguro). Y que la Ley de Financiación se les quedaba muy corta. Por eso todos se han lucrado como, cuando y cuanto han podido: Filesa, ERES, Gurtel, etc. Lo peor es que toda esta podredumbre salga ahora, que es cuando menos nos conviene a todos como españoles, que necesitamos imperiosamente que se confíe en nosotros como país. Y lo triste y desesperante es que cada uno utiliza el caso del otro para tirar con bala, en vez de ponerse seriamente a limpiar y acordar una renovación cada vez más necesaria.
    Tengo muy poca fe. Cada vez menos.

    • Gracias Sylvirito. La verdad es que dan ganas de mandarles a todos a la mismísima mierda. Pero creo que el desencanto que nos producen al final puede conducir a que los dejemos todo en sus manos. Y eso no debe pasar. Debemos confiar en que lleguen otros que lo hagan mejor. Desde luego a los que quieran venir para mejorar, los de ahora se lo están poniendo fácil fácil. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *