PUES NO SÉ SI YO SOY BORJA

Es un poner. Pero ¿si Borja se llamara Mustafá estaría Vox pidiendo dinero para ayudarle?

Imagino que conocen la historia desgraciada de un joven trabajador de una discoteca que, junto a dos amigas, presencia cómo un hombre y una mujer patean a una señora a la que quieren robar el bolso. Acuden a ayudar a la mujer y los ladrones escapan con el bolso. Borja, que así se llama el héroe/villano, da alcance al ladrón, se enfrenta a él y le da dos puñetazos que acaban provocándole la muerte.

Una sentencia judicial condenó a Borja a dos años de cárcel y a pagar 180.000 euros a las hijas del muerto y la Audiencia provincial de Málaga confirmó hace unos días que Borja debe entrar en prisión. Desde que saltó la noticia hay un debate intenso entre los que piensan que mi paisano es un héroe y los que creen que no tanto.

Como sucede en todo, en este momento en el que vivimos, el caso se ha politizado y Vox no solo pide el indulto de Borja, al que consideran un ejemplo. El partido de Abascal solicita, además un cambio legal para reconocer la legítima defensa aunque sea en defensa de terceros y han recaudado dinero para ayudar a Borja a pagar la indemnización.

Y aquí llega la pregunta: ¿Es Borja un héroe? ¿Es un hijoputa? ¿Es un homicida imprudente como dice la sentencia? Y, sobre todo, ¿debe entrar en prisión? Yo no lo tengo claro. Estoy pecando quizás de osado porque lo único que he hecho ha sido leerme la sentencia, pero ni estuve en el juicio, ni soy jurista. Por tanto no puedo criticar si está bien fundamentada jurídicamente, que entiendo que sí porque ha sido ratificada por otro tribunal, pero sí puedo decir que a mí, en algunos aspectos, me parece incomprensible.

No puedo entender que un juez, por escrito, haga eso tan español de poner la buena postura a toro pasado. Aquello de “a toro pasado, todos somos Manolete”, es decir; que, cuando hay que poner la postura chula y torera es cuando el morlaco pasa por tu femoral. O sea; que no tiene valor encogerse con el culo para atrás cuando llega el toro y estirarse artísticamente cuando el cornúpeta está ya en Murcia.

¿ACTUAR O ESPERAR?

Y en la sentencia hay un momento en el que el juez fundamenta el “homicidio por imprudencia grave” en el hecho de que Borja pudo haber llamado a la policía o haber seguido al ladrón a una distancia prudencial hasta que apareciera la policía. O McGiver. Lo de McGiver es aportación mía. No viene en la sentencia. Pero a mí me parece igual de chorra.

PASAJE DE LA SENTENCIA

Cuando Borja alcanza al ladrón y forcejea con él, la sentencia no da por probado que el ladrón intentara agredir dos o tres veces a Borja, pero sí da por probado, porque además Borja lo reconoce, que el acusado le dio dos puñetazos en la cara, en el cuello o en la cabeza, que le hacen caer al suelo y golpearse.

Borja recuperó el bolso y salió por piernas dejando al ladrón en el suelo en compañía de su cómplice. Volvió al lugar del robo a reunirse con sus amigas y con la víctima del delito y cogieron un taxi para alejarse de la zona.

Y aquí viene lo del toro pasado. Lo fácil que es decir lo que uno tendría que haber hecho cuando lo piensas sentado en tu despacho, con tu aire acondicionado y con tu vasito de agua o tu bourbon con hielo. La sentencia da por hecho que, en el transcurso de los acontecimientos, Borja debería haber tenido la sangre fría de un camaleón para no irse directo a por el ladrón a reclamarle que devolviera el bolso a su dueña.

LA SANGRE CALIENTE

No sé. Me cuesta ponerme en el lugar de Borja porque no sé si yo habría tenido las pelotas de ir a ayudar a la pobre víctima que estaba siendo pateada en el suelo por el muerto y su cómplice. Pero, si lo hubiera hecho, estoy seguro de que no habría llegado allí como un Lord británico diciendo: “Caballero, le ruego que deponga su actitud violenta y no golpee a una mujer indefensa para robarle”.

Probablemente me habría dirigido a él entre insultos. Con la sangre bastante caliente y los pelos de la nuca erizados, como los perros. Y, si, como pasó, los malos hubieran huido corriendo pues, poniéndome en la piel del valiente Borja, me habría ido tras ellos probablemente con el corazón a 200 y una mezcla en el cuerpo de cabreo y acojone al 50%. ¿Puede alguien pensar que, cuando llegó Borja, el ladrón le contestó como otro Lord inglés?: “Buen hombre, tenga la bondad de no intentar arrebatarme lo que, ahora, ya es mío”. Pues, francamente, me cuesta imaginarlo. Estoy seguro de que, como dice Borja, el ladrón, entre insultos y también con el corazón a 300, debió intentar agredirle y ahí Borja le soltó los dos puñetazos que, finalmente, fueron fatales.

La pregunta en todo esto es: ¿Tiene sentido que Borja persiga al ladrón y le pegue para recuperar el bolso? Porque puede estar justificada la violencia para lograr que el ladrón deje de golpear a su víctima. ¿Pero es igual de “justo” perseguir al chorizo y golpearle para recuperar un bolso?

¿BORJA EL ALTRUISTA?

TWEET DE “EL MUNDO”, QUE APOYÓ DESDE EL PRINCIPIO A BORJA

Por eso yo no tengo tan claro que yo sea Borja, como rezaba ese hashtag que ha circulado en estos días. Y no estoy diciendo que el muerto fuera un angelito. Que seguro que era un cabrón con pintas. Ni estoy diciendo que Borja deba entrar en prisión. Lo que sí digo es que investir como héroe a alguien que se lía a puñetazos en mitad de la calle puede ser peligroso. Porque el arranque de su actuación en esa historia terrible de una madrugada de mi tierra, fue glorioso. El final, desde luego, no.

A los que sí metía yo en la cárcel es a los pesaos que han inventado lo de la aplicación esa que te enseña cómo vas a quedar cuando envejezcas. Cojones; la grima que da. A mí me lo ha hecho mi hija la mayor pero me he negado a descargármela. Prefiero recordar cómo era yo hace unos años que verme ya con un curioso parecido no sé si a mi padre o a mi tío el cura.

EL AUTOR, A LOS 11 AÑOS, ENFADADO PORQUE SU MADRE LE REPEINÓ EN EXCESO…

 

25 comentarios en “PUES NO SÉ SI YO SOY BORJA

    • Gracias, James. Es cara de cabreo. Era verano, yo me iba al entrenamiento de natación con esos pelos veraniegos de los niños y mi madre me obligó a repeinarme para ir a hacer unas fotos. De ahí ese careto… 😉 Un abrazo

  1. Hola Carlos , de las leyes y quiénes las escriben y las aplican prefiero no opinar. Debería poderse aplicar al delincuente la misma fuerza ,al menos, que la que aplica èl para la comisión del delito, siendo el delincuente el que asuma las consecuencias de lo que ocurra como consecuencia de sus actos. No hay más. Aprovecho también para comentar que hoy nos levantamos con una sentencia a muerte en Marruecos tras el consiguiente juicio.

    • Gracias, Andoni. No soy yo muy partidario del ojo por ojo. Creo que los Estados (los legisladores y los que hacen cumplir esas leyes) deben ser “mejores” que los que transgreden las leyes. Por eso no creo que la pena deba tener, literalmente, la misma fuerza. Debe ser justa y proporcionada, debe intentar reparar el daño y, supuestamente, debería rehabilitar al delincuente. Un abrazo

      • Creo que no me he explicado Carlos, no me refiero al ojo por ojo, me refiero a que si alguien decide cometer un delito contra la integridad de las personas o de las cosas tendrá que asumir las consecuencias que se deriven de su defensa. Más proporcional que defenderte de unos golpes con otros golpes no se que puede haber… las consecuencias que las asuma el delincuente, nunca el defensor.
        Lo de Marruecos lo indico como reflexión de, los que viniendo desde allí y conocedores de la dureza de sus leyes puedan percibir de las nuestras y de la forma de actuar de nuestra policia

        • Yo creo que lo que diferencia principalmente a nuestro sistema judicial de países como Marruecos son las garantías. Yo prefiero un sistema garantista en el que pueda escaparse algún culpable a cambio de que no se condene a ningún inocente. Y creo que es bueno que no tengamos pena de muerte. En EEUU tienen un sistema durísimo y, que yo sepa, no tienen menos delincuencia que nosotros. Más bien al contrario. Quien es un hijoputa lo es aquí, en EEUU y en Marruecos y creo que actúa como tal sin tener en cuenta si se le va a caer el pelo o no. Un abrazo

  2. Hola Carlitos

    Creo que la única diferencia entre un héroe y Borja radica en que éste último tuvo “la mala suerte” de no ser el muerto del incidente.

    Me parece cuasi obsceno, y es un comentario que he visto repetido en no pocos sitios, apelar a la inseguridad que puede desprenderse de la oda a estas acciones; ¿Inseguridad para quien?¿Para los delincuentes?… este país me flipa, hemos creado un efecto empático sobre el chorizo en detrimento de la víctima, si el tiparraco este no estuviera haciendo lo que hacía no hubiera acabado muerto, y eso se está obviando.

    Mientras que al héroe del patinete se le han concedido todos los honores habidos y por haber y, mas recientemente, un policía español de vacaciones en N.Y. salía entre aplausos de Time Square por inmovilizar a un tipo que había agredido a un agente local, aquí nos estamos cuestionando si la acción de este chico sin antecedentes, que estaba a otra cosa y que no tenía porqué complicarse la vida, ha tenido la mala fortuna de darle un mal golpe a un multidelincuente en plena faena .

    De verdad no entiendo nada, creo que fue ayer cuando ví como una agente de C.N.P. no se atrevía a usar su arma frente a un tiparraco que la amenazaba cuchillo en mano (posiblemente) por las consecuencias que pudiera acarrearle ¿nos hemos vuelto todos locos? ¿Quien me dice a mi que esa u otra agente, ante una situación de riesgo en la que yo me vea implicado no va a encontrarse igualmente coartada?

    Si, quizás debería haber llamado a la policía, mejor aún, lo que hubiera tenido que hacer es mirar a otro lado, hacerse el loco y que la agredida aguantase su Karma con estoicismo … absurdo.

    Luego nos rasgamos las vestiduras si vemos como una víctima de cualquier acoso o delito se queda sola ante su agresor mientras la gente pasa de largo ¿no es lo que estamos propiciando?¿donde nos lleva esta falta de humanidad?

    Lo siento, yo si soy Borja, no se tampoco si tendría los huevos para serlo (no hace falta que te recuerde nuestra edad jejeje), pero mientras que el espíritu de ayuda al prójimo siga existiendo tendré fe en la humanidad.

    Abrazotes compi !

    • Gracias, Cora. No sé otros. Cuando hablo de inseguridad me refiero a que, en este caso, puede estar muy claro quién es el bueno y quién es el malo. Pero, en otros casos, ¿quién lo marca? Yo creo que es mejor no acabar a hostias en la calle. Porque sabes cómo empiezas pero no tienes ni idea de cómo terminas. Es como lo de ir armados por si viene un malo. Siempre pongo el ejemplo de Amilibia, que fue compañero mío en A3 Radio y que yo habría jurado que no habría matado jamás a una mosca. Tuvo una bronca de tráfico con un taxista que se puso macarra y agarró a su mujer por el cuello. Le salió el chimpancé que todos llevamos dentro, sacó una pistola de la guantera e hizo un disparo con el que pretendía asustar al taxista. Lo mató. Estuvo más de 10 años en el trullo por llevar una pistola. Y usarla. Creo que las leyes deben decir que eso está mal. Y, por mucho que el comportamiento de Borja inicialmente fuera heroico, yo creo que recuperar un bolso no merece la pena ni el riesgo para su integridad, ni el riesgo de poder matar a alguien por una mala caída tras un par de puñetazos. Y claro que creo que hay que ayudar. Borja ayudó y puso en fuga a los ladrones. Las hostias vinieron cuando fue a recuperar un bolso que quizás nunca debió ir a buscar. Un abrazo, y no me recuerdes nuestro abuelismo, por Dios… 😉

      • Bien expuesto Carlos, pero aclaro que en ningún caso soy partidario de que la gente vaya armada por la calle. Me parece un peligro viendo como están de amuebladas algunas cabezas .

        En cuanto a qué necesidad había de perseguirlo para recuperar el bolso, ahí es donde discrepo. No sabemos si esa mujer llevaba en él el dinero para comer todo el mes, su recuerdo de familia mas preciado o nada en absoluto; lo que está claro es que era de ella y no del chorizo, por lo que Borja quiso(presuntamente) restituir el mal sufrido por la señora, al igual que si ves que a alguien se le cae algo al suelo no sólo le avisas, si no que lo recoges.

        De todas formas me gustaría haber podido observar mas de cerca el asunto, igual Borja venía “calentito” por cualquier movida y buscaba cómo desfogarse, la señora había increpado previamente al ladrón o cualquier otra circunstancia que se me escapa

        • Sé que no lo propones. Lo decía yo para poner un ejemplo con lo de Amilibia. Respecto a lo que dices en el final de tu comentario, es exactamente el punto. Nunca sabremos exactamente qué pasó porque uno de los testigos está muerto y el otro (la cómplice del muerto) estaba tan colocada que recordaba las cosas de manera difusa. Pero, si te lees toda la historia, hay cosas que te hacen dudar. Un abrazo

  3. Si se llamara Mustafá, los de Vox estarían hablando de cadena perpetua revisable. Así nos va, cada loco con su tema, todos tratando de hacer política y justicia con lo que son simplemente (desgraciados) sucesos.

    Yo he conseguido mantenerme al margen de este tema y de casi todos, incluso de las noticias sobre si Iglesias quiere sentarse con Sánchez, que no le junta, como en el patio del colegio. Todos enfrentados, incapaces de sentarse y negociar por el bien común, que es su trabajo, el de todos, como decía Javier GH. EL desastre patrio. Creo que la mejor manera de demostrar que confiamos en la justicia es dejar de comentar sus resoluciones todas desde la calle, como lo de la manada o lo de Juana o ahora esto. Es agotador. Yo quiero pensar que, como dices al principio, el juez y los demás tenían más información que nosotros y han obrado en consecuencia. Me da pena que entre en la cárcel un tipo que trataba de ayudar, quiero pensar que el sistema le permitirá salir rápido. También me da pena que haya muerto un robaperas, por muy chungo que fuera. Y he estado dentro de Estremera y he visto a mucha gente que no me parecía que debía estar ahí. Pero estaban. Yo no creo en la cárcel, creo que con eso lo digo todo.

    Si acaso, a los que habría que encerrar, es a los cabreros de jueves que aparecen el viernes 🙂

    • Gracias, Josesain. Lo de Pedro Sánchez y el Iglesias, daba para otra Cabra, pero quería comentar lo de Borja. Quizás en la próxima hable sobre el campeonato de “A ver quién mea más lejos” o “Yo la tengo más grande que tú” en el que andan metidos el Guapo y el del casoplón. Lo de Borja es una pena y probablemente nunca sepamos si fue un héroe que tuvo mala suerte al dar un mal golpe o si fue un cabrón que se ensañó con el chorizo. Respecto a la cárcel, por lo que sé, la mayoría de los que están lo merecen. Si hablas con un juez te dirá lo que cuesta meter a alguien en el trullo con un sistema tan afortunadamente garantista como el nuestro. Lo de no publicar el jueves es porque cuando le estaba dando a publicar ayer, siguiendo el sabio consejo de la Travesí, me di cuenta de que la Cabra no decía exactamente lo que quería decir. La de hoy, sí. Un abrazo

  4. Pero y si los de Vox no hubieran sacado este tema, ¿a quien le cabría la competencia de dar la voz de alarma? Porque creo que nadie dijo ni “mu”.
    Esto no es patrimonio de Vox. Es asunto muy antiguo; y no viene por el talante de Zapatero o de Rajoy. No conocemos los hechos y hacer clientelismo es peligroso. Por tanto creo que hay que sacarlo del contexto de los políticos y dejarlo en manos de los jueces.
    Ahora bien a mí lo que me parece un despropósito es que haya tantos Borjas que se enfrentan a condenas o al menos juicios por defenderse de un maleante en su casa, en la calle, o donde sea. Eso, querido amigo, está pasando con cierta frecuencia y no puede ser “normal”. Porque parece que nos la estamos cogiendo con papel de fumar en aras de una defensa de los derechos humanos, que se carga precisamente al humano que tiene derechos. Derecho a que no le roben, no le peguen o no le maten, sin poder defenderse.
    Las reacciones del ser humanos son incontrolables en situaciones de riesgo. Siendo un pelín técnico, nuestro cerebro reptiliano se pone en tensión y sólo se centra en salir indemne. No piensa más que en su seguridad…como sea. Unos cerrando los ojos y escondiéndose más, otros pegándole una patada en salva sea la parte. Y parece ser que este cerebro te lleva directamente a prisión…

    • Gracias, Andrés. Creo que antes de que VOX se pusiera a ello hubo varias noticias en medios. Uno de ellos, “El Mundo”, que publicó un reportaje que a mí me recordó al que le hicieron al padre estafador de aquella pobre niña enferma. Cuando lo leí me pareció que no era periodismo; que era un texto lastimero y poniéndose de un lado de la balanza. No estoy diciendo que Borja sea un mal tipo, ni que no merezca un indulto. Lo que te digo es que la historia tiene algunas aristas oscuras que a mí me hacen dudar. Dicho lo cual; el muerto era un cabrón. Pero hasta los cabrones, en un Estado de Derecho, merecen un juicio. Y sí. Opino como tú que es indignante que pueda ir a la cárcel un tío por agredir a un ladrón que se mete en tu casa. Pero no es el caso. Aquí la pelea no se produce para evitar que sigan pegando a la mujer. Se produce para arrebatarle el bolso al ladrón. Y creo que el matiz es importante. Pero, como te decía; es un tema difícil y por eso no tengo claro casi nada. Un abrazo

      • Ciertamente no es el caso; pero el resultado es el mismo. Si estás en tu casa y le das una hostia con un palo a un tío que lleva un palo más pequeño vas a la cárcel también. si eres un karateca medio y le das a uno que lleva una navaja, también al trullo; si el tío está bajo la ingesta de alguna sustancia y tú no, vas a la cárcel también.
        Dura Lex Sed Lex.
        Hay que cambiar este estado de cosas. Y eso no significa tener derecho a llevar armas ni nada por el estilo.
        Hace unos días nuestro Regimiento San Quintín recibió la distinción de desfilar los primeros en París como honor por haber salvado “heroicamente” a la base militar francesa en Mali de un ataque de unos islamistas terroristas, cargados de dinamita, llámense Mustafá o Ngema. Cobertura de 5 segundos en la RTVE española. Pero lo peor es que aquí habrían ido a la cárcel por ser más efectivos en número que los terroristas. Es broma, claro; pero esto me da pie para que generes otra de tus conspicuas cabras. El tema: El Patriotismo y el Honor. Desde Blas de Lezo hasta el Regimiento San Quintín, pasando por el Regimiento Alcantara en Marruecos.

        • Bueno, es que, como sabes, para la izquierda española, los militares son todos unos fascistas, sean quienes sean. Salvo que ellos les den el carné de demócratas de toda la vida. Un abrazo

  5. Y lo curioso de la situación actual es que los “herederos” del fallecido renuncian a que ingresé en prisión siempre que ellos reciban su indemnización de esos 180.000 €, creo. Aunque lo podría calificar de hipocresía, lo admito. Pero se debería juzgar los daños del susodicho delincuente. Y que dichos beneficiarios de la indemnización abonarán los daños a esa mujer atracada y defendida por Borja y los muchos casos que debian tener como delincuentes habituales. Y repartir esos 180.000 entre víctimas reales de robos, atracos y otros delitos del fallecido. Seguro que más de uno habrá pensado que es uno menos en las calles. Triste, pero cierto. Tan cierto como que algunas leyes deben cambiar y los jueces no están para aplicar las leyes con escrupulosidad. Están para impartir justicia, dentro de la legalidad. Para aplicar las leyes de manual podríamos hacer un programa informático con reglas matemáticas. Eso no es justicia

    • Gracias Alberto. Estaría bien que la justicia obligara a esas chicas a pagar por lo que hizo su padre. Aunque me pregunto qué culpa tienen las pobres de que su padre sea un hijoputa. Respecto a la sentencia concreta, si te fijas, no le imponen la peor pena que le podía haber caído. No digo que los jueces sean magnánimos, porque hay frases en la sentencia que no se entienden muy bien, pero si miras los márgenes que da la Ley, podrían haberle puesto un par de años más de condena. Un abrazo.

  6. La sentencia dice cosas bastante absurdas. Dice que “podría haber llamado a la policía”. Pero la Policía no hubiera llegado a tiempo y el ladrón hubiera escapado. Además, si Borja no podía forcejear con el ladrón, los policías tampoco hubieran podido sacar las porras ni forcejear con el ladrón ni detenerle si opone resistencia.

    En cuanto a lo de “seguir al ladrón”, ¿de qué sirve seguir a un ladrón si no está permitido forcejear con el para recuperar el bolso?

    • Gracias, Fernando. Ese es el punto más chocante; “llamar a la policía”. Es obvio que los agentes no habrían llegado a tiempo aunque, si lo hubieran hecho, yo asumo que sí habrían podido utilizar la violencia para reducir al ladrón. Algo que la Ley no permite hacer a cualquiera. En cualquier caso es un asunto espinoso y no fácil. Supongo que no debe ser sencillo para el juez, que tiene que juzagr basándose en lo que dicen unas leyes que son muy garantistas. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *