SER DE

Cuesta mucho que la gente entienda que tú no eres de nada. A mí en los últimos años decenas de personas me han calificado, o descalificado, porque no era realmente “de”; por no tener una adhesión inquebrantable. Si digo o escribo algo que me acerca a posiciones conservadoras, mis interlocutores/lectores más de izquierda parten de la base de que soy más del PP que las gaviotas. Si esas manifestaciones las hago criticando a Rajoy and friends o acercándome a postulados progresistas, los que son más de derechas me critican por ser un “sociata” o, aún peor, un Podemista. Pero no pasa sólo con la política. Cuando en alguna ocasión he criticado al presidente del Real Madrid, o al que fue su entrenador, José Mourinho, he recibido acusaciones indignadísimas de amigos míos que me han definido: “tú no eres de verdad del Madrid”. Eso mismo me ha sucedido con otros que me han dicho algo similar sobre mi catolicismo. Si yo expresaba que no entendía algunas cosas de los Papas anteriores, o criticaba aquel empeño en hacer la misa de las Familias bañándonos a los católicos de política, muchos amigos me soltaban: “pues es fácil; si no te gusta, no seas católico, pero no se puede ser para unas cosas sí y para otras, no”. Por eso me encanta este Papa. Porque huye precisamente de los sectarismos y acepta que estén cómodos en la Iglesia los de un lado y los del otro, los de misa diaria y los de una vez al año, los que jamás se divorciarán y los que han decidido casarse con alguien de su mismo sexo, los que tienen 10 hijos y los que Dios les dé y los que eligen tener uno solo. O ninguno. Mira; eso sí que puedo decirlo y me da igual si molesta. Yo soy del Papa Francisco. Ahora; si algún día Su Santidad desbarra, que ya me extrañará que lo acabe haciendo, reclamaré mi absoluta libertad para ponerle a parir y dejar de ser tan de Francisco al minuto siguiente.
Digo esto porque la Cabra que dediqué semana pasada a los atentados de París, generó un interesante debate y recibí en el blog y en redes sociales numerosas críticas de personas decepcionadas, que consideraban mi mensaje muy propio de conservadores; vaya, tirando a facha. Yo, resumiendo mucho, decía que esto es una Guerra no declarada, aunque ya ha empezado, y que no estábamos haciendo nada. Y que, en mi opinión, esa falta de reacción era consecuencia de la condescendencia que se ha tenido tradicionalmente desde la izquierda con el Islam. Con el Islam normal (que, entre otras cosas, da a las mujeres un papel subordinado en su sociedad) y con el Islam radical. Y a muchos no les gustó. Y les pareció que yo ya no era tan de los suyos diciendo aquello. Que es, por cierto, calcado a lo que dijo anteayer el primer ministro francés ante su parlamento. Y, ya de paso, lo de las medidas que se van a tomar da para otra Cabra; entre que van a acabar haciéndonos un tacto rectal en los aeropuertos y esas frases tontas de “si no has hecho nada malo, no tiene por qué importarte que te miren el email”, se ve venir algo oscuro.
Pero, a lo que vamos; no seré nunca suficientemente del Madrid, ni suficientemente católico, ni suficientemente moderado o agresivo. O suficientemente tolerante o intolerante. Sobre todo para los que consideran que hay que ser tolerantes excepto con los que no opinan exactamente igual que tú. Yo desde siempre he pretendido ser un hombre libre. Absolutamente libre. Y creo que así debe ser un periodista. Que lo que yo diga le pueda tocar las pelotas tanto a uno de derechas como a uno de izquierdas. Esa, desde mi punto de vista, debe ser la esencia de los que ejercemos mi profesión; que nadie pueda decir que eres de los suyos. Porque no soy de nadie. Si acaso, soy de la vieja escuela de Martín Ferrand. Y allí me educaron en la necesidad de mantener al poderoso tenso contigo. Que el político, el empresario, el del sindicato, el dirigente de fútbol, el líder religioso sepan que no les guardas ninguna inquina, pero que sepan también que no vas a ser amigo suyo y que no les vas a pasar ni una. Que se puede mantener una relación cordial y educada, pero, ¿amigos? Jamás. Ya conté hace unos meses que, cuando entré como becario en Antena 3 de Radio, Manolo Martín Ferrand nos invitó a mis compañeros y a mí a que hiciéramos un periodismo crítico y libre con dos únicos límites; la Constitución y la Familia Real. No sé si don Manuel, desde su tumba, hoy revocaría esa protección a la Familia Real, pero sé que mantuvo hasta el último de sus días esa independencia y esa capacidad para poder cantarle las cuarenta a cualquier político de cualquier color porque no le debía nada a nadie. Por eso, cuando la gente te pide que seas “de”, si eres periodista, tienes que sospechar. Y dar dos pasos atrás. O hacia un lado.
Y por cierto, ya que hablamos de ser de. Ahora que lo pienso, yo, además de Francisco, soy taurino. Aunque últimamente nos caigan chuzos de punta y estemos mal vistos. Los Toros no están de moda y yo voy a luchar para que la Tauromaquia no desaparezca de mi país. Y que no me pasen cosas como la de anoche, que en un mensaje del móvil escribí la palabra “tentadero*” y el teléfono me la cambió por la palabra “testaferro”. Y a botepronto me acordé de mi padre y de sus hermanos, que eran todos grandes aficionados a los toros y pensé que ellos no habrían aceptado que el diccionario predictivo de sus smartphones hubiera cometido semejante tropelía. Es más, es que veo a mi tío Juanito diciendo, indignado: “qué jodía tiene que estar España para que haya aquí menos tentaderos que testaferros”. Pues eso.

* Un tentadero es la prueba de bravura a la que se somete a las reses bravas para saber si dedicarlas a la cría, a la lidia o enviarlas al matadero.

49 comentarios en “SER DE

  1. Estoy completamamente de acuerdo en todo. España sigue estando “partida” en dos, no hace falta más que ver los comentarios en la red del “pobre Mark” para darse cuenta. Partida entre dos grandes equipos de fútbol, partida entre izquierda y derecha, entre los que van o no a misa, entre los que son condescendientes con el Islam y los que no… Así todo y por ende así nos va. Nunca he visto a los españoles moderados, pero hay mucha Historia como para serlo. Me ha gusta mucho tu independencia. Y la mía.

    • Gracias, Patty. Yo creo que la única época en la que en España hemos estado todos moderados, fue en la Transición. Estaban todos tan acojonados con que se pudiera ir a la porra el proceso, que hicieron lo posible por aceptarse unos a otros. Pero ahora, parece que se nos ha olvidado, e incluso hay unos panolis que consideran que aquel consenso increíble y magnífico fue consecuencia de los enjuagues de una élite. Un abrazo y brindo por tu independencia. Y por la mía.

  2. Yo soy del Papa Francisco y de mi amigo Carlos (aunque yo aborrezca el toreo). En todo lo demás exijo mi liberdad de ser de los “no alineados”

    Un abrazo Carlos

      • Carlitos, reconoce que has ido abandonando el cuello mao y la gorra de marinero en tierra, cambiándolos por los pantalones de pinzas, el golf y la misa diaria. Empieza a asumirlo. Sea como sea, aunque hayas votado al pepé al menos una vez que me conste, te queremos igual. Así de libre para ser todo un señor facha, jajaja. 😉

        • Gracias, Josesain. Los cambios en el estilismo (que no han sido tantos; sigo con mis pisamierdas) no tienen nada que ver con los cambios de pensamiento y obra, por mucho que juegue al golf. Que ya hablaremos algún día de los clichés del golf. Lo de la misa diaria, ya le gustaría a mi párroco. Y lo de mi voto, es secreto, aunque con mi voto juego más al despiste que la mar. Te garantizo que los gobernantes de los últimos 15 años no tienen nada que agradecerme… Un abrazo, rojales… 😉

  3. A mi me deja perplejo que alguien diga yo voto al pp o yo voto al psoe… Ósea que cuenten con mi voto hagan lo que hagan… Me deja perplejo, otra cosa es el equipo de fútbol.

    • Gracias, Rafa. Es cierto lo que dices, pero hay mucha gente así; que ya se puede cagar en tus muelas tu partido, que le eres más fiel que a tu mujer. Respecto a los equipos de fútbol, yo no digo que no se pueda ser de un equipo a piñón. Lo que me sorprende son los delegados presidenciales que siempre están dispuestos a calificarte como pseudo madridista si te metes con Florentino, pseudo catalán si te metes con Pujol, Mas, Junqueras o pseudo católico si te metes con un Papa. Un abrazo.

    • Gracias, Mercedes. Lo malo es que últimamente parece que si no estás en un bando o en el otro eres un bulto sospechoso. Un abrazo

  4. Querido hermano, en el AVE camino a nuestra tierra, solo un breve comentario. Qué envidia me dio ver cómo, en el minuto de silencio en el parlamento francés del otro día, terminó toda la cámara, al unísono y a capella, cantando “la marsellesa”. Hay momentos en que no se ha de “ser” de banderías, y hay que ponerse frente a los que de verdad nos atacan……..igualito que aqui (por acción u omisión de TODOS) los días del 11 al 13 de Marzo de 2004. Abrazos.
    Ah! Josesain no seas malo, la camisa cuello Mao se la rompió mi madre a traición 🙂

    • Gracias, minmano. Tienes razón en la envidia por eso de poder cantar tu himno nacional con emoción sin que nadie piense que tienes ganas de ser enterrado en el Valle de los Caídos. Aunque yo no estoy muy de acuerdo contigo en lo del 11-13 de marzo de 2004. Yo creo que el gobierno se equivocó al no juntar a todas las fuerzas políticas en Moncloa, para hacer un frente común desde el primer minuto. En vez de eso se dedicaron a salir en solitario y a decir a los 4 vientos que había sido ETA “sin ninguna duda” (Acebes en su rueda de prensa a las 14’30), cuando, a las 3 horas del atentado mi cuñado, que estaba en Ginebra, nos llamó diciendo que allí todo el mundo daba por hecho que había sido Al-Qaeda. Yo creo que lo que mosqueó a la gente y lo que acabó montando el pollo monumental de la noche del 13M fue el tener la sensación de que el gobierno no estaba diciendo la verdad porque sabían que, si era ETA iban a obtener 200 diputados, pero, si era Al-Qaeda y se les veía el plumero, se iban a ir a la mierda, como pasó. El enorme cabreo que había contra los que atentaron, se volvió en el ánimo de millones de personas, también contra un gobierno que gestionó como el culo aquellas horas posteriores a la peor masacre de nuestra historia. Lo de las camisas, ni me lo recuerdes… Besos.

  5. Querido Carlos:
    A eso que pasa de encasillar a la gente, se le llama maniqueísmo, y es un tema endémico de este nuestro querido país.
    Recuerdo que, en la época Aznar, en pleno debate sobre la Guerra de Irak y otras cosas, yo decía que estaba en contra del aborto, y acto seguido me decían que entonces yo estaba a favor de la Guerra de Irak, como si una cosa llevara necesariamente a la otra…
    Y eso me exaspera. Parece que no puedes tener independencia de criterio, o más bien, diferentes criterios segúnde qué tema se hable.
    En esencia, que no està de moda ser crítico y tener opinión propia en cada tema.
    ¡Qué pena!

    • Gracias, Copi. Cuando lo de la Guerra de Irak fue muy gracioso algo que pasó en el Colegio de mis hijos. Van a los Sagrados Corazones, que son unos curas nada sectarios, avanzados y preocupados por transmitir a los niños valores de tolerancia, respeto, alegría… Cada año, en febrero, hacen la semana de la Paz y aquel año, cuando estaba media España con manifas del No a la Guerra, pusieron, como siempre, toda la fachada del colegio repleta de manos haciendo la paloma de la Paz y de letreros pidiendo sencillamente PAZ. Aunque no te lo puedas creer, hubo padres que se indignaron muchísimo por el hecho de que el colegio utilizase a sus hijos para posicionarse políticamente en contra de la Guerra de Irak. Lo malo es cuando las convicciones te pesan tanto que te llenan el cerebro y no te cabe, literalmente, ni una idea más. Un abrazo

  6. Estoy por imprimirme esta cabra y plantarla en la pared de mi despacho.
    Yo siempre he dicho que soy GRIS, aunque no por triste o aburrida, sino porque para mí nada es todo negro o blanco.
    No concibo el pensamiento sin libertad, y me sorprende tener que defender, o incluso justificar, que uno pueda cambiar de opinión o, simplemente, no tener una única y rígida opinión sobre algo. Me enerva cuando alguien me dice eso de que “es que no lo tienes claro”.
    Qué pesadez y estrechez mental. Cuánta escasez de tolerancia y respeto. Y cuánto aburrimiento del personal…
    Yo soy de mi misma. Y soy PARA los que quiero.
    Beso, mi querido Carlos

    • Gracias, Marisa. Es cierto eso; que la gente se indigne cuando tienes una posición tibia o no muy clara sobre algo y te hace quedar como si fueras un panoli sin personalidad. Sobre todo si el de enfrente tiene esa posición clarísima. Y lo de que tú seas, gris…, en fin… 😉 Beso

  7. Chif:

    Bravo. ¡Además, me siento tan reflejado en tus palabras! Tanto en las de la primera parte como, como sabes, con se “Franciscano” y taurino.

    Abrazo,

    J.

    • Gracias, Juancho. Me encanta que este Papa esté generando tanta ola de simpatía hacia una Iglesia que, hace 3 años, le caía mal a casi todo el mundo. Ojalá siga mucho tiempo y remate su trabajo.
      Un abrazo

  8. Carlos, no sé quién es esa Patty Frattini, pero pienso igual que ella. Sigue siendo libre y del Papa Francisco, porque me convence lo que dices de él. En su opinión, cabemos todos.

  9. Genial el post! Gracias por hablar tan claro, Carlos!! Ya me estaba preocupando tanto periodismo “acongojado” por los sistemas políticos y económicos. Y grande el Papa Francisco, que con su postura lo que hace es acercar la Iglesia a todos y todos a la Iglesia, algo que ya iba haciendo falta. Si Dios sabe lo que hace, cuando y por qué…

    • Muchas gracias, Sara. Es cierto, aunque como dice Padrino, quizás, ya que se ha puesto a arremangarse, podría meterse en fangos algo más densos. Un abrazo

  10. Estoy también de acuerdo contigo; pero es muy fácil decir tal cosa ante un artículo que habla de tolerancia. Es lógico que lo mejor de nosotros se quiera poner de manifiesto y se arrime a pensamientos nobles y – coba merecida, ya sabes que así lo creo – tan bien expresados.
    Admiro, como tú, al papa Francisco. Bueno, casi tanto como tú. Creo que ha hecho cosas fenomenales; pero que ni él se ha atrevido más que a insinuar otras. Él ha dicho que son muy pocas las cosas en las que, de verdad hay que creer. Pero no ha tenido (ni siquiera él) el valor de decir en cuáles no hay que atornillarse dogmáticamente, sino incluso desecharlas. Y habría que decirlo, aunque no fuera más que por ecumenismo, que es el auténtico acercamiento a los demás y a la verdad.
    Claro que, si en un tema tan profundo como el que tocas, mezclas el merenguismo (perdón, el madridismo) o la tauromaquia, bajas el nivel de la argumentación; y no da margen para hablar de la acumulación de dogmas o del papel de la mujer en la Iglesia (puntos en los que mis fricciones con el papa serían mayores).

    • Gracias, Padrino. Yo también echo de menos en Francisco el dar el paso al frente en el papel de la mujer, en determinados dogmas y, por ejemplo, en el asunto del celibato en el que no consigo ponerme de acuerdo ni con amigos moderados. Aunque hay que reconocerle que en el ecumenismo ha hecho cosas y que en determinados asuntos, la Iglesia de hoy se parece como un huevo a una castaña a la de hace 6 años. De esos temas hablaré en alguna Cabra especifica. Y ya lamento que no te guste la mezcla del jurgol y los toros con temas más elevados, pero ese es uno de mis defectos; que lo mundano, en muchas ocasiones, me invade lo trascendente. Intentaré corregirme. Un abrazo.

  11. Hola Carlos , yo también fui al Sagrado Corazón aunque en aquellos tiempos neo democráticos todavía primaba el castigo físico. Si que recuerdo con cariño que en la fiesta de disfraces un niño acudió vestido de Guardia Civil al grito de” todo el mundo al suelo” . Esos si que eran tiempos de libertad , podías gritar eso y lo contrario sin sentirte marcado, pero bueno eso es otro tema….

    Yo como tantos otros me siento igual de señalado, víctima del mismo síndrome. Siendo del Madrid he podido ir con mi familia política , atletistas acérrimos, a ver el espectáculo de un derbi en el Calderón ( si , ya lo se la familia no la elige uno 🙂 ) Recuerdo con cariño una aficionada bastante mayor que no entendía por que se insultaba al contrario, ella que iba desde joven al fútbol comentaba con melancolía como un domingo iba a ver al Madrid y el siguiente al Atlético , así siempre podía ver fútbol.

    Hoy que apoyo a uno de esos partidos políticos en auge , me marcan como PPero por criticar al Psoe y viceversa por criticar al otro bando. Me dan mucho miedo los comentarios revanchistas tan fáciles de leer sobre todo en las crónicas que hablan de Podemos , eso de “se van a enterar” . Me traen a la mente muchos comportamientos que derivaron en dramas humanos y que 70 años después Zapatero reflotó en las memorias de todos. Cuestión de un bando sin desagraviar que decía nuestro presidente.

    Hasta en los programas televisivos que fomentan el aplanamiento del encefalograma te animan a militar en alguno de los bandos de las artificiales polémicas que ellos mismo generan. Señal esta de que es lo que espera la audiencia, partidismo y enfrentamiento.

    Está claro que la capacidad de reflexión está en peligro de extinción , el “y tu más” es el principal argumento de nuestra sociedad.

    Buen jueves Carlos , una abrazo

    • Gracias, Andoni. Lo mío eran los Sagrados Corazones y ni ahí ni anteriormente en los jesuitas de Málaga, me tocaron jamás un pelo. Sé que algún bofetón cayó a mi lado, pero yo me libré. Y en los SSCC, bofetones no, pero había algunos profesores con una puntería inhumana con las tizas. No conviene poner como ejemplo de lo que es nuestra sociedad a la tele; sobre todo a algunas teles, porque puedes salir deprimido del experimento. El estancamiento en la trinchera es, desde luego, uno de los problemas del país y yo espero que en los próximos meses se tranquilice algo el ambiente. Aunque entre las elecciones catalanas y la cercanía de las generales me da que no va a pasar… Un abrazo y buen jueves para ti también.

  12. AMÉN a Marisa, a Juancho, a la Cabra, a…: pues va a ser que hay mas personal del que creíamos que “no somos de”. ¡¡Ofú qué alivio!!. Lo que pasa es que no hacemos tanto ruido como los dogmáticos. Estupendo, que haya espacios como este para “aparecer”. GRACIAS

  13. Me gusta que hayas tocado este tema Carlos, además de la religión a los toros nada menos. En cualquier de los temas de los que has hablado se te nota un punto de pasión a la hora de exponer o “defender”, un punto de rebeldía, por lo menos así lo percibo y me encanta. Me encanta saber que hay más gente, como yo que no se asocia, que no se achica, que no se aborrega, que grita a los cuatro vientos lo que piensa, que no depende mentalmente de nadie, solo de su conciencia porque es un individuo independiente, por fin independiente. Desde pequeña me he sentido así, entre entornos más cerraditos, siempre me ha gustado discutir de política y de religión, de esto y lo otro, y no para convencer ni que me convenzan, para escuchar, escuchar a gente más inteligente o interesante, más vivida; Y que bien me sentí cuando mis padres como castigo por suspender segundo de B.U.P. me mandaron al instituto, pero para mi fue una apertura a un mundo nuevo, me abrió los ojos a tantas cosas. Y mira que han pasado años y exceptuando esa década de los 80 que pocas personas encuentro así, que pueda decir sin remilgos que el Papa Francisco me parece estupendo pero que no me gustaba nada Juan Pablo II ( aunque era muy buena persona, estoy convencida), que Podemos me horroriza pero este PP me espanta, que me apasionan los toros y me fastidia el dineral que mueve el fútbol(me resulta grotesco) …..Al contrario me da la sensación que gran parte de españoles se ha quedado como anclados, o hasta han retrocedido, que no les interesa el debate, solo la crítica destructiva. Si llega a ocurrir en España los brutales asesinatos de París, la división de los partidos políticos, de la sociedad, de las ONG’s…..sería espeluznante. Que no, que España por mucho que me duela no ha crecido, que iríamos todos a una manifestación cogidos de la mano porque eso cautiva, pero después a despellejarnos los unos a los otros. Todavía sentirse en España independiente y crítico despierta muchas suspicacias. Enhorabuena por tu independencia y tu capacidad para debatir, eso es fundamental en tu profesión y también en tu vida. Un abrazo Carlos.

    • Gracias, María. Pues no sé qué te puedo decir más que amén. Veo que somos de generación parecida y debe ser que hemos vivido muchas cosas similares en los mismos momentos. Un abrazo.

  14. —La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertadI así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. Digo esto, Sancho, porque bien has visto el regalo, la abundancia que en este castillo que dejamos hemos tenido; pues en mitadII de aquellos banquetes sazonados y de aquellas bebidas de nieve me parecía a mí que estaba metido entre las estrechezas de la hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos, que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recebidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!

    Don Miguel de Cervantes, dixit.

    • Gracias, Jesús. Como diría aquella ministra pixi y dixi… Tío sabio el Cervantes este. Y da lo mismo el tiempo que haya pasado; las cosas bien escritas permanecen y valen igual para un tío del Barroco, que para nosotros. Un abrazo.

  15. Carlos, es q a la gente nos(aunque yo intente no incluirme) dan mucho miedo las no seguridades. Y asumirlas es para mi la madurez. Y no somos tan raros porque fíjate cómo en países más civilizados no hay un suelo electoral tan firme para los partidos. Se lo tienen q currar si quieren votos. Y otro gallo les canta, aunque sigo negándome a criticarnos en sesión continua. Me gusta vivir en España. Y ya sabes, como soy tía tuya y además anciana, lo digo bien claro. Me gustas tú. Besazo

    • Gracias, Cuca. En España debería haber un cambio electoral para que al tío elegido que no cumple se le caiga la cara de vergüenza. Aunque, la verdad, creo que eso de que se les caiga la cara de vergüenza le cuesta por igual a casi todos los políticos del planeta. Y lo de tus elogios finales, a ver si va a pensar la gente que tanto que me meto con la adhesión inquebrantable y parece que yo la promueva entre los que leéis el blog… 😉 Un beso

    • Gracias, Isabel. De eso se trata el blog; de que cada uno diga lo que le dé la gana y que discrepemos sin necesidad de enfadarnos. Un abrazo.

  16. Carlos,antes que nada decirte que yo pienso igual sobre el Papa Francisco.Es el primer Papa de todos y todas.Decirte que la gente puede opinar libremente lo quiera,pero yo debo decir a las personas que no te conozcan de cerca,la persona tan auténtica que eres.Que predicas con el ejemplo.Que tienes un corazón tan grande,que no te cabe.Y que si en el mundo hubiese más Carlos Garcīa Hirschfeld pululando ,habrīa menos egoísmo.
    Suena fuerte,pero es asī.
    Un abrazo Carlos.

    • Gracias, Santi. ¡¡¡Joder, me voy a poner colorado!!! Este papa, verdaderamente, creo que le ha dado un impulso afectuoso a la Iglesia. Ojalá él y su semilla duren mucho. Un abrazo.

  17. Tocayo, de acuerdo contigo en la filosofía y el mensaje de esta Cabra.

    Con algún comentario: Me puede parecer que algo de arte hay en los toros, y os comprendo a los aficionados más acérrimos. A la vez, entiendo también a los que consideran que como espectáculo público puede resultar anacrónico. Es decir, NO SOY DE NADIE tampoco en este tema, como creo que en casi ninguno (lo soy de lo que dice el Papa Francisco, pero como tú dices, no de él).
    Y, precisamente por eso, Je NE suis PA Charlie Hebdo, y menos aún de los que justifican el ataque a Charlie Hebdo. Por darte una colleja sobre la cabra anterior, que ya te dije que habría que haber reposado unas horitas antes de escribirla.
    O, sea, que bienvenido a ser de unas ideas, y defender lo que cada uno cree con todas sus energías, siempre desde la tolerancia y huyendo de dogmatismos.
    Abrazos potentes.

    • Gracias, tocayo. Lo de los Toros es un tema complicado, porque entran en juego muchas emociones que hacen difícil la discusión. Yo doy por hecho que no podré jamás convencer a nadie antitaurino para que lo sea. Lo que sí hago es explicarle a muchas personas que nunca han ido a los toros, por qué se hace cada cosa en cada momento y cómo se deben hacer. Si nadie te explica nada, la Lidia parece un correteo cruel de un animal mientras lo van puteando diferentes seres humanos durante 20 minutos. Cuando a la gente se le explica lo que pasa y que, obviamente, no es lo mismo hacerle eso a un perro que a un toro de 550 kilos, mucha gente lo ve de otro modo. Otros no, pero yo creo que falta información y sobre desinformación. Hay mucha gente que dice cosas desde el absoluto desconocimiento. Con esto no digo que un antitaurino no tenga razón; digo que me gustaría que, quien se meta con nosotros, sepa de qué habla. Respecto a Charlie Hebdo, yo sí me solidarizo con ellos totalmente, aunque no me gustaran muchas de sus portadas y prefiriera que no hicieran chistes que molestan a otros. Pero esto va más allá; creo que ellos deben tener el derecho a equivocarse, a cagarse en mis muertos y, si yo quiero, con la ley en la mano, convencer a un juez de que lo que han hecho es malo. Eso es la libertad de expresión. Todo lo demás, no lo es. Un abrazo.

  18. Gracias, Carlos. Como habrás notado, esta semana no sólo has conseguido que te leamos sino, que pensemos y hablemos mucho de cada uno de nosotros, de lo que somos y de los que somos. Así que ahí va lo mío.

    Yo solo soy acérrimo e incondicional de la Pilarica (no me la mente nadie) y del Zaragoza (mal que me pese lo segundo desde hace unos años). Por lo demás me arrimo a lo(s) que tiene(n) sentido común y buenas intenciones, y además lo demuestra(n). Y doy fe que las Cabras, el Cabrero y lo que aquellas contienen lo cumplen con creces.

    Enhorabuena.

    • Gracias, Pepe. Yo soy también muy fan de la Pilarica y tuve en la basílica una anécdota muy buena que algún día contaré en una Cabra. Te agradezco mucho que me leas, que opines y que tengas en tan buena consideración a la Cabra, con la mala fama que tienen. Las pobres. Un abrazo.

  19. Buenos dias, muy bien escrito y muy grafico. En la vida ademas de los blancos y negros estan los grises, a veces somos una mezcla de los extremos. Lluvioso dia en malaga

    • Gracias, Pacha. Ayer nevó en madrid. Y era de esos días grises de los que hablas. Lo malo es que quienes están claramente en el negro o en el blanco, aceptan con dificultad que tú te quedes en el gris claro o en el oscuro. Y, cuando tú les dices que es que estás a gusto ahí, confunden tu elección con algo parecido a la cobardía o a la falta de claridad en las ideas. Besos.

  20. Una vez le preguntaron a Chummy Chúmez que en qué creía. Su respuesta fue: “Antes no creía en nada. Ahora, ya ni eso” Me encantó. Decidí adoptar la frase. Pero no como forma de pasotismo, sino como una manera de poner las cosas en tela de juicio constantemente.
    No creo que “ser de algo” sea malo. Lo que me parece custionable es serlo con los ojos y oídos cerrados. Con la mente cerrada. No ser capaz de plantearse que “dejar de ser de” también pueda ser bueno.
    Vivimos una época en la que estamos invadidos por las opiniones ajenas. Opiniones que además no son simplemente manisfestadas, sino que se usan como armas arrojadizas. Es muy complicado escuchar las nuestras, las propias, y tener la certeza de que lo son.
    Sigamos haciéndolo. Intentándolo al menos.
    Un abrazo Carlos.

    • Gracias, Víctor. Qué gran sabio Chummy. Nunca ha sido fácil lo de escuchar al de enfrente, pero en estos tiempos esta convirtiéndose en un ejercicio casi físico. Yo me comprometo a seguir intentándolo. Un abrazo y bienvenido a la Cabra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *