ESTOY GORDA

Seguro que les suena la frase. Si es usted hombre, la habrá oído a su madre, hermanas, primas, amigas, esposa e hijas. Incluso, con un pelín de confianza, a alguna compañera de trabajo. Y si es usted mujer, me jugaría un brazo a que la ha pronunciado al menos 50 veces a lo largo de su vida. Mi mujer y mi hija la mayor me van a matar, pero ellas lo dicen por lo menos 50 veces al año. Y me quedo corto. Y les juro que están muy lejos de ser gordas.
Buff. Me estoy acordando de mi amiga Marta Barroso, que es una magnífica periodista y últimamente la estoy descubriendo como una finísima articulista. Vaya; no me acuerdo de Marta por lo de gorda, que quede claro… Me acuerdo porque ella habla con frecuencia en su blog “Gente y aparte” de temas familiares y su marido la tiene medio amenazada con mandarla a la porra si no corrige la deriva de sus artículos. Pero ella, ahí sigue, como dirían unos amigos míos, “to the foot of the canyon” sin temor a las represalias. Pues yo, igual que Marta, sin miedo a que mi esposa me patee los testículos, confesaré que mi mujer se ve como una foca y que, cuando yo le digo que no, me mira con desprecio y responde: “Eres un pesao. Tu opinión no me sirve. Tú siempre me ves bien.”
Es una extraña capacidad que tienen la mayoría de las mujeres que conozco; que convierten en algo malo una cosa que es objetivamente buena. Yo imagino que a cualquier mujer de cuarenta y tantos le tiene que complacer que su pareja le diga: “Me gustas”. Pues, para mi mujer, que yo la vea siempre bien, lejos de ser bueno, es malo y una demostración de que soy un tío sin criterio.
Pero es que, siendo sinceros, a mí mi mujer me gusta y no me parece que esté gorda y, desde luego si algún día se le pone un kilo de más, no me fijo. Puede que se fijen las cabronas de sus amigas, pero yo no me fijo. Yo, cuando miro a mi mujer, y cuando he mirado a las mujeres que me han gustado, miro el conjunto. No voy a decir esa chorrada de que me fijo en la mirada, ni me voy a poner Disney con lo de que la belleza está en el interior, pero, dando por sentado que me fijo, con perdón, en culo y tetas, lo que me agrada es el conjunto. Y creo que a todos los tíos nos pasa. Que nos gustan nuestras mujeres y nuestras novias como están, aunque a ellas eso les ayude poco en su autoestima. Para la mayoría de las mujeres pesa mucho más un comentario sin importancia de una amiga, o una visión fugaz de un pseudo-michelín en un escaparate, que doscientos halagos de sus parejas.
¿Y a cuento de qué digo esto jugándome el bienestar de mis criadillas? Pues porque ayer de nuevo comprobé que la redes sociales, que para algunas cosas son un tostón, de vez en cuando sirven para algo. Una amiga me mandó un vídeo que les recomiendo que muestren a todas las mujeres que tengan cerca, especialmente a las chicas más jóvenes. Habla en él Jean Kilbourne, una señora que lleva muchos años estudiando la publicidad y criticando el uso frívolo que se hace de la mujer en infinidad de campañas de marketing. En el vídeo, esta investigadora estadounidense defiende que, durante décadas, la publicidad ha convertido a la mujer en un objeto; en una cosa. Y que, cuando conviertes al ser humano en una cosa, estás dando el primer paso para justificar la violencia contra esa persona. Que tiene un punto. Pone muchos ejemplos y dice cosas como que la publicidad y la moda venden un tipo de mujer imposible. La señora Kilbourne asegura que nadie puede parecerse a las modelos de los anuncios, ni siquiera esas propias modelos y cita a Cindy Crawford que dijo en varias ocasiones que a ella lo que realmente le gustaría es parecerse a la Cindy Crawford de las fotos y los anuncios.
Esas mujeres perfectas del photoshop, adelgazadas hasta el absurdo; esas chicas sin arrugas, ni papadas y con pechos, nalgas y muslos despampanantes ponen un listón inasumible para las niñas y mujeres de todo el mundo. Y esa imposibilidad de llegar a ser perfectas es la que hace que millones de mujeres no estén satisfechas con sus físicos y surjan reacciones que pueden ir desde un simple complejo de gorda, como el de nuestras novias y mujeres, hasta dramas espantosos como la anorexia.
Por si sirve para algo, aquí tienen el enlace y me comprometo a difundir todo lo posible este vídeo a ver si conseguimos que algunas de las niñas y mujeres que nos rodean escapen a esa dictadura de la delgadez.
Y, a partir de ya, voy a dedicar la jornada, entre reunión y reunión, a convencer a la gordo-foca que tengo por esposa a ver si consigo que me acepte esta noche a su lado en la cama, que después de esta Cabra… No sé yo…
http://www.upsocl.com/mundo/5-minutos-de-lo-que-los-medios-de-comunicacion-le-hacen-a-las-mujeres/

56 comentarios en “ESTOY GORDA

    • Gracias, Pedro. Muy bueno el enlace, aunque te puede caer alguna crítica por las analogías subyacentes, que diría el cursi de mi clase… Un saludo.

  1. También creo que te has metido en un lío; pero no sólo sabrás salir airoso, sino que nos habrás ayudado a los que tenemos desdendencia abundante. Para empezar, voy a mandar tu “CABRA” a todas las mujeres de mi familia. Y, de paso, echar un piropo a tu mujer y a tus hijos (no soy, al menos gramaticalmente, correctamente “progre” y por eso incluyo a Paula y Macarena, aunque también tu hijo se lo merece. Pero, a su edad y forma de ser, ya tendrá su autoestima felizmente reafirmada).

    • Gracias, Padrino. Te agradezco que la difundas, porque el vídeo realmente tiene miga y merece ser visto. Respecto a mi mujer y a mi descendencia yo también los piropeo, aunque a la madre y a la mayor, esos elogios les resbalen… Un abrazo.

  2. Te veo muy valiente este año, Carlos, pero muy valiente…escribir que tu mujer se ve gorda!!!
    Me ha encantado la cabra de hoy y me ha hecho mucha gracia porque es EXACTAMENTE la misma frase que le digo yo a mi marido , primero es : estoy gordísima, marcando máximos como la bolsa (cuando peso n kilo y medio de más) y contesta sistemáticamente estas fenomenal!! y yo contesto siempre ya bueno , es que a ti siempre te parece que estoy fenomenal.Me sorprende que sea tan idéntico.
    Adios Valiente!!
    Otra cosa.. con la entrada del nuevo año algunos hemos dejado de estar suscritos a tu blog, no sabemos el motivo, a mi madre también le ha pasado.
    Nos hemos portado estupendamente, así es que no sabemos el motivo, te lo digo por si ves que pierdes adeptos… que no se lo achaque a la cabra de hoy : )

    • Gracias, Cortelillos. Pues dile a tu marido que me solidarizo con él. Y respecto a lo de la suscripción, voy a mirar qué sucede porque nunca expulsaría a nadie y menos a señoras estupendas como vosotras. Un abrazo

  3. TOTALMENTE DE ACUERDO EN TU REFLEXION Y CON EL VIDEO. UN ABRAZO DESDE TU MALAGA QUERIDA Y TIENES UNA CAMA A TU DISPOSICION POR SI ACSASO ¡¡¡ JAJAJA

  4. Yo creo que tu mujer debe estar tan contenta, de esta declaración pública
    Gracias Dios mío por haber releído lo escrito…….había puesto declaración púbica jajaja
    Contenta por varios motivos, por que la veas siempre bien (que bueno) y porque lo reconozcas abiertamente.

    Hoy duermes en tu camita tan a gusto, te lo aseguro. 🙂

    • Gracias, Mercedes. Ya re diré mañana. No sé yo… Y con lo de pública y púbica yo ya he tenido algún problemilla… Un abrazo

    • Jajaja. Gracias, María, mi hermana me ha contado esta mañana un par de chistes impublicables que iban en esa línea. Tendríais que hacernos más caso a nosotros y menos a vuestras amigas.
      Un abrazo.

  5. Estoy de acuerdo contigo en lo que publicas y el comentario de esa americana? sobre el estudio que hace de la manipulación que hay en el tema de la delgadez.Ni Teresa ni Paula están gordas tienen un tipo estupendo y no necesitan hacer nada para estar mejor de lo que están. Además todas esas fotos que salen de tanta modelo esquelética están totalmente manipuladas y les quitan y les ponen lo que les dá la gana.En una cena cena que estuve en casa de una amiga en Navidad un amigo que está haciendo un curso de fotografía hizo un montón de fotos y no sabes cómo cambió el aspecto de algunos .Al preguntarle nos comentó que todas las fotos de las revistas están manipuladas y que se pueden hacer maravillas- Así que nada es lo que parece. Un abrazo

    • Gracias, Madre. Lo malo es que ese bombardeo constante se acaba metiendo en las mentes de millones de mujeres y no es fácil escaparse de esos cánones impuestos. Me impactó mucho en el vídeo cuando dice que es difícil llegar a parecerse a las modelos incluso para ellas mismas. Si no fuera dramático, tendría gracia. Un beso.

  6. Decia Almudena Grandes que si a ella le diesen la opción de elegir entre el premio nobel de literatura y comer y no engorda, se quedaba con la segunda…

    • Gracias, Rafa. Creo que eso lo firmaban decenas de miles de mujeres. Y no se dan cuenta de que a nosotros nos gustan mucho más las señoras con carne que las que no la tienen. Pero en fin. Un saludo.

  7. Valiente, que eres un valiente! Como amiga cuyo comentario tiene más peso que el de un marido, según tú, que conste en acta que Teresa está y siempre ha estado estupenda. Así que tienes toda la razón. Un beso

    • Gracias, Sylvia. Tiene gracia que, hablando de estar gordas, digas que el comentario de una amiga tiene más “PESO” que el de un marido. Jaja. Las chicas deberíais deciros más a menudo unas a otras que estáis estupendas, porque, efectivamente, os anima cien veces más que os lo diga una amiga, que el marido que, por lo general, es un pesao. Un beso.

    • Gracias, Eva, de mi parte y de la de Teresa que, anoche, finalmente me dejó entrar en el tálamo… El vídeo de esta chica es brutal. Lo estuvimos viendo el otro día con las niñas. Nos falta que lo vea Carlillos. Y de hoy no pasa. Un beso.

  8. Estoy de acuerdo contigo. Los movimientos feministas tendrían que ser más activos para liberar a las mujeres de la dependencia excesiva del aspecto físico.
    El otro día oí en una tertulia que las boutiques Mango han creado una línea de ropa de ” tallas especiales” ¡ a partir de la talla 42! ¿Te imaginas lo que supone para la autoestima de una adolescente tener que vestirse en la sección de gordas teniendo una talla tan normal?

    • Gracias, Maite. Lo de Mango es flipante y, verdaderamente, es para mandarles a esparragar. Pero yo creo que ahí deben ser los gobiernos los que obliguen a las marcas a adaptarse a la normalidad y no a la anormalidad. Tanto que les gusta a los estados meterse en nuestras vidas y, con cosas verdaderamente importantes miran para otro lado… Besos.

  9. JAJAJAJAJAJA!!! ERES MARAVILLOSO CARLOS! RETRATAS UNA VERDAD COMO UNA CATEDRAL. TODAS NOS VEMOS GORDAS PORQUE LAS PRINCIPALES CRITICAS, LAS MAS DURAS Y CANALLAS QUEJAS QUE PODEMOS SOPORTAR SON DE NOSOTRAS MISMAS, Y DESPUES DE NUESTRAS AMIGAS MAS INTIMAS O MAS CERCANAS. ME ALEGRO DE HABER VUELTO A LEERTE, HACIA TIEMPO QUE NO TE VEÍA. POR CIERTO, ¿SABES QUE MARTA ES MI CUÑADA?

    • Gracias, Flavia. Ya ves, con lo que nos gustáis, y no nos hacéis ni caso a nosotros, pobres maridos incomprendidos… Claro que sé que Marta es tu cuñada y me encanta leer su blog. Sabía que escribía muy bien, pero el blog de “Gente y aparte” me parece un descubrimiento. UN abrazo y espero que nos veamos pronto.

  10. Estoy convencida de que es cuestión de moda y espero que vuelva el renacimiento para pasear en pelota picada por el campo y que los artistas me usen de musa. ..

  11. Carlos, muy buen artículo, estoy completamente de acuerdo con lo que escribes y a pesar de todo, la publicidad, sociedad etc. ha conseguido que yo me vea como una foca y en el fondo no lo estoy. En fin como dijo una que yo me sé ya lo pensaré mañana (lo del régimen) porque el vino me gusta mucho y no lo permiten en los regímenes.

    • Gracias, Mónica. Tómate un copazo y disfrútalo y ni caso a los pesaos que dicen que el vino engorda. Lo único que no engorda es morirse. Un abrazo.

  12. Qué bueno! Me ha encantado leerte.
    Te doy la razón al 100%, pero entiendo a tu mujer porque yo soy otra de “esas”, y mi marido otro de los que siempre me ve bien (y ahora después de leerte me alegro infinito, porque yo contestaba siempre eso de “tú no me vales para opinar, siempre me ves bien”).

    Y lo del photoshop, pues se está saliendo de madre la verdad, eso y las tallas que ves en la ropa cuando entras en cualquier tienda conocida… en fin eso merece un post enterito.

    Enhorabuena por tus “pensamientos sueltos”, me corroboro en que eres muy bueno (fui alumna tuya y ya lo pensaba entonces 😉

    • Gracias, Marieta. Es cierto que lo de las tallas dará para otro artículo. ¡Qué bueno que hayas sido alumna mía! ¿Y sobreviviste?…;-) Gracias por pensar que mi pensamiento cabrero sirve para algo. Un abrazo para ti y otro para tu marido.

  13. Eres fantastico, de que manera tan sencilla te has ganado el reconocimiento y aplauso de tantas mujeres. Leo todas tus cabras y la verdad es que me divierto mucho con ellas. Hasta hoy no me habia decidido a contestarte, pero en lo sucesivo ya te ire diciendo que me parecen, aunque es verdad que en un 99 % estoy de acuerdo con tus comentarios. A Teresa y Paula ni caso, estan estupendas. Un abrazo. Tu Tio Tio Eduardo

    • Gracias, tío tío Eduardo. Le diré a Teresa y Paula lo que comentas. Y me imagino que a ti, teniendo tantas mujeres alrededor, la frase te sonará, ¿No? Un abrazo.

  14. Muy buen articulo Carlos. Hacia tiempo que no me sentia tan identificada, eso si, si tu mujer esta como una foca, donde me deja a mi que estoy algo bastante mas rellenita??? Teresa esta ESTUPENDISIMA por dentro y por fuera!!!

    • Gracias, Belén. Esa pregunta, en vez de hacérmela a mí, házsela al Cucala, que seguro que opina lo mismo que yo. Tú estás estupenda y eres estupenda. Un beso.

  15. Genial Carlos, yo vivo rodeada de chicos y son incapaces de apreciar los 3kg que me he puesto en navidad!!! Como tu a tus chicas, Siempre me encuentran estupenda. Me hace mucha ilusión cuando me lo dicen, pero igual que Teresa, no les hago ni caso. El día que me digan que estoy gorda, me muero!!!
    Y dicho esto, hay que saber disfrutar de la vida SIEMPRE en todas sus facetas y comer es una de ellas. Así que prohibido privarse de una buena cena y una buena compañia por no engordar. Yo no me resisto al roscón….:)

    • Gracias, María. Tenéis que hacernos más caso, así, en general, y en lo de que estáis estupendas, en particular. Un beso y vivan los roscones y las cenas con amigos!!!

  16. Jajaja, que conversación mas recurrente. Cuando le digo a Gonza que estoy gorda, el me contesta, pero si estas como un “queso”!!!! y yo le respondo, si, un “queso de bola”.. Pero cuando a la vuelta de vacaciones, la cintura de la falda te incomoda, o parece que todos tus pantalones han encogido, inevitablemente tenemos la misma conversación. Peor aún es la pregunta de ¿Me ves mas gorda? Esa no tiene salida digna! si dices que si mueres, si dices que no, preguntamos: “entonces antes me veias gorda?. Así que sigue haciendolo como hasta ahora, que aunque no digamos nada, nos hace sentir que todo está bien.

    • Gracias, Irene. No sé por qué me suena lo de “queso de bola” y lo de “Sí; tú dirás que no he engordado, pero entonces ¿es que ha encogido la ropa?”. Creo que es, por lo que he podido leer en vuestros comentarios, lo normal en casi todas las casas… Yo, desde luego, seguiré diciéndole eso a mi mujer, pero no por hacer que se sienta bien, sino porque, de verdad, a mí me parece que está siempre estupenda. Y Lalo creo que opina lo mismo de ti.. Un abrazo.

  17. Completamente de acuerdo con tu artículo, a mi novia le pasa lo mismo, siempre dice que está gorda y es delgadísima, por supuesto como también dices tu, la “foca” de mi novia nunca lo vera y si la decia yo que no es por cumplir.
    PD: Quería añadir y comentarte que te leo desde que te “conocí” en Punto Pelota, una pena que no siga en la TV porque me gustó mucho el nuevo formato.
    Espero que te vaya todo muy bien y te seguiré leyendo.

    Un saludo!

    • Gracias, Alfonso, por leer, por comentar y por tus buenos deseos. Lo del programa seguimos sin saber nada. Nos dijeron que se paralizaba hasta febrero o sea que sabremos algo definitivo pronto, aunque en la tele, cuando algo se para tanto tiempo, suele ser malo y definitivo. Un saludo.

  18. Mira que me da rabia eso de que a los hombres os gustan las mujeres con curvas, que por lo visto es tan politicamente correcto decir ahora. Mi mejor amiga mide 1,66 y pesa 48 kilos. Nunca en mi vida he visto a nadie que haga babear a los hombres tanto como ella. Yo mido 1,62 y peso 58 kilos, talla 40. Cuantas veces habrè tenido que oir a hombres decirme eso de “con lo guapa que eres de cara, si tuvieses el cuerpo de…(mi amiga), serías perfecta”. Asi que menos hipocresía por favor. Os gustan las flaquísimas, solo que a las mujeres de vuestro entorno las quereis, y eso hace que no seais críticos con ellas, pero no porque os guste la curva ni el pseudo michelin….

    • Gracias, Sandra. De verdad que no sé por qué dices eso. Evidentemente esto va por barrios, pero te garantizo que a mí jamás se me van los ojos con las flacas. No te digo que no haya flacas que me gusten, sino que creo que las mujeres más atractivas son las que tienen curvas. No sé quiénes son tus amigos, pero los míos, en su mayoría, opinan como yo. Y te aseguro que no tengo ninguna necesidad de quedar bien con nadie. Y a quien te diga una frase como la que escribes en tu comentario, yo le pegaría directamente una patada en los mismísimos testículos. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *