DECISIONES

JOSÉ ANTONIO DEUSTO, CUANDO FUE PORTERO DEL C.D. MÁLAGA

Hay decisiones que uno toma en la vida casi sin pensar. A mí me pasó cuando tenía 8 años. Llevaba meses haciendo la colección de estampas de la Liga y, como sucede siempre con estas colecciones, cuesta mucho más conseguir los cromos de los jugadores de tu ciudad que los de otros equipos. Yo tenía siete Asensis, cinco Pirris, cuatro Rexachs y yo qué sé cuántos jugadores de distintos equipos españoles. Sin embargo se me resistían los del C.D Málaga.

En concreto era casi imposible encontrar al portero Deusto y se estaba convirtiendo para mí en una obsesión. No conseguía ni que me tocara al comprarlo, ni encontraba ningún amigo que me lo cambiara por otros cromos. Hasta que un día, con la suerte proverbial que me caracteriza, lo encontré, por decirlo de algún modo.

DEUSTO ENTRE ORINES

Estaba en clase de matemáticas y me dieron ganas de hacer pis. Pedí permiso al profesor y me fui al baño. En aquel entonces había unos enormes urinarios de loza blanca y, al llegar al mingitorio, mientras me abría la portañica, creí estar sufriendo una visión. Allí, empapado de orines, pero todavía perfectamente identificable, estaba el cromo de Deusto. Podrán imaginar las dudas. Yo nunca he sido muy melindroso, pero, la verdad, meter la mano allí abajo para sacar un cromo que para siempre iba a oler a pis, me daba cierto reparo.

Pero las ganas de terminar mi colección y el pensamiento infantil de que Deusto no merecía pasar ni un minuto más entre meados, me hicieron tener el arrojo para salvar de las micciones al portero de mi equipo. Con un sentimiento que oscilaba entre el muy glorioso Cid Campeador y el de payaso tonto de un circo metí la mano y di por terminada mi colección de la Liga 72-73.

Pero estas son, en realidad, las decisiones más fáciles de tomar. Otras, en cambio, te tienen días angustiado sin saber si haces bien o no, aunque se trate de una cosa sin importancia. Nos sucedió anteayer a mi mujer y a mí viendo las noticias. Llevábamos días dándole vueltas a una decisión que afecta a nuestra familia. No es algo muy importante, pero lo tenemos ahí, en la parte oscura del cerebro en la que se colocan algunas cosas que te angustian aunque no sean para tanto.

ISRAEL-PALESTINA UN CONFLICTO ETERNO

Y se nos quitó la intranquilidad de sopetón cuando escuchamos la terrible noticia sobre la “orden” del ejército israelí de que 100.000 palestinos abandonen sus casas en Gaza porque las van a bombardear. Joder. Pero ¿cómo decide uno en este caso? Yo creo que, si fuese palestino y estuviera solo en el mundo, me quedaría en mi casa, pero ¿quién pone en riesgo la vida de sus hijos en una situación tan absurda como la que se ha generado entre Israel y Palestina?

Sé que es un asunto difícil de entender desde fuera y que hay un encono de siglos, pero yo, sin ser en absoluto antisemita, en este caso creo que tienen más razón los palestinos que los israelíes. Y no hablo de comprender, ni justificar a los terroristas integristas, en absoluto. Pero creo que la solución al drama de estos dos pueblos requiere de una grandeza de espíritu que no muestran los palestinos más radicales. Tampoco la tienen, desde luego, los israelíes más implacables.

YO NO FIRMO MANIFIESTOS

Por eso, ante decisiones como la de esos miles de padres y madres palestinos en estas horas de horror, uno piensa en otras decisiones y te parecen una memez de campeonato. Por ejemplo, la que tiene por delante nuestro presidente del gobierno respecto al reto constante de Artur Mas. Y, por si Rajoy duda, hay gente dispuesta a ayudarle. Imagino que sabrán que ha habido un grupo de notables que han firmado un manifiesto llamado “Libres e Iguales” pidiendo que el Estado deje de estar a la defensiva frente a los desvaríos nacionalistas.

A mí, salvo por lo de que pidan dinero al final del escrito, me parece impecable, aunque yo no soy mucho de manifiestos. Vamos, como dicen mis hijos, no voy a “ir de motivao”; nadie me ha pedido que lo firme, pero no sé si lo habría hecho porque, en estos casos, siempre dudo. Porque uno sabe cómo empiezan los manifiestos, pero no dónde y cómo acaban.

Yo tengo comprobado que en cualquier grupo humano hay indefectiblemente un 5 por ciento de capullos. De manera que, entre los firmantes iniciales del manifiesto, hay dos y medio que, muy probablemente van a salir rana o son ya ranas de nacimiento. Y claro; tú firmas el manifiesto y pasado mañana le hacen al mentecato en cuestión una entrevista sobre el asunto y suelta una tontada y parece que los 50 firmantes hayan dicho la majadería al unísono. Y oigan, pues miren, no apetece.

Pero me parece bien que cincuenta personas relevantes hayan dicho lo que muchos llevamos pensando, o diciendo en voz más o menos alta, desde hace mucho tiempo. Que vale ya, hombre. Que lo del Mas este es para que se analice en los libros de historia, porque no recuerdo yo en los últimos tiempos en España ningún político que, de una manera tan obvia, haya metido a los suyos en un callejón sin salida y lleno de gatos hormonados con las uñas afiladas.

Y yo, ¿qué quieren que les diga? Pues estoy con los del manifiesto. Si yo fuese Rajoy, ante la negociación con Mas, tiraría tan por la calle de en medio como con el cromo aquel que rescaté de entre los orines. Sólo que Rajoy sería yo, el cromo de Deusto sería España y, ¿a que no adivinan a quien le adjudicaría el papel de pis? Pues tiene también tres letritas y termina con s. Y no digo más.

11 comentarios en “DECISIONES

  1. Me vas a perdonar pero yo no veo tan “intachable” el manifiesto de marras. A mí el nacionalismo me puede parecer una ridiculez absurda y no lo comprendo, pero no puedo negar su existencia y tampoco entiendo aun presidente que se supone que gobierna para todos. La pantomima de los últimos meses de estos dos con este “yo encantado de hablar pero que me llame él” que se traen, siempre gobernando con gestos a la galería (sus votantes) en vez de arremangarse y ponerse a hablar de los asuntos importantes, es patético. Y lo peor es que con su actitud, Rajoy está haciéndole el favor de su vida al nacionalismo catalán, llenando una cantera que está ya a rebosar. Hasta que nos estalle en la cara. Y estos del manifiesto, más de lo mismo.

    • Gracias, Josesain. Yo con lo que me quedo del manifiesto es en que creo que es obvio que el Estado lleva décadas reculando frente a nacionalismos de una manera absurda y creando un clima de opinión en el que parece que ellos tienen más razón que nosotros. Para mí se trata, como he dicho muchas veces, de respeto a los marcos jurídicos, que deben ser la base de la convivencia. No podemos estar cambiando las reglas a conveniencia un día de unos y otro día de otros, porque esto acaba siendo un absurdo reiterado. ¿Sabes lo malo? Que toda esa aparente firmeza de Rajoy, con su punto infantiloide, se le va a acabar al día siguiente de las próximas generales si resulta que, para gobernar, tiene que coger de la mano a CiU o al PNV. Y eso es lo que no puede ser. Debería haber un cambio constitucional. O bien para abrir definitivamente la mano a la salida de España de las comunidades históricas (si es eso lo que quieren la mayoría de españoles) o para cambiar la ley electoral y dejar de estar cíclicamente agarrados por los cojones por unos tíos que representan a una muy mínima parte del electorado estatal. Y todo lo demás, querido Josesain, son milongas. Un abrazo.

  2. Querido Carlos:
    Tu historia del cromo en el retrete me recuerda al chiste del catalán al que se le cae una peseta despues de miccionar. El tío está dudando qué hacer y al final tira una moneda de 20 duros y dice: por 101 pelas si que me arriesgo…
    Por otra parte, no termino de entender bien tu postura sobre el asunto de Mas. Debe ser mi espesez mañanera de jueves.
    Abrazos.
    Copi

    • Gracias, Copi. Lo del cromo (o la estampa, como se decía en Málaga) fue muy sencillo porque el premio ya era gordo sin necesidad de echar más dinero… Respecto a Mas, mi postura es clarísima y la he explicado ya por lo menos en 4 cabras (MAS MADERA, LA TETA DE MAS, DECIDAMOS Y ¿POR QUÉ NO LES ECHAMOS?). Yo creo que abrió un melón cuando ganó de manera pírrica las elecciones catalanas. Como no había tenido el apoyo que él consideraba suficiente, convocó unas elecciones anticipadas para que el pueblo le refrendara y, lejos de refrendarle, le mandó a esparragar dejándole en una mayoría muy minoritaria. En vez de dimitir ha hecho lo típico de huir hacia adelante y en su huída absurda ha metido en un callejón sin salida a la sociedad catalana y, ya de paso, a la española. Hay hoy mucha inquina que no había antes tanto en Cataluña frente a “lo español” como viceversa y están constantemente planteando un reto que se cisca en la Constitución. Yo creo que la Constitución hay que defenderla mientras la mayoría del pueblo no decida que hay que cambiarla. Y si se cambia a gusto de los nacionalistas, yo respetaré la decisión. Mientras tanto les exijo que respeten la legalidad y a los que opinamos que no hay que ciscarse ni en nuestras instituciones, ni en las leyes que votamos todos los españoles. El problema es que, con la ley electoral que tenemos, en cuanto haya otro gobierno en minoría, volveremos a las mamonadas cediendo soberanía frente a PNV y CiU. No sé si ahora he sido más explícito. Un abrazo.

  3. Genial , Carlos, soy fan, aunque en la sombra….pero hoy he decido salir, para decirte,

    Gracias, Carlos!!!! me ha encantado….me he reido!!!!

    Raquel

    • Muchas gracias, Raquel. Por estar en la sombra y salir de vez en cuando a que te dé este sol cabrero. Y me alegro de que te hayas reído. Un abrazo.

  4. Se puede saludar a las amigas en este foro?????? Pues saludo a mi amiga
    Hola Raquel-in jajajaja yo tambien fan pero del tendido de sol 🙂
    Efectivamente hay veces que nos quitan el sueño cosas tan nimias…el conflicto Israel Palestina encoge el alma, no sé que podríamos hacer desde aquí 🙁
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *